4 consejos para lograr que tu cónyuge te apoye en los negocios

9 de agosto de 2019
|

Consejos para que tu compañero de vida te respalde en los negocios

“Esposa feliz, vida feliz.”

¿Estás familiarizado con este dicho? Algunos hombres simplemente “lo entienden” y hacen su deber de asegurar la felicidad de su esposa, porque saben que creará un matrimonio amoroso y duradero. Cuando una esposa está feliz y satisfecha, ella, por supuesto, tiende a ser más generosa con su esposo.

Como con cualquier sociedad, el matrimonio se trata de equilibrar las necesidades de tu cónyuge con las tuyas. Y a menudo, navegar con éxito eso significa convertirte en un negociador talentoso. Con frecuencia, las mujeres acuden a mí quejándose de cómo les gustaría explorar realmente el mundo de la inversión inmobiliaria o el espíritu empresarial, pero su esposo simplemente no está en el mismo juego. ¿Cuáles son tus opciones para explorar algo que te apasiona si tu cónyuge no te apoya? El dinero y el matrimonio van de la mano, por lo que es importante ser realista sobre cómo afecta tu relación.

Las 4 opciones

Mi amiga, Pat, estaba teniendo exactamente esta lucha. Ella y yo habíamos hablado regularmente sobre cómo invertir en bienes raíces podría conducir a la libertad financiera. Y finalmente estaba lista para tomar medidas sobre su futuro. Pero cuando abordó el tema con su esposo, su respuesta fue menos que entusiasta. De hecho, fue francamente desdeñoso: “Ganamos suficiente dinero, así que no creo que debamos arriesgarnos al invertir”. En lo que a él respecta, ese fue el final de la conversación. Pat fue derribada. Se sentía impotente, frustrada y sola. Y se quedó preguntándose si debería hacerlo de todos modos, sin la aprobación de su cónyuge.

Entonces, ¿cómo comienzas algo nuevo (como invertir o comenzar tu propio negocio) si tu socio número uno no está interesado? Esa es la pregunta del millón de dólares. Después de todo, soy afortunada de tener un socio en Robert que no solo me apoya con mi inversión, sino que me anima a seguir aprendiendo y a enfrentar desafíos mayores. El dinero y el matrimonio siempre han sido nuestra base. Entonces, aunque no tengo experiencia de primera mano con esta situación, sé que muchas mujeres se enfrentan a ella.

Después de pensarlo detenidamente, he decidido que hay cuatro opciones claras para las mujeres que enfrentan este dilema (estoy usando la inversión en mis ejemplos, pero el mismo concepto se aplica a las mujeres que buscan comenzar cualquier negocio nuevo):

1. Invierte con tu compañero como equipo. Como dice el refrán, dos cabezas son mejores que una. Invertir implica una variedad de talentos, y a menudo las parejas que trabajan juntas descubren habilidades que nunca supieron que tenían. Aprender una nueva cualidad juntos puede ser una oportunidad maravillosa para el crecimiento, y tomar decisiones conjuntas realmente puede solidificar tu vínculo. Además, pasarán más tiempo cerca el uno del otro, mientras trabajan en sus inversiones. Obviamente, en un mundo perfecto, esta sería la solución ideal: una asociación dual, donde aprendan y crezcan juntos en el camino hacia la independencia financiera.

2. Invierte por tu cuenta, con el apoyo de tu pareja. Si tu pareja no está interesada en asociarse, lo mejor sería poder contar con su apoyo. Incluso si no participa activamente en el proceso, esto reducirá, si no eliminará, la sensación de que estás luchando una batalla cuesta arriba. Además, podría haber algo de luz al final de este túnel: me di cuenta de que las parejas que entran en esta categoría no siempre se quedan allí: una vez que el dinero comienza a llegar, el nivel de interés del esposo se incrementa y ya no quiere seguir siendo un espectador pasivo. Si esto sucede, ¡te transformas en la opción número uno!

3. Invierte por tu cuenta, sin el apoyo de tu pareja. No voy a engañarte: esta es una posición muy difícil para seguir. No solo estás entrando en un mundo completamente nuevo (que es lo suficientemente estresante), sino que además, lo estás haciendo sin el apoyo de la persona más importante en tu vida. Una vez más, cuando tengas éxito y logres resultados positivos, tu cónyuge puede cambiar de opinión y convertirse en tu mayor animador. Y si no, está bien también. Lo importante a tener en cuenta aquí es que el hecho de que tu compañero de vida no esté a tu favor, no significa que tengas que hacerlo sola. Las mujeres en esta situación a menudo recurren a otros inversores para obtener apoyo, así que busca un grupo de chicas con ideas afines a unirse a equipos de inversión. A veces, estar rodeado de personas con objetivos y ambiciones similares es todo el apoyo que realmente necesitas.

4. No inviertas. Me duele incluir esta opción, pero la realidad es que muchas mujeres optan por ella porque les preocupan las ramificaciones matrimoniales de la opción tres. Les preocupa que su esposo les dificulte las cosas para que no tengan éxito, o incluso que las dejen. Después de todo, los problemas monetarios del matrimonio son demasiado comunes: un estudio muestra que el 70 por ciento de las parejas discuten sobre el dinero más que por las tareas domésticas, la unión, el sexo, los ronquidos y lo que hay para cenar. Muchas mujeres elegirán esta opción porque es el camino de menor resistencia, eliminando el estrés adicional de sus vidas actuales, pero ¿a qué costo? Puedes enfrentar un estrés financiero extremo a largo plazo porque no creaste una solución confiable de flujo de efectivo para ayudar a asegurar tu futuro.

Dale vida a la opción # 1

Entonces, ¿cómo haces para convertir la opción número uno en una realidad? Primero, siempre que sea posible, incluye a tu cónyuge o pareja en el proceso desde el principio. Esto puede comenzar simplemente llamando su atención a un artículo periodístico sobre las tendencias del mercado inmobiliario local. O utiliza el juego de mesa CASHFLOW para ayudarlo a ilustrar cómo los ingresos por alquileres podrían cambiar su futuro financiero. También podrías comenzar una conversación sincera sobre el dinero y hacer preguntas sobre tu relación con él (explico esta táctica con más detalle en mi libro Rich Woman). Finalmente, pueden leer e investigar sobre cómo comenzar juntos en el sector inmobiliario.

En última instancia, conoces tu relación mejor que nadie, por lo que deberás adaptar tu enfoque a la personalidad de tu esposo (especialmente si has tenido problemas matrimoniales / monetarios anteriormente). También es de gran ayuda anticipar sus reacciones y / u objeciones para que tengas preparada una respuesta reflexiva. Puede llevar algún tiempo sentar las bases, despertar su interés, conversar, ayudarlo a ponerse al día con lo que has aprendido y lograr que participe, todo antes de que esté dispuesto a firmar en la línea punteada. No importa qué ruta elijas, más comunicación, no menos, ha sido la clave para muchas parejas.

Vía | Rich Dad

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close