4 estrategias para CAMBIAR tu SUERTE

La suerte puede cambiar en un momento, pero tu osadía y mucho trabajo duro son las mejores habilidades.

28 de enero de 2020
Foto: Envato Elements

Desde el momento en que naces, posees una cierta cantidad de suerte, dependiendo de tus padres, la situación social y financiera de tu familia, tu tierra natal y tu salud. Tu buena o mala fortuna está guiada por la dirección establecida en esa etapa temprana.

Ahora eres un adulto y tal vez te estés preguntando cómo aprovechar al máximo tu suerte o contemplando por qué estás en una racha tan desafortunada. Si te sientes un poco Nueva Era y/o contraproducente dedicar la capacidad intelectual a la noción de suerte, puedes estar seguro de que no estás solo. Pero comprender el papel de la suerte en tu vida y cómo aprovechar lo que tienes es un componente crítico para maximizar tu éxito.

Los investigadores también se han preguntado sobre el papel de la suerte en la vida. Por ejemplo, al bioquímico Ohid Yaqub le ofrecieron US$ 1.7 millones para estudiar la casualidad en lo que respecta a los descubrimientos científicos. Yaqub descubrió que si bien la casualidad se puede planificar de alguna manera, incluye un elemento de azar.

Desde una perspectiva profesional, eso significa que podrías hacer todo bien y aún tener un resultado negativo, especialmente si el rango de resultados potenciales está polarizado. Otro estudio concluyó que la  suerte juega un papel importante en ayudar a los artistas sin talento a adelantarse a los más talentosos. De hecho, los economistas que abordaron el tema concluyeron que incluso las superestrellas no son adecuadas para el éxito profesional sin una buena fortuna de su lado.

Por supuesto, antes de decidir poner toda tu fe en el destino, recuerda que tus decisiones cotidianas aún afectan los resultados de la vida. La suerte puede hacer o deshacer muchas situaciones, pero seguir un curso constante y enfocado te da la mejor oportunidad de manejar cualquier suerte que la vida te presente.

Aprovechando el poder de la suerte

Digamos que saltaste a bordo de una empresa que inicia y que desde temprano parecía estar funcionando increíblemente bien. Fue un golpe de suerte increíble, sentiste, ser uno de los miembros fundadores del equipo. Pero meses después de la experiencia, descubriste que el CEO estaba malversando dinero. La compañía se derrumbó, fuiste investigado (aunque inocente) y te encontraste desempleado. Eso sería mala suerte del peor tipo.

Sin embargo, aquí está el truco: en este punto, tus reacciones son la única opción para aprovechar potencialmente la mala suerte en la oportunidad. La suerte puede cambiar en un momento, pero tu osadía y mucho trabajo duro son las mejores habilidades en tu arsenal para minimizar el papel y el impacto de la desgracia.

De vuelta a nuestra situación hipotética. Imagina que, en lugar de deprimirte, utilizas la experiencia para ayudar a otras personas a ver las banderas rojas que ahora sabes que pasaste por alto cuando te uniste a la organización incipiente. Como resultado, hablas de trabajos temporales y lanzas un negocio de consultoría. Puede que no sea el resultado de unicornio que esperabas como fundador de una empresa naciente, pero ciertamente has igualado el juego a largo plazo en lugar de permitir que un descarrilamiento a corto plazo arruine tu impulso.

Para algunos, la mala suerte puede arruinar o incluso acabar con tu vida. Para la mayoría, es un obstáculo en el camino que se puede manejar con la actitud y las respuestas correctas.

Estrategias para cambiar tu suerte

¿Estás interesado en descubrir cómo aprovechar al máximo tu suerte para terminar con un resultado positivo? Prueba estas cuatro estrategias:

1. Trabaja duro para mejorar tu suerte

Trabajar duro y hacerlo de manera inteligente son las mejores defensas contra los impactos de la mala suerte. Incluso si la mala fortuna se interpone en tu camino, a menudo puedes mitigar sus efectos si continúas haciendo las pequeñas elecciones correctas por las razones adecuadas.

