3 consejos para desarrollar una MENTALIDAD DE ABUNDANCIA y ser mejor líder

20 de agosto de 2019
|

Elige centrarte en la abundancia sobre la escasez.

Muchas de las personas más exitosas del mundo han trabajado desde abajo. De hecho, muchos han superado las dificultades y los tiempos difíciles en su camino hacia la cima. Hay varios factores que contribuyen al éxito de alguien, como el trabajo duro, objetivos claros, un equipo sólido y, en algunos casos, pura suerte.

Por lo que he observado, lo que tienen en común los líderes más exitosos que han venido de la nada es una mentalidad de abundancia. Una misión clara y un trabajo duro pueden llevar a las personas a la cima, pero una mentalidad de abundancia intencional crea el éxito a largo plazo y sostenido que desean los líderes.

¿Qué es una mentalidad de abundancia?

Un líder con un pensamiento de abundancia sabe que hay suficiente para todos. Tienden a avanzar en la vida con satisfacción y confianza en lo que tienen y en lo que son capaces de poseer porque creen en el poder de construir lo que desean. Cuando las personas trabajan para desarrollar una mentalidad de abundancia, se convierten en líderes empoderados que ven todo como una oportunidad en lugar de un desafío o una derrota.

Lo contrario de un líder con una mentalidad de abundancia es un director con una ideología de escasez, alguien que ve el mundo en términos de lo que falta. Las personas con el tipo de pensamiento de escasez conducen con miedo o con la idea de que nada es suficiente y nunca será suficiente. A menudo evitan cualquier cosa que no se sienta realista o factible. Por su parte, un líder de mentalidad abundante aborda la dificultad al identificar qué habilidades necesitan desarrollar para hacer realidad sus deseos y luego avanzar para aprender esas cualidades.

¿Cómo afecta la mentalidad de un líder al equipo?

El cambio es inevitable en los negocios. La respuesta de un líder al cambio a menudo refleja qué mentalidad ha adoptado. Los líderes que son seguros y adaptables dirigen con abundancia, mientras que los que tienen una mentalidad de escasez a menudo comienzan a contar todo lo que les falta en recursos, tiempo y dinero, anticipando el inevitable “fracaso” que está por venir. Esa descripción de lo que falta puede causar una espiral descendente que los despoja de la confianza que necesitan para enfrentar un desafío o un riesgo necesario; de hecho, a menudo podría conducir a lo que temen. ¿Te imaginas cómo esto impacta a un equipo? ¿Cómo puede un grupo respaldar a un líder temeroso y paranoico? La mayoría no puede hacerlo, por eso las culturas laborales se ven afectadas negativamente por jefes con pensamientos de escasez.

Puedes hacerte una idea de la mentalidad del líder con solo mirar la cultura grupal que ha creado. ¿Los miembros del equipo buscan nuevas oportunidades? ¿Los empleados comparten abiertamente sus nuevas ideas? ¿Los miembros del grupo se sienten seguros en sus trabajos? Si la respuesta es sí, entonces es probable que el líder aparezca con una mentalidad de abundancia que se extiende por todo el equipo.

Los líderes con pensamiento abundante invierten en sí mismos y en sus grupos. Ven el valor en el desarrollo personal y eligen proporcionar oportunidades de crecimiento tanto como sea posible. El desarrollo que promueven no se limita a capacitaciones relacionadas con el trabajo. Se extiende también a áreas de salud emocional y mental. Debido a esto, los miembros del equipo pueden avanzar en un sentido de valía y dedicarse a la empresa de manera efectiva.

La abundancia y la escasez no tienen nada que ver con las circunstancias: cada una es simplemente una mentalidad que podemos adoptar. Lo que esto significa es que cualquiera puede desarrollar un pensamiento de abundancia si lo desea. En mi experiencia, este tipo de ideología es contagiosa cuando se hace intencionalmente. Los líderes deben desear este tipo de mentalidad sabiendo que sirve en un propósito para aquellos que participan en la misión.

¿Cómo pueden los líderes desarrollar una mentalidad de abundancia?

Aquí hay tres formas simples de comenzar a practicar una mentalidad de abundancia:

1.Ten curiosidad. Haz que tu primera respuesta sea de inquietud. Piensa: ¿Cómo puedo hacer que eso suceda? ¿Qué puedo cambiar o alterar para lograr los resultados que deseamos?

2. Rodéate de una influencia de mentalidad de abundancia. Si solo estás cerca de aquellos con un pensamiento de escasez, serás influenciado. Por lo tanto, asegúrate de estar cerca de aquellos con la ideología que estás tratando de desarrollar. Cuando enfrentes tiempos difíciles, los tendrás a tu alrededor animándote y empujándote, en lugar de alimentar tus miedos.

3. Cambia tu punto de vista. Siempre que sea posible, cambia tu perspectiva cuando no te esté sirviendo. Los desafíos son oportunidades. El cambio es una aventura. El fracaso es crecimiento y aprendizaje.

¿Cuál es el paso que puedes dar hoy para desarrollar aún más una mentalidad de abundancia?

Vía | Inc

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close