¿Existe la suerte en el mundo del networking?

A lo largo de los años he emprendido varios proyectos. Puedo decir, como la mayoría de personas de mi edad, que muchos de estos han fracasado, mientras que otros han tenido éxito. Una constante en todos los proyectos que han fracasado fue mi propia desidia y desinterés hacia los mismos, mientras que otra constante en  los proyectos que han salido adelante y han resultado exitosos ha sido mi obsesión por hacer que funcionen y mi creencia en que estos proyectos resultarían bien.

También te puede interesar: Si tú crees estas dos cosas no serás un buen líder

Desde que tengo memoria,  y mayormente debido a convicciones religiosas, he sido un crítico de la idea de la suerte, de que podemos obtener algún beneficio en nuestra vida práctica realizando ciertos rituales mágicos. En este sentido esto me ha hecho creer que somos responsables de nuestro propio destino y que podemos modificar en un alto grado la forma en que vivimos.

Hace a penas un par de años me encontré con un vídeo de un mentalista británico llamado Derren Brown, que puso a prueba mi creencia en la suerte tal y como la había concebido hasta ese momento.

También te puede interesar: ¿Qué me enseñaron 12 presos sobre hablar en público y el poder de la conexión humana?

Las actitudes que las personas tomamos hacia los proyectos que emprendemos y hacia nuestras condiciones de vida pueden determinar en gran parte cómo será nuestro futuro. Dentro de las múltiples lecciones que el mentalista británico entrega en este vídeo está la de que podemos usar las propias creencias culturales de nuestro entorno para forjar una “suerte” más positiva en cualquier campo.

Si eres un emprendedor, networker o un profesional que quiere sobresalir de manera notable en su campo de trabajo, seguro que este vídeo no te dejará indiferente. Las lecciones que deja son de un enorme valor.

También te puede interesar: ¿Por qué es tan importante manejar una AGENDA en tu negocio de MLM?

Artículo de Iván Gutiérrez

Vídeo Derren Brown. 

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Opinar