4 consejos para ser un LÍDER que está listo para el CAMBIO constante

Los líderes no necesitan un conjunto de pautas que pondrán de nuevo en el estante hasta que aparezca la próxima crisis.

27 de mayo de 2020
Foto: Envato Elements

La crisis del COVID-19 ha generado una avalancha de consejos de consultores y académicos para duplicar la empatía, ser transparente y comunicarte demasiado para liderar tu empresa a  través del  cambio. Este consejo es sabio pero entregado en una tesis falsa.

A diferencia de una crisis como la del COVID-19, que eventualmente superaremos, no hay otro lado cuando se trata de cambio e incertidumbre. El cambio es constante y la certeza es fugaz.

En los negocios, el cambio ya no tiene un comienzo, un medio y un final (si es que alguna vez lo tuvo). Cada empresa se encuentra en un ciclo continuo de variabilidad y adaptación. Los líderes no necesitan un conjunto de pautas que pondrán de nuevo en el estante hasta que aparezca la próxima crisis. Si lideras conscientemente, las herramientas de liderazgo que afinas todos los días durante esta crisis pueden crear la base para que llegues a prosperar como líder en este mundo “normal” de cambio constante.

¿Qué es un líder de cambio?

Los ejecutivos o gerentes que no piensan que son líderes del cambio se engañan a sí mismos e ignoran la parte más importante de sus trabajos. Para mantenerse a flote durante los períodos de intensa transformación (e incluso prosperar en ella), los ejecutivos y gerentes deben convertirse en líderes del cambio.

Los líderes de cambio aceptan la interrupción y ven la transición que trae como una parte esencial para mantenerse relevante, fresco y creativo. Después de que los líderes adopten esta mentalidad en su vida cotidiana, deben trabajar para inculcar el mismo pensamiento en toda su empresa.

Afortunadamente, cualquiera puede hacer estos cuatro movimientos para comenzar la transformación y convertirse en un  líder resistente y listo para el cambio, incluso ahora:

1. Elimina los apegos al pasado y al presente

Siempre he dicho que es más fácil imaginar el futuro que dejar ir el pasado. El apego al pasado, y al presente, es un rasgo humano real. Pero por complicado que sea, es necesario dejar de lado esa inclinación para ver claramente la situación actual.

Para identificar las mejores soluciones, primero debes reconocer las supuestas normas y mentalidades del pasado; establecer cómo te han servido; y consciente y colectivamente dejarlas ir. Aferrarte a estas en tiempos de cambio constante fomenta la visión del túnel y amplía tus puntos ciegos, lo que podría significar graves consecuencias para tu negocio.

Sé que para mí mismo, tengo que pasar por un proceso de reconocer cómo un hábito o acción me sirvió en el pasado pero ya no es relevante en el presente. Lo honro y lo dejo ir. 

Al principio de mi carrera, por ejemplo, tomé una iniciativa muy grande y estratégica, y el alcance de mis responsabilidades se cuadruplicó durante la noche. Siempre me había enorgullecido de ser un gerente muy comprometido y práctico, pero ahora debía admitir que mi forma de liderar ya no funcionaría y tenía que reinventar mi mentalidad, hábitos y acciones cuando se trataba de liderazgo. Este proceso no fue fácil: probé muchas alternativas, ensayé y aprendí nuevos procesos, y dejé ir los apegos de los que ni siquiera era consciente.

Las empresas no son diferentes. Aunque la hoja de ruta de tu compañía podría haber sido válida ayer, no hay garantía de que mañana tenga éxito. Debes esperar que las circunstancias cambien y prepararte a ti mismo y a tu equipo para reaccionar en consecuencia.

La investigación nos dice que los líderes que anticipan el futuro, incluso cuando es incierto, lo hacen mejor a largo plazo. Entonces, ¿cómo se preparan tú y tu equipo? 

Puedes comenzar elaborando un mapa de viaje de cómo tu empresa llegó al punto actual. Simplemente pide a tu equipo que mire hacia atrás durante un período de tiempo establecido y has que las personas identifiquen un punto alto (el logro, el pivote o el resultado del que están personalmente muy orgullosos) y un punto bajo (el evento, las circunstancias o el resultado que más les enseñó). Una vez listos, deben plasmar estas historias en un solo mapa de viaje e identificar qué se debe dejar ir y qué aprovechar del pasado para avanzar hacia el futuro.

2. Sé inclusivo  y  decisivo

La urgencia a menudo requiere una rápida toma de decisiones y comportamientos decisivos de los líderes. En tiempos de crisis, puede haber una tendencia a adoptar determinaciones importantes solo o en pequeños grupos. Esta parece ser la opción más rápida, pero es el movimiento equivocado en un entorno que cambia tan rápido como el nuestro en la actualidad, y donde ninguna persona puede tener el punto de vista correcto y toda la información necesaria.

Debido a que el cambio no puede ser forzado o micro gestionado en una empresa, la única alternativa lógica es ser inclusivo a escala. No todo está sujeto a debate: tu dirección general normalmente se establece (este es el “qué”), y las acciones para implementar (el “cómo”) necesitan aportes significativos. Al involucrar a más personas en el proceso, obtienes criterios atípicos, información única e ideas poco comunes que te ayudarán a formar una solución más innovadora y progresista.

