2 consejos de MARK COLE para que los líderes planifiquen un futuro más brillante

Líderes, esta es nuestra oportunidad no solo de dar forma a un nuevo futuro sino de crear ese futuro según nuestras especificaciones.

12 de junio de 2020
Foto: Trendsmap

La primera mitad de 2020 no ha sido nada de lo que se esperaba. De hecho, los desafíos de los últimos meses han dejado a mucha gente preguntándose si el mundo alguna vez se liberará de esta temporada de dificultades. Hay indicios de que las cosas están mejorando, pero muchas personas se muestran escépticas sobre el futuro y sobre si las cosas mejorarán o no.

Líderes, quiero hacerles una pregunta vital: ¿crees que tienes la competencia, la confianza y la capacidad para sostener este momento difícil y tener un futuro más brillante que cualquier cosa que hayas experimentado en el pasado?

A pesar de nuestras realidades financieras actuales, nuestro equipo de liderazgo aquí en John Maxwell Enterprise está decidido a perseguir un futuro más brillante con más entusiasmo que nunca antes.

Muchos líderes me han preguntado en los últimos tres meses: “¿Por dónde empiezo a planificar para el futuro?” Por ahora, tengo dos respuestas predominantes.

1. Deja de compararte

La comparación va a dificultar tu salud. Además va a detener tu crecimiento. Y también va a paralizar a tu equipo. ¡Así que deja de comparar!

Sí, quiero decir, deja de compararte con los demás; pero también me refiero a ¡deja de compararte contigo mismo! Tus objetivos iniciales para 2020 no deberían existir en este momento. No van a suceder. No te compares con esos propósitos. Escribe nuevas metas. El rendimiento del año pasado es historia.

Deja de compararte con otros. Entonces, ¿el negocio de la calle obtuvo más del plan de estímulo del gobierno? ¿¡A quién le importa!? Olvídalo. Mientras más tiempo pases mirando lo que los demás tienen en lugar de administrar lo que tú tienes, más te paralizarás a ti mismo y a tu equipo.

Deja de jugar al juego de la comparación y toma el control del futuro de tu negocio.

Tu propensión a un liderazgo familiar y cómodo te está haciendo esperar a que el mundo vuelva a la normalidad. Alerta de cambio de juego: el mundo no está volviendo a la “normalidad”.

Es una pérdida de tiempo recoger las piezas e intentar volver a armar la misma caja. Ve a imaginar una nueva caja. Porque la que funcionó ayer no funcionará mañana. ¿Cómo puedo saber? El impacto global es demasiado extenso y las ramificaciones a largo plazo serán demasiado violentas.

Tu capacidad para dejar de comparar hoy o mañana con “ayer normal” o “hace un año normal” será un factor decisivo para ti a medida que abramos camino hacia el futuro.

2. Toma en serio tu tiempo de reflexión intencional

La necesidad de serenidad se amplifica cuando el mundo que te rodea es caótico. Encuentra un momento y un lugar donde puedas separarte de la tormenta y centrarte para poder construir y soñar.

La planificación para el futuro debe tener lugar en la serenidad, no en el apogeo de una ola emocional que podría colapsar con el próximo informe de noticias. Y ciertamente no debería venir de un lugar de desesperación donde tienes prisa por hacer algo. ¡No! No se te ocurrirán buenos planes allí.

Necesitas instalarte.

Necesitas eliminar el emocionalismo.

Necesitas limitar el caos de la distracción.

Necesitas silenciar las voces en tu interior.

Luego, debes profundizar en la visión y el propósito que ya está dentro de ti. Ahí es donde comenzarás a imaginar cómo será el futuro.

Para algunos, la noción de dar forma a un nuevo futuro es aterradora: prefieren aferrarse al pasado. Pero líderes, esta es nuestra oportunidad no solo de dar forma a un nuevo futuro sino de crear ese futuro según nuestras especificaciones. Todo lo que tenemos que hacer es dejar atrás el ayer y soñar con lo que puede ser el mañana.

El futuro es nuestro. ¡Lideremos!

Vía | John Maxwell

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close