En mi primer trabajo de ventas, me asignaron un territorio con una sola cuenta global que había sufrido una gran fusión el año anterior y alcanzó casi el 350% de la cuota. El equipo dio un mal paso. Desafortunadamente, cuando me uní, la cuota se incrementó a esa marca inflada, y sin otra fusión, las probabilidades de alcanzarlo (y las comisiones posteriores) fueron prácticamente cero. En ese momento, tenía dos opciones: revolcarme en la frustración o aprender lo que podía de un equipo talentoso. Aunque ciertamente me sentí frustrado por la situación, pude aprender mucho de mis grandes colegas y construir las relaciones necesarias para mudarme a un territorio nuevo y mejor el año siguiente.

Independientemente de cuál sea tu suerte, siempre pregunta: “¿Qué curso de acción tiene sentido en este momento?”. Trabaja con los miembros de tu equipo, incluidos los más avanzados, para implementar este enfoque de manera más sistemática también. Cuanto menos tiempo pases revolcándote en la autocompasión o haciendo movimientos emocionales después de un golpe de mala suerte, mejor estarás.

2. Aprende la diferencia entre la mala suerte y una mala decisión

Es importante comprender e interpretar la diferencia entre la mala suerte y una mala decisión. La distinción puede ser confusa, pero para diferenciar entre los dos, puedes preguntarte: ¿Hay algo que podría haber hecho razonablemente para conocer el resultado de antemano y evitar la situación? Si la respuesta es sí, es más probable que hayas tomado una mala decisión.

Como ex jugador de póker a tiempo completo, la suerte de las cartas estaba presente a diario. Algunos días, sentía que no podía ganar sin importar qué; en otras ocasiones, sentí que no podía perder. La consideración más importante en ambos momentos fue si estaba haciendo las jugadas correctas con las cartas que tenía y los jugadores con los que jugué. La suerte en el póker es a corto plazo. Pero al centrarme en la calidad de mis decisiones, siempre fui capaz de superar la mala suerte a corto plazo y llegar a la cima a largo plazo.

3. Aprovecha el regalo de la buena suerte

La mala suerte generalmente recibe la mayor parte de la atención, pero comprender cómo capitalizar la buena suerte es igual de importante. Ganar puede sentirse bien, pero puedes ser fácilmente problemático, especialmente si estás impulsado más por la suerte que por la buena toma de decisiones. Cuando suceda un evento importante de la vida, es necesario disfrutar de ese éxito, pero es fundamental no descansar en los laureles. Aprovecha lo que te trae la buena fortuna, sabiendo que es un amortiguador efectivo para la mala suerte que eventualmente se encontrará en tu camino.

Como líder empresarial en una compañía tecnológica que se pone en marcha, mi equipo y yo enfrentamos muchos desafíos. Los mercados cambian, los competidores suben y bajan inesperadamente, y los errores de los productos ocasionalmente revuelven la cabeza. Pero cuando mi equipo gana un acuerdo importante, no solo celebramos, sino que nos duplicamos. El éxito engendra éxito. Entonces, cuando ganamos un gran negocio, queremos asegurarnos de que todos (internos y externos) lo sepan, y hacemos todo lo posible para que esos negocios sean lo más exitosos posible. Si bien no es una panacea para la variación de inicio, este enfoque nos permite mejorar los tiempos de inactividad climáticos.

4. Mantén el rumbo cuando ocurra la mala suerte

Nuestra experiencia de vida es la suma de influencias externas más lo que podemos controlar. Cuando llega la mala suerte, es importante reconocer su presencia pero no desviarte de tu enfoque en lo que está bajo tu control. Es importante evaluar si el resultado fue consecuencia de la mala suerte versus una mala decisión. No debes hacer correcciones importantes en el curso basadas en la suerte.

Es posible que nunca tengas la suerte de tu mejor amigo, tu hermano o tu colega. Eso está bien. Tu felicidad, relaciones y éxito profesional no se basan únicamente en la suerte, y al controlarla, tus decisiones son lo que importa. Claro, la suerte puede ayudar de alguna manera inesperada, pero al final del día, rara vez te va a hacer daño. Con el enfoque correcto, puedes administrar la suerte como cualquier instrumento en tu caja de herramientas para acercarte a donde finalmente quieres estar.

Vía | Success

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close