Existen innumerables formas de solicitar ideas y comentarios de tu equipo, desde sesiones de lluvia de ideas grupales hasta reuniones individuales e incluso encuestas en línea. Puedes comenzar a recopilar las ideas de tu equipo creando una visión compartida de las amenazas, condiciones, oportunidades y fortalezas que son ventajosas en las circunstancias actuales. La clave es explorar varios puntos de vista juntos para obtener un criterio común.

Como ejemplo, uno de los clientes de mi firma de consultoría se fusionó recientemente con otra compañía y necesitaba crear una nueva declaración de visión y describir su cultura. Para reunir ideas y asegurar que las personas tuvieran la oportunidad de dejar su huella, organizamos varios grupos focales virtuales con empleados de cuatro continentes diferentes en una semana.

Cuando diversos equipos pueden discutir y debatir a fondo las opciones de acción, es más probable que todas las partes se unan en torno a la decisión final, incluso si no es su resultado preferido. Fomentar la inclusión genuina desde el principio promueve el compromiso.

3. Trabaja con tu equipo para considerar direcciones alternativas orientadas a la visión

Una vez más, el futuro es imposible de predecir y el cambio está garantizado, pero ciertamente es posible trazar varias formas de lograr la visión global de tu empresa. De hecho, es un gran ejercicio que alinea a los empleados con su misión.

Para hacer esto, identifica al menos tres direcciones estratégicas que tomen rutas distintas para lograr la visión de tu empresa. Trabajen juntos y describan estas instrucciones con suficiente detalle para que se sientan reales. Además, recuerda prestar atención a los supuestos, normas o mentalidades del pasado que deben dejarse de lado. Realmente apóyate en tu grupo para imaginar que cada dirección podría ser la forma en que avanzas. Esta exploración informará la elección que surja. Luego puedes trazar una sola dirección que sea la correcta para tu empresa ahora.

En uno de nuestros clientes de software, los miembros senior del equipo estaban completamente alineados con lo que tenían que desarrollar. La falta de directriz, sin embargo, estaba en  cómo  desarrollarse. Trazamos tres direcciones alternativas para el futuro como punto de partida. Durante una reunión fuera del sitio para líderes senior, los organizamos en pequeños grupos para que cada uno pudiera explorar una sola dirección. 

Su trabajo consistía en descubrir cómo hacer que esa dirección funcionara, como si fuera la elegida. Esto requirió que algunas personas pensaran en una línea que no era su idea original. Varios incluso tuvieron que discutir por algo a lo que inicialmente se opusieron. Después de comprender las instrucciones y todos los argumentos a favor y en contra de cada uno de ellos, podrían alinearse en una sola dirección y, para su sorpresa, abandonar la orientación que favorecían al comienzo de la reunión.

4. Demuestra equilibrio emocional (En otras palabras, sé humano)

En este momento, las personas viven con altos niveles de amenaza. Estos índices pueden ser reales o percibidos, y también podrían ser emocionales o físicos. Pretender que el nivel actual de incertidumbre y ambigüedad no te afecta a ti, ni a ellos, es insostenible. Brinda el tipo correcto de aliento y nunca uses el miedo como motivador. En cambio, ayuda a los empleados a descubrir razones positivas para adaptarse al cambio.

Por ejemplo, uno de nuestros clientes distribuye suministros médicos, y nunca ese trabajo le pareció tan crítico y decidido. Los cambios que esa compañía está iniciando respaldan ese heroico propósito, lo que significa que también son motivadores positivos. No todas las empresas tienen un vínculo tan fuerte con la crisis actual, pero sí pueden encontrar una razón positiva para el cambio (en lugar de simplemente transformarse para evitar el fracaso).

Al mismo tiempo, asegúrate de equilibrar tu optimismo con el realismo. Un líder demasiado optimista podría parecer fuera de contacto con la realidad y puede perder la confianza de su equipo. Reconoce los altos niveles de estrés y riesgo que pueden acompañar el cambio al enviar el mensaje de que todos resolverán esto juntos.

Para ello, debes invertir en tus empleados y mostrarles que son parte de la solución. Visítalos a menudo, pregunta cómo están y toma nota de la respuesta. Es posible que no puedas abordar todos los problemas o inquietudes, pero obtendrás una mejor comprensión de sus realidades y necesidades.

Con la práctica, puedes replantear el cambio de una amenaza a otra condición de la vida. Podrás entrenarte para ver las oportunidades y las posibles tendencias en tiempos de cambio; de hecho, ver esas coyunturas donde solías encontrar amenazas es tranquilizador (e incluso energizante). Puedes liderar a tu equipo en esta práctica también.

Una pregunta que a menudo me hago es: ¿En qué hora es trabajar ahora? Ahora es el momento de ver cómo te preparas y respondes a estas condiciones comerciales siempre presentes. Reconoce tu mentalidad y cámbiala mientras navegas por la pandemia de COVID-19. Recuerda que tu empresa superará esta crisis y que siempre enfrentará cambios. Las variaciones que experimenta tu compañía hoy generarán más transformaciones y nuevas incertidumbres en el futuro. Con práctica, verás esos cambios como oportunidades.

Aunque es imposible predecir el futuro, es esencial estar preparado para un cambio inevitable. Adaptarte a esa variación requiere un músculo que se fortalezca con el uso. Con el tiempo, tú y tu equipo pueden aprender cómo sentirse energizados por la incertidumbre y aprovecharla para fomentar la innovación.

Vía | Success

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close