“Cuando tus amigos capitalistas te dieron la espalda”

El capitalismo de amigos es una estrategia de acción del gobierno para favorecer a un negocio sobre sus competidores. A menudo implica una regulación que la empresa favorecida puede manejar mejor o a un costo menor que la competencia. Pero también puede involucrar directamente los subsidios financiados por los contribuyentes a la empresa favorecida, o las lagunas fiscales que el favorito puede explotar mejor que sus competidores.

Crony Capitalism (capitalismo de amigos) es en sí mismo un gran negocio en Washington, que está repleto de cabilderos que buscan tales ventajas para sus clientes. Pero no todas las empresas que intentan jugar al juego del Crony Capitalist tienen éxito, y algunas son claramente mejores que otras.

Pershing Square Capital Management es un fondo de cobertura fundado en 2004, dirigido por el inversor multimillonario Bill Ackman. Los fondos de cobertura son como inversionistas inmobiliarios que buscan propiedades en apuros para arreglar y revender con fines de lucro. Excepto que los fondos de cobertura compran, arreglan y revenden compañías en dificultades con fines de lucro, una ganancia mucho mayor que en el sector inmobiliario.

Ackman vio una oportunidad con Herbalife, que fabrica y vende batidos y suplementos nutricionales. En diciembre de 2012, Ackman invirtió $1 mil millones de dólares de los fondos de su compañía sin las acciones de Herbalife, lo que significa que vendió $1 mil millones de dólares de acciones de Herbalife que no le pertenecían, con la esperanza de poder comprarlas de nuevo y devolver las acciones en el menor tiempo posible, después de que el precio se hubiera hundido.

Publicidad

Ackman proclamó desde entonces que la compañía era un esquema piramidal, basado en su argumento de que las ventas de Herbalife se inflaron artificialmente mediante ventas a distribuidores en lugar de a consumidores, y que las acciones de la compañía se estaban yendo a cero. “Las acciones cayeron un 10% en 6 segundos”, informó Fortune en 2015.

Ackman admitió en Bloomberg TV en 2014 que había gastado $50 millones de dólares en investigación y publicidad negativa contra Herbalife. The New York Times informó que Ackman empleó firmas de abogados y a Global Strategy Group, una firma de asuntos públicos que realizó investigaciones sobre Herbalife y organizó mítines públicos contra la compañía.

ABC News informó que Ackman pagó $3.6 millones de dólares a un “denunciante” que ayudaría a proporcionar información dañina sobre Herbalife al gobierno, buscando una investigación que resultaría en el cierre de la compañía, en beneficio de Ackman y sus inversionistas. Los cabilderos de Ackman se abrieron paso con el demócrata del Congreso Ed Markey de Massachusetts, quien escribió a la SEC y a la FTC buscando que Herbalife fuera investigada.

Eso dio sus frutos, ya que la SEC abrió una investigación contra Herbalife en 2013, y la FTC comenzó a investigar a la compañía en 2014. Para marzo de 2015, las acciones de Herbalife habían caído más del 50% desde su punto máximo.

Publicidad

Pero Herbalife presentó su caso de negocios al legendario inversor Carl Icahn, quien apostó sus inversiones a la supervivencia de la compañía. Y las investigaciones federales se resolvieron favorablemente para Herbalife. The New York Post informó que las acciones de Herbalife se dispararon más de un 10% cuando se anunció la noticia del acuerdo con la FTC, a $65 dólares por acción.

La compañía instituyó nuevas prácticas que ahora le permiten realizar un seguimiento de las ventas y de la identidad de los compradores. La FTC confirmó a principios de este año que el 90% de las ventas de Herbalife el mes anterior fueron para los consumidores, de 3 millones de transacciones minoristas, que superaron el 80% requerido por el acuerdo de conciliación de Herbalife.

Las acciones de Herbalife se dispararon a $75 dólares en esta confirmación de cumplimiento con los requisitos de la FTC. Eso rompió la parte trasera de Pershing Square Capital Management de Ackman, que se quedó comprando sus propias acciones por más de lo que valían.

Los inversores de Wall Street con frecuencia vienen a Washington solicitando ayuda… En el caso de Bill Ackman de Pershing Square, vino a Washington solicitando a sus amigos en el Congreso que presionaran a la Comisión Federal de Comercio para sacar del mercado a la compañía de nutrición Herbalife y que él pudiera obtener ganancias en su apuesta de Wall Street a que el valor de la compañía sería cero. Al igual que sus muchas otras inversiones recientes, la estrategia de Ackman fue defectuosa, porque optó por atacar a una compañía que se negó a ser intimidada por la quiebra.

Publicidad

Lección aprendida: El capitalismo del amigos no siempre gana.

Vía | Town Hall

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Opinar