4 maneras de fortalecer tu carácter cuando más lo necesitas

Recuerda esto: tu impulso interno para profundizar y superar desafíos demostrará ser tu mayor activo en tiempos de incertidumbre.

28 de octubre de 2019
Foto: Unsplash

¿Eres una “persona que busca cumplir sus objetivos”?, ¿alguien impulsado por el logro que entrega su mejor combustible para asegurar que las cosas se hagan? Si es así, probablemente estés bastante familiarizado con la ética de trabajo requerida para tener éxito.

Pero, ¿qué pasa si te encuentras luchando por captar la motivación básica, la alegría o la creencia en ti mismo para avanzar? ¿Qué haces cuando los tiempos se ponen complicados y los problemas personales dificultan tu deseo de lograrlo?

El dinero, el tiempo y otros recursos preciosos palidecen en comparación con el comodín que conocemos y amamos, llamado carácter. La psicóloga Angela Duckworth, experta en la construcción de resiliencia, se refiere a ella como la capacidad de prosperar durante la adversidad. La profesional señala que el carácter es un mayor predictor de éxito que las habilidades cognitivas o técnicas.

Recuerda esto: tu impulso interno para profundizar y superar desafíos demostrará ser tu mayor activo en tiempos de incertidumbre. Tu carácter desarrolla resistencia, especialmente cuando estás al final de tu camino y necesitas una razón para seguir adelante.

¿Tienes carácter? Si no es así, aquí te explicamos cómo construirlo y mejorarlo cuando más lo necesitas.

1. Concéntrate en tu “por qué”

Es cierto, tu deseo de hacer algo puede fluctuar de vez en cuando. Eres humano, después de todo. Te cansarás. Tus prioridades inmediatas pueden variar. Incluso puedes cuestionar la necesidad de hacer algo. Pero, para pasar a la solución, debes concentrarte en tu “por qué”, ya sabes, esa razón devastadora por la que hiciste que esta cosa fuera “imprescindible”. Cuando tu por qué es convincente, las excusas se caen. Entonces puedes invocar la determinación para ayudarte a superar la “meseta del desarrollo detenido”.

2. Sé tu propio asesor personal

Otros ciertamente tienen derecho a dar sus opiniones, pero esto no significa que debas tomarlas como tuyas. Aceptar los comentarios no solicitados de los demás puede crear dificultad para entregar toda tu capacidad. Recuerda, este es tu objetivo y hay una razón por la que elegiste lograrlo. Aprende a confiar en la sabiduría de tu instinto. Sé claro en que estás trabajando para lograr tus propios intereses y que has realizado (o realizarás) la debida diligencia necesaria para garantizar tu éxito. Posicionarte como tu asesor principal puede brindarte la claridad y la confianza necesarias para avanzar, especialmente cuando encuentras el apoyo genuino de los demás.

3. Encuentra un punto de referencia por excelencia

¿Es esta la primera vez que tienes que moverte ágilmente por entre las zanjas? Probablemente no. Piensa en un momento en que las probabilidades no estaban a tu favor, cuando no sentías que las cosas iban a funcionar, pero lo hicieron. ¿De qué se trataba esa situación que era diferente? ¿Qué hiciste distinto? ¿Qué experiencia puedes extraer de ella y aplicarla al escenario actual? Lo más probable es que puedas transportar una carga completa de información sobre tu condición actual y lograr un avance muy necesario. Además, inevitablemente aumentarás tus puntos de referencia luchando a través de los obstáculos una y otra vez.

4. Decide hacer el trabajo por partes

Nada de valor se crea de la noche a la mañana. Piensa en diamantes, innovaciones médicas o tecnológicas, incluso en la vida humana. La excelencia lleva tiempo. El punto aquí es abrazar el inminente trabajo pesado. En lugar de capitular, arremángate y tranquilízate para hacer la labor, sin importar cuán difícil o lenta sea. En vez de tratar de alimentar a la fuerza cada tarea, divídela en partes pequeñas llamados “trozos”. Abórdalos individualmente y delega cuando sea necesario. Encontrarás que cada labor es más accesible cuando está dividida en partes, que es exactamente el punto.

Cuando las cosas se tornan difíciles, se complican y no se ponen en marcha. En cambio, plantan tus pies en tierra firma y prepárate para la pelea buscando fortalecer tu carácter, un aliado extraordinario, especialmente en tiempos de adversidad.

Vía | Success

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close