Un nuevo estudio revela que la industria del bienestar continúa creciendo

Un nuevo estudio de la firma global de comunicaciones Ketchum muestra que la definición de bienestar es igual de emocional que física, y que el influencer de bienestar de hoy en día es más joven, masculino y clasifica la atención y las relaciones positivas entre sus principales objetivos de bienestar.

Con el 93 por ciento de los estadounidenses informando que tienen al menos un objetivo de bienestar, hay una creciente evidencia de que el movimiento de bienestar está impactando a casi todos y está volcando los viejos estereotipos. El nuevo estudio de Influencia del bienestar de Ketchum, que encuestó a 1.046 adultos estadounidenses, ilustra numerosas formas en las que el movimiento de bienestar está evolucionando:

Los aspectos emocionales (71 por ciento) se consideran tan importantes como físicos (72 por ciento) cuando los consumidores clasifican las seis dimensiones de bienestar definidas por el Instituto Nacional de Bienestar (emocional, intelectual, ocupacional, físico, social y espiritual).

Los hombres son ligeramente más propensos que las mujeres a calificar los aspectos sociales como importantes (30 por ciento frente a 27 por ciento para las mujeres) y menos propensos a calificar los aspectos físicos (68 por ciento frente a 75 por ciento para las mujeres).

Tanto hombres como mujeres experimentan por igual barreras de bienestar tales como poner a otros primero (hombres 22 por ciento, mujeres 25 por ciento) y falta de apoyo de un cónyuge o pareja (hombres 5 por ciento, mujeres 5 por ciento).

Los adultos jóvenes son menos escépticos que sus mayores: el 80 por ciento de los mayores de 55 años piensan que las marcas de bienestar exageran los beneficios de sus productos o servicios, en comparación con el 64 por ciento de los que tienen entre 18 y 24 años.

Publicidad

“Este no es el bienestar de su madre no es lo mismo que la salud”, dijo Christy Salcido, vicepresidenta y directora de Ketchum West Brand Practice. “Ahora es una búsqueda intencional de bienestar espiritual, emocional y físico, y los adultos jóvenes son los que están influyendo en su evolución”.

Como parte de este estudio, Ketchum identificó un subconjunto de la población de la encuesta, los influenciadores del bienestar, que comparten sus opiniones sobre el bienestar y los hábitos de compra de bienestar con amigos y/o familiares, recomiendan o critican una marca de bienestar y siguen a un crítico de bienestar, blogger o periodista en línea, así como publicar comentarios sobre su contenido.

“El Wellness Influencer de hoy en día desafía el estereotipo de que el bienestar es competencia de las mujeres o de los baby boomers”, señaló Salcido. “Los datos de Ketchum muestran que el Wellness Influencer tiende a ser joven, masculino y más propenso que el consumidor promedio a buscar la atención y las relaciones positivas como objetivos”.

Otros rasgos que diferencian a Wellness Influencers del consumidor típico:

Le dan más importancia a hacer el bien por los demás y a los factores sociales, como la forma en que contribuyen al medio ambiente, la comunidad y las redes sociales en persona.

Colocan una importancia superior a la media en probar nuevas experiencias.
No solo son más propensos a influir en los demás, es mucho más probable que estas personas sean influenciadas por su familia, amigos, cónyuge/pareja y profesionales médicos.

Publicidad

También es más probable que estén influenciados por las celebridades de las redes sociales (como los usuarios de Instagram o los bloggers) o las celebridades tradicionales como actores, atletas o músicos.

La industria del bienestar, estimada en $3,72 billones, ofrece oportunidades significativas para las marcas. Según la encuesta de Ketchum, los consumidores ven el bienestar de manera muy positiva: tres cuartas partes creen que alcanzar el bienestar ahora es tan valioso como lograr la estabilidad financiera, y el 66 por ciento elegiría productos o servicios con beneficios de salud integrados sobre los que no lo tienen.

Sin embargo, el 77 por ciento también cree que las marcas de bienestar exageran los beneficios de sus productos y servicios, mientras que poco más de la mitad (52 por ciento) cree que las marcas de bienestar no hacen un buen trabajo al describir cómo sus productos pueden mejorar el bienestar. Más de 3 de cada 4 (77 por ciento) informan sobre barreras personales para el bienestar, eligiendo entre los dos primeros: tentación (33 por ciento), apegarse a ella (27 por ciento), asequibilidad (24 por ciento), poner a otros primero (23 por ciento), falta de tiempo (19 por ciento) y sin saber por dónde empezar (18 por ciento).

Según Salcido, “estos datos muestran que no solo hay preferencia de compra entre los consumidores, sino que existe una necesidad insatisfecha de que las marcas actúen y hablen con transparencia y autenticidad y expliquen de qué manera el bienestar de sus productos se beneficia de manera más efectiva. Las marcas también tienen la oportunidad de ayudar a los consumidores a eliminar las barreras al bienestar”.

Vía | Direct Selling News

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
¿Qué opinas?

Opinar