4 CLAVES del liderazgo de John C. Maxwell para tiempos difíciles

El renombrado escritor, coach y líder de negocios, John C. Maxwell comparte su visión para ejercer un liderazgo efectivo en tiempos de incertidumbre.

18 de marzo de 2020
Foto: PressCoaching

Por John C. Maxwell

A menudo he dicho que no hay dos buenos días consecutivos en la vida de un líder. Esta es una declaración diseñada para llamar la atención de la gente, y generalmente lo hace: A menudo tengo muchas personas que quieren seguirme después de haberla compartido durante una enseñanza.

Todo se reduce a esto: cuanto más creces en liderazgo, más desafiantes y difíciles son las decisiones que enfrentas. Esas decisiones a menudo involucran cosas con soluciones inmediatas o concretas, pero a veces, involucran cosas que no son tan sencillas.

A veces, debes guiar a tu gente a través de la incertidumbre. Y como líder, eso significa que tienes que ser la roca en tiempos aterradores.

A lo largo de mis décadas de experiencia en liderazgo, a través de organizaciones grandes y pequeñas, me he encontrado con una buena cantidad de momentos aterradores, ya sea para la organización misma o para el mundo en general.

Déjame ser el primero en decirte que los líderes también sienten miedo. No somos a prueba de balas; Somos humanos como todos los demás. Pero los líderes también entienden que tienen una expectativa más alta de ellos, una responsabilidad con las personas que lideran.

Como dice mi amigo Mark Cole: “Está bien sentir miedo. No está bien hacer que tu gente lo cargue “.

En los últimos días, el miedo ha estado a la vanguardia de muchas noticias.

Ya sea que estemos hablando sobre la caída repentina del mercado de valores o el coronavirus o la próxima temporada electoral, la incertidumbre de la vida se ha introducido en nuestro pensamiento activo y ha asustado a muchas personas.

Sé que estamos lidiando con algunos de esos miedos en nuestra propia organización, y es muy probable que tú también estés lidiando con ellos.

Entonces, ¿cómo debemos liderar en tiempos aterradores?

Sé una presencia visible

Cuando los tiempos son difíciles, los líderes necesitan ser vistos y sentidos. No es el momento de retirarse y tratar de resolver las cosas a puerta cerrada; tu gente está buscando a alguien que pueda calmar sus miedos con una mirada tranquilizadora o una mano amiga. Debes presentarte como alguien con quien la gente puede hablar o recurrir cuando su miedo parece abrumador. Esto puede significar que logras poco más por un tiempo, pero será exactamente lo que tu gente necesita.

Reconoce el miedo, pero no le des poder

Max Dupree dijo que la primera responsabilidad de un líder es definir la realidad. Eso significa reconocer lo que realmente está sucediendo a nuestro alrededor.

No podemos pasar por tiempos aterradores si no estamos dispuestos a reconocer que la gente está asustada o que la situación en sí misma es espantosa. Pero nunca podemos dejar a nuestra gente atrapada en ese miedo porque eso solo le da al miedo un mayor poder en sus mentes y corazones. Coloca al miedo en el contexto correcto y comunica tu creencia de que vendrán días mejores.

Pinta una imagen más brillante

Parte de cómo haces que la gente crea que hay mejores días es pintar esa imagen para ellos.

Cuando las cosas son aterradoras, el mundo parece pequeño y oscuro; para contrarrestar eso, debes pintar una imagen que sea más grande y brillante.

Debemos señalar más allá del miedo a un día más brillante, para recordarle a la gente lo que dijo el salmista: “Si lloramos por la noche, por la mañana tendremos alegría” -Salmo 30-5.

Los líderes deben comunicar a su gente la esperanza al otro lado del miedo.

Sé cauteloso con las predicciones, pero generoso con la esperanza

Cuando intentes ayudar a tu gente a mirar más allá del miedo, ten cuidado de intentar predecir exactamente cómo funcionarán las cosas.

La simple verdad es que no lo sabes, y eso está bien. Tu gente no espera que veas el futuro, solo espera que les ayudes a llegar allí, y ahí es donde ser generoso con la esperanza entra en juego.

Si todavía estás presionando hacia el próximo paso, todavía estás buscando el día más brillante más allá del nubes negras, eso les da a los miembros de tu equipo la energía que necesitan para hacer las cosas por otro día.

Al final, recordarán que los ayudaste a encontrar un camino más de lo que recordarán el camino en sí. Recordarán tu presencia más que tu capacidad de prever el futuro.

Conclusión

El desafío único del liderazgo es hacer que el día de hoy funcione para el mañana, especialmente cuando hoy parece el augurio de que no habrá un mañana. Pero la única forma en que no habrá un mañana es si cedemos ante el miedo hoy.

Líder, tu gente te está buscando para que les ayudes a encontrar la seguridad y la fortaleza que permitirán que la esperanza arraigue en sus vidas. Es una pregunta importante, pero ¿Qué eres capaz de hacer, si te mantienes visible, presente, realista y esperanzado.?

En todos mis años de liderazgo, lo sé con certeza: el miedo nunca dura a menos que lo alimentes. Como líder, es tu trabajo matar de hambre el miedo alimentando a las personas con esperanza y mostrándoles una mejor imagen de lo que está por venir. Dale a tu gente la esperanza que necesitan para aferrarse.

Podemos llorar hoy, pero mañana nos llega la alegría.

Vía | John C. Maxwell Blog.

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close