6 hábitos de las personas de alto RENDIMIENTO que deberías incorporar hoy

No hay dudas de que las personas de alto rendimiento hacen las cosas de manera diferente. Aquí hay seis formas principales en que los triunfadores observan el mundo y funcionan de manera diferente.

Prueba estas técnicas y ve cómo cambia tu vida.

1. Duerme bien

La mayoría de las personas piensa que una hora de sueño es una hora sin ser productivo. Las personas de alto rendimiento saben que una hora extra de sueño significa varias horas de mayor productividad.

Dormir bien genera creatividad y permite tener niveles más altos de actividad mental.

Publicidad

Adelante, toma esa siesta, o vete a la cama una hora antes para estar más descansado.

2. Mantenete activo

Los niños pequeños aprenden casi exclusivamente a través del juego. La mayoría de los adultos ven el juego como algo para niños pequeños, pero ese no es el caso. Al menos, no debería ser.

Jugar es un poderoso antídoto contra el estrés. El estrés es enemigo de la productividad y apaga las partes creativas de nuestro cerebro.

La mayoría de las personas ven el juego como una pérdida de tiempo trivial e improductiva, pero los triunfadores saben que jugar es esencial. Este es el motivo: el juego nos libera de la rutina y promueve la creatividad y el pensamiento exploratorio. Expande nuestras mentes de maneras que nos permiten ver ideas viejas de una nueva manera.

Publicidad

¿No estás seguro por dónde empezar? ¿Qué solías hacer para divertirte de niño? ¿Cómo puedes incorporar eso en tu vida ahora?

3. Desconéctate

Los triunfadores no siempre son accesibles. Toman tiempo para pensar en silencio, para escapar de la rutina diaria, para desconectarse. Se desprenden de la tecnología para liberar espacio para nuevos pensamientos.

En la vida frenética de notificaciones de hoy, tomarse el tiempo para desconectarse permite tiempo para niveles más profundos de pensamiento. También permite que nuevas ideas salgan a la superficie.

El tiempo libre de distracción es esencial para las personas de alto rendimiento.

Publicidad

4. Prioriza

Cuando eres bueno en algo, recibes un montón de ofertas para grandes proyectos. Cuando no eres bueno en nada, tienes problemas para decidir por dónde empezar.

En ambos casos, la priorización es clave. La gente de alto rendimiento lo sabe y dedica tiempo a priorizar sus actividades más importantes.

La gente de alto rendimiento no tienen miedo de solo lograr una cosa; de hecho, intentarán hacer solo una cosa a la vez, para una máxima efectividad.

La mayoría de la gente se confunde en cuanto a lo que es realmente esencial y ve todo en una lista de tareas pendientes como igualmente importante. Los estudiantes de alto rendimiento saben que casi todo es no esencial y pueden distinguir muchas actividades triviales de las vitales.

Publicidad

5. Di no

Las personas de alto rendimiento suenan bastante mal, ahora mismo, ¿no? Realmente no. En realidad son amables porque es más probable que cumplan con lo que dicen sí.

La mayoría de las personas dicen que sí a todo porque ven a otra persona haciendo algo y piensan que deberían hacerlo también. La gente común dice sí a cada oportunidad potencial.

Esto causa distracción, lo que conduce a un peor rendimiento.

La gente de alto rendimiento, por otro lado, dice que sí a un porcentaje muy pequeño de oportunidades, y usan criterios específicos para decidir exactamente lo que están buscando, antes de decir que sí.

Publicidad

6. Aprende de los errores

Según Greg McKeown en su libro Essentialism: The Disciplined Pursuit of Less, las personas son propensas al sesgo del costo irrecuperable. Es decir, cuando se ha realizado una inversión en un proyecto, ya sea tiempo o dinero (o ambos), es más probable que las personas intenten superarlo.

Si el proyecto resulta en un fracaso, las personas de alto rendimiento lo ven como un aprendizaje. Las personas que no tienen alto rendimiento se frustran y se esconden.

¿Cuál es el mejor movimiento?

La gente de alto rendimiento se siente cómoda con las pérdidas. En lugar de negarse a admitir los errores, los toman y continúan.

Los ejecutantes promedio piensan que pueden hacer que algo funcione si simplemente siguen intentándolo. Piensan que deberían continuar debido a lo que ya han invertido. La gente de alto rendimiento piensa lo contrario en este sentido.

Publicidad

Las personas de alto rendimiento se preguntan qué podrían hacer con sus recursos actuales si no los están dedicando al proyecto actual. Los triunfadores no temen pivotar, cuando es prudente.

Por encima de todo, lo que distingue a los grandes triunfadores de otras personas es su deseo de probar cosas nuevas. ¿Qué nueva idea probarás?

Vía | Network Marketing Labs

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Opinar