4 PRINCIPIOS fundamentales que debes aplicar si quieres dejar de ser un networker FRACASADO

Todo comienza con tu filosofía personal. Puedes tener el mejor producto en el mundo, la mejor oportunidad en el mundo, vivir en el país correcto en el mundo, sin embargo es tu filosofía personal la fuerza impulsora detrás de lo que haces.

Filosofía 1. Las comisiones son mejores que los salarios

La primera filosofía es que los beneficios o comisiones son mejores que los salarios. Los salarios construyen vidas estables, pero los beneficios pueden hacer una fortuna. Si estás trabajando por rendimientos entonces tienes 10 veces más posibilidades de hacer una fortuna. Debes alejarte de vender tu tiempo por dinero.

Filosofía 2. La magia del tiempo parcial

El gran beneficio de un negocio de mercadeo en red es que puedes comenzar a tiempo parcial. Puedes trabajar a tiempo completo en tu trabajo y a tiempo parcial en tu fortuna. Puedes literalmente cambiar tu vida trabajando sólo 10 a 15 horas por semana en un principio. Esto también te da una gran historia, porque cuando tu comienzas a ganar más a tiempo parcial que a tiempo completo la gente querrá saber cómo.

Filosofía 3. Lo que sucede no es lo que importa

El mismo viento sopla sobre todos nosotros. El mismo viento económico, el mismo viento financiero. La lección aquí es que no es lo que te sucede en la vida lo que importa, sino lo que haces acerca de lo que sucede. Todos tenemos problemas en nuestra vida, pero lo que marca la diferencia es lo que tu haces al respecto. Necesitamos corregir los errores del pasado y aprender las nuevas disciplinas para crear el futuro que queremos.

Publicidad

También te puede interesar: 6 CONSEJOS fundamentales de Jim Rohn para networkers

Filosofía 4. Para que las cosas cambien hay que cambiar

Estas próximas oraciones no tienen precio. Jim enseña que para que las cosas mejoren en tu vida, tienes que mejorar. No desees menos problemas, desea más habilidades. La comercialización en red no es difícil ni fácil. Es lo que es. Lo que la hace difícil o fácil es tu nivel de habilidad.

Por Jim Rohn

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Opinar