6 estilos de LIDERAZGO para hacer crecer tu NEGOCIO

A riesgo de colocar la sustancia sobre el estilo, todos los líderes deben entender esta simple verdad: la forma sí importa. No se trata de combinar tu cinturón con tus zapatos, o personalizarlo apropiadamente para la ocasión, sino más bien de entender la manera en que te llevas con tu grupo.

Allen se levantó de las filas de los militares con gran facilidad y se retiró muy joven y con un alto rango. Preparado adecuadamente para su transición a la vida civil, se unió a una oportunidad de mercadeo en red o MLM con una compañía de bienestar en el Medio Oeste. Todos confiaban en que su desempeño anterior de liderazgo se traduciría en el campo competitivo de la distribución de productos nutricionales y la creación de una red de representantes. En cuestión de meses, se hizo evidente que los nuevos miembros del equipo de Allen no respondían al estilo de autoridad de comando y control con el que no se sentían cómodos.

La historia de Allen no es poco común. El liderazgo efectivo en un campo o con un equipo no siempre se traduce igual en otra área o con otro grupo. La complejidad del mercado impulsa la importancia de conocer tu estilo de liderazgo y discernir a qué manera responderá más rápidamente un equipo.

Una lista de las diferentes formas de liderazgo podría ser interminable; sin embargo, los siguientes seis estilos son los más destacados en los negocios de la actualidad.

1. Carismático

Este es el liderazgo mediante la infusión de energía a menudo incorporada en la personalidad del líder. Este estilo de dirección puede abarcar una amplia gama de personalidades, pero el ingrediente común es que la energía introducida por el líder está estrechamente relacionada en sí mismo. Una vez que el director inicia su trabajo, ¡también te hace parte de esa energía contagiosa!

Con los años, este estilo ha sido elogiado y criticado, pero cualquier estudio de liderazgo debe reconocer que hay valor para aquellos que aportan energía a una organización por su presencia. La desventaja de esta forma de liderar es la realidad de que algunos equipos no necesitan acelerar las cosas, sino que las ralentizan. El líder carismático es un excelente lanzador de visión y puede obtener seguidores leales y apasionados. Donde este estilo a menudo se queda corto es en su atención a los detalles.

2. Técnico

Este es un liderazgo que muestra tanto el conocimiento como la habilidad. Esta manera de direccionar es apreciada en culturas donde la competencia es alta en valor económico. Se está liderando simplemente por ser el mejor distribuidor de lo que produce tu organización.

Publicidad

Este estilo también tiene sus límites, principalmente en la forma en que se replica en toda la empresa. Algunos líderes que emplean este enfoque con fuerza pueden llegar a ser un poco como el Mago de Oz: escondiéndose detrás de la cortina, tirando de las cuerdas, dejando que todos se pregunten: “¿Cómo lo hace?” Nadie puede discutir el valor de la calidad en ningún juego sobre la arena. Solo ten en cuenta que hay una distinción entre ser el mejor y el que piensa que lo es.

3. Estratega

Este estilo se materializa en personas que tienden a ser pensadores globales y conceptuales; conducen al ver la imagen amplia y conectando los puntos. No solo pueden ver el destino final, sino que también entienden que el camino para llegar debe identificarse y allanarse. Muy conscientes de la brecha entre dónde está la organización ahora y dónde podría estar, los líderes estratégicos pueden sentirse abrumados por todo lo que debe suceder para moverse de aquí para allá.

4. Equipo Constructor

Aquí, el liderazgo es por roles y unidad. Este estilo reconoce que no se puede simplemente reunir a un grupo de personas y afirmar que se tiene un equipo. Los creadores de equipos son líderes que miran a los demás individualmente, encuentran funciones específicas para ellos y los alinean para formar un todo cohesionado. El lado oscuro de esta forma de dirigir es que el líder puede paralizarse ante la presencia de un conflicto o la ausencia de unidad.

5. Gerente

Este es un liderazgo por sistemas; los gerentes se enfocan en hacer las cosas bien. Los procesos y sistemas se diseñan y comprenden de modo que las operaciones actuales funcionen de manera consistente. Aunque algunos argumentarían que los gerentes no son líderes, los directores efectivos tienen una profunda influencia en quienes los rodean. También tienen la capacidad de liderar una cultura que a veces se centra más en los sistemas que en los resultados.

6. Director

Aquí tenemos liderazgo por control. Este estilo estuvo una vez enamorado de la revolución industrial. En los últimos años, a menudo se ha dicho que un estilo de liderazgo de comando y control ya no se valora ni es efectivo. Sin embargo, a cualquier organización en crisis le encantaría tener un líder director que dé un paso adelante y traiga orden dentro del caos. Todavía hay una necesidad de líderes directores.

Lo más importante que hay que entender al examinar los diferentes estilos de liderazgo es que hay circunstancias en las que florecen ciertas formas y otros en los que se fracasa. En el pasado, la sabiduría aceptada era que deberíamos esforzarnos por dominar todas estas maneras de dirigir. “Un hombre para todas las estaciones” fue el ideal de empresarios y directivos.

Hoy, el mundo es demasiado diverso y complejo para que una ambición tan alta sea remotamente práctica; y sinceramente, nadie ha sobresalido en todos las formas. La mayoría de los expertos en el tema en estos días te alientan a conocer tu propio estilo y función en un entorno donde florecerás en ese enfoque.

Publicidad

Como líder, debes conocer no solo tu estilo natural sino también el “lado oscuro” de esa forma de liderar. ¿Cómo y en qué circunstancias tu fórmula ganadora socava tu efectividad?

Como dice la expresión, si la única herramienta que tienes es un martillo, entonces todo el mundo parece un clavo. Algunos de los mayores errores en el liderazgo ocurren cuando el líder usa un martillo en una situación que requiere papel de lija.

El liderazgo efectivo en la cultura empresarial diversa de hoy en día requiere un enfoque de equipo, y los grupos necesitan estilos de direccionamiento diversos. Al emplear la mejor manera de liderazgo para ti y también saber cuándo adaptarte a otros estilos, puedes dirigir efectivamente a tu equipo a la cima.

Vía | Networking Times

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
¿Qué opinas?

Opinar