3 pasos para LOGRAR la INDEPENDENCIA FINANCIERA

Usando los activos y el flujo de efectivo puedes llegar a ser financieramente libre.

Cuando era niño, conté con la dicha de tener dos papás.

Mi padre pobre era mi padre biológico. No era pobre en el sentido de que no tenía dinero. Más bien, era pobre en su mentalidad cuando se trataba de los recursos económicos. En  la superintendencia del sistema escolar de Hawaii, mi padre pobre era un empleado bien pagado. Sin embargo, a él no le gustaba el dinero y solía decir cosas como: “No podemos permitirnos eso”, “No podemos pagar esto”. Hacia el final de su vida, uno de los mayores lamentos que compartió fue que tenía muy poco que transmitir a sus hijos.

Por su parte, mi padre rico fue el papá de mi mejor amigo. Él tenía una mentalidad rica cuando se trataba de dinero y llegó a reunir una gran riqueza. Comenzó por ser dueño de su propia tienda de conveniencia y terminó siendo el propietario de varios hoteles ubicados a la orilla de la playa en Hawaii. En lugar de decir: “No podemos permitirnos eso”, siempre preguntaba. “¿Cómo podemos pagar esto?” Al final de su vida, dejó a sus hijos un gran imperio empresarial y mucha riqueza. Él era financieramente independiente y también lo eran sus hijos.

Cuando era niño sabía que quería ser como mi padre rico, financieramente libre. Había muchas cosas que amaba y apreciaba de mi padre pobre, pero no quería su mentalidad respecto al dinero, ni tampoco deseaba el estrés que vivía la mayor parte de su vida en torno a obtener capital.

Definiendo la independencia financiera

Todo esto plantea la pregunta: ¿Qué es la “independencia financiera”? ¿Estás teniendo un trabajo bien remunerado para que puedas mantenerte? ¿Es tener suficiente dinero ahorrado para que te dure para los próximos 30 o 40 años? ¿Se basa en una herencia anticipada? ¿O incluso una pensión alimenticia? Para muchas personas, la independencia financiera se traduce en: “Voy a trabajar hasta los 65 años y luego me voy a jubilar”.

Publicidad

Estas, desafortunadamente, no son buenas definiciones. Si tienes un trabajo donde eres bien remunerado, puedes perderlo en cualquier momento. Entonces te encontrarás en un mundo de problemas cuando no puedas pagar todas tus cuentas. Si estás viviendo de los ahorros, ¿qué sucede si te quedas sin dinero? ¿O si la economía colapsa y la inflación sube significativamente? Ese dinero de 30 o 40 años se reduce muy rápidamente. Y esperar por una herencia, pensión alimenticia o jubilación, definitivamente no es independencia financiera, es vivir con la esperanza de que otros cuiden de ti.

Un ejercicio muy simple que les pido a las personas que hagan para entender, incluso si tienen un salario alto o mucho dinero, por qué no son financieramente independientes, es el siguiente. Saca un trozo de papel y haz dos columnas. En la casilla de la izquierda, anota cuánto dinero ganas cada mes. En la columna de la derecha escribe todos tus gastos mensuales. Ahora, cubre la fila de la izquierda con la mano y finge que ya no estás ganando ese dinero. ¿Cómo te hace sentir la columna de la derecha? Si eres como la mayoría de las personas, ahora mismo estás teniendo un ataque de pánico menor.

Para mí, hay una respuesta muy simple a la pregunta: “¿Qué es la independencia financiera?”. Solo se requieren tres pasos para obtenerla.

La fórmula de los tres pasos para la independencia financiera

La siguiente fórmula es con lo que Kim y yo pudimos ser financieramente libres durante casi 30 años. La regla es esta:

  1. Compro y creo activos que generan flujo de caja.
  1. El flujo de caja de mis activos paga mis gastos de vida.
  1. Una vez que el flujo de efectivo mensual de mis activos es igual o mayor a mis gastos mensuales, estoy libre financieramente porque mis activos fluyen de efectivo y están trabajando para mí.

Cuando se completa la fórmula, ya no tengo que trabajar por dinero. Cuando ya no debo laborar por dinero, soy financieramente independiente.

Un ejemplo de la fórmula en la práctica

Kim y yo nos liberamos financieramente al invertir en bienes raíces. Para ser claros, no teníamos el dinero suficiente para hacer esto. Más bien creamos el dinero pagándonos primero. ¿Qué significa esto? Significa que tratamos la inversión como nuestro primer y más importante gasto. Cada mes pagaríamos nuestros gastos de inversión y luego descubriríamos cómo pagar todos nuestros otros consumos. A veces era estresante, pero siempre descubrimos una manera, ¡y me puse a negociar con los acreedores!

Publicidad

Una vez que tuviéramos suficiente dinero ahorrado para comprar una propiedad, encontraríamos una gran cantidad de capital donde la renta de ese inmueble cubriría nuestros gastos, así como la deuda que asumiríamos en forma de una hipoteca. Luego continuamos pagándonos primero nuestros desembolsos de inversión, así como agregando el flujo de efectivo de la propiedad al bote. Esto aceleró nuestra capacidad de comprar otra propiedad, lo que nos llevó a más propiedades. Finalmente, vendimos muchos de esos inmuebles e invertimos en proyectos incluso más grandes como edificios de apartamentos.

También nos expandimos a otros activos. Por ejemplo, mi libro, “Padre Rico, Padre Pobre” es el texto de finanzas personales más comprado de todos los tiempos. Han sido adquiridas más de 32 millones de copias. Todavía estoy recibiendo grandes cheques de regalías a este día. Y nuestro negocio, Padre Rico, ofrece educación financiera en forma de libros, entrenamiento, seminarios y productos digitales, que también ponen dinero en nuestro bolsillo cada mes.

Kim y yo nunca podríamos volver a trabajar un día en nuestras vidas y el flujo de efectivo de nuestros activos cubriría todos gastos, y algunos lujos. Esto es muy diferente a los ahorros, por ejemplo. Los ahorros pueden agotarse. El flujo de caja sigue llegando sin importa nada. Las reservas económicas podrían perder su valor en relación con la inflación. Los activos crecen en valor junto con la inflación. Es por eso que esta fórmula en verdad te hace libre financieramente.

Vía | Rich Dad

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close