5 principios para crear relaciones indestructibles con tu equipo

Crear relaciones fuertes con tu equipo es la base para un éxito duradero y real en la industria del network marketing. ¿Cómo puedes lograr esto? Estos principios son la clave.

28 de agosto de 2020
Foto: Envato Elements

Construir un equipo de network marketing quizá no sea una tarea fácil, requiere tiempo, dedicación y mucha atención a la gente.

Después de conocer personas y vincularlas a tu equipo, debes aprender a invertir en ellos. Las mejores relaciones son en todos los casos el resultado de la generosidad abnegada. Los siguientes cinco principios de interacción suministran conocimientos sobre algunas de las mejores maneras en las que podemos invertir en las relaciones:

1) El principio de la huerta

Todas las relaciones necesitan ser cultivadas. Una buena pregunta respecto a este principio es: ¿Cultivo mis relaciones de manera continua u ocasional? En este sentido debo preguntarme si estoy invirtiendo el tiempo necesario para hacer que mis relaciones con los demás crezcan de una manera significativa y real.

2) El principio del ciento uno por ciento

Encontremos el uno por ciento en lo que estemos de acuerdo y demos el cien por ciento de nuestro esfuerzo. ¿Puedo encontrar algo en común con mis semejantes y darles el cien por ciento de mi esfuerzo? Dar lo mejor de nosotros mismos es algo siempre será notado por los demás. Las personas podrán ver y valorar el esfuerzo que haces por ofrecerles algo que valga la pena. Esta realidad les ayudará a actuar en coherencia, a seguirte y a mostrar un agradecimiento genuino con cada una de sus acciones.

3) El principio de la paciencia

El viaje con otros es más lento que el viaje a solas. ¿Llevo a los demás conmigo sin importar si el viaje se vuelve inconveniente? Trabajar con los demás por lo tanto siempre requerirá paciencia. Puedes pensar que seguramente es más cómodo y fácil ir a solas, pero trabajar con otros siempre será sin duda mucho más beneficioso y para hacer esto debes ser paciente, dedicado y estar siempre dispuesto a que los demás sean parte de tu camino.

4) El principio de la celebración

La prueba verdadera de las relaciones no es solo cuan leales somos cuando nos faltan los amigos, sino cuánto nos alegramos al verles triunfar. ¿Disfruto el éxito de mis amigos y los animo a alcanzarlo? Si tu respuesta es no, probablemente debas replantearte tu actitud. Celebrar el logro de tus amigos y compañeros de tu trabajo es algo que siempre va a ser visto por ellos. Si sucede que no puedes ver el logro de quienes te rodean, esto puede ser interpretado como envidia e indiferencia y llevar a que tu equipo sienta que no es importante para ti. Al mostrar esta actitud estarás alejando cada vez más a los tuyos, rompiendo relaciones e impidiendo el progreso que surge de las relaciones positivas y la cooperación.

5) El principio del camino alto

Subimos a un nivel más alto cuando tratamos a los demás mejor de lo que ellos nos tratan. ¿trato a los demás mejor de lo que los me tratan a mi? Si lo estás haciendo estás llevando el primer principio, el principio de la huerta a un nuevo nivel. De esta forma cultivas relaciones haciendo que las personas sientan realmente un nivel de aprecio que los llevará hacia la lealtad y el compromiso sincero con las propuestas que les haces. Así, no solamente estableces relaciones que te proveen de una lista de contactos para hacer una propuesta de negocios, sino que creas también vínculos genuinos que harán que la vida de los otros y la tuya también sea mucho más feliz y plena.

Concluyendo

Practica estos principios, profundiza en la forma en la que tú puedes convertirte en un líder que procura sostener relaciones fuertes y de largo plazo con los demás.

Ten presente que no solo se trata de llevar gente a tu equipo, sino de crear también relaciones de unidad y que te provean de un sentido, que te ayuden a ser feliz, relaciones con las que también puedas contribuir a la felicidad de otros, en las que puedas cooperar y ayudar para que sus vidas sean mejores. Esto claramente llevará a un momento de retribución, en los que ellos podrán dar de vuelta lo mucho que tú les has dado, pero esto no debe ser un fin en sí mismo.

Recuerda la frase de John C. Maxwell: Uno es demasiado pequeño como para pretender hacer grandes cosas solo.

Principios extraídos del libro “Cómo ganarse a la gente” de John C. Maxwell

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close