8 estrategias para tener un EQUIPO de mercadeo en red LEAL

Los equipos tienen éxito o fracasan. Y generalmente, los miembros del grupo no pueden dar razones específicas para ninguno de los resultados.

Cuando los equipos fallan, a menudo se disuelven en camarillas plagadas de culpa o confusión. Lo ves en todas partes: la línea ofensiva culpa al mariscal de campo por un lanzamiento tardío; a su vez el mariscal de campo señala al receptor abierto que soltó la pelota; por su parte el receptor mira hacia atrás a los linieros que permiten que el oponente corra libremente e interfiera con el pase. Todo el mundo ve culpa y la asigna desde su propio punto de vista.

El mundo de los negocios no es la excepción, casi todo el trabajo se realiza en equipos. Pregúntale a cualquiera y te dirán que la mayoría de los grupos en los que han estado son en promedio, o mediocres o buenos pero no geniales. Sin embargo, algunos han experimentado una colectividad extraordinaria, del tipo que tiene un impacto duradero y establece el nivel de lo que se ve y se puede sentir la grandeza. Pero por desgracia, muchos también pueden contarte detalladamente sobre los grupos tóxicos en los que se encontraban, donde los rumores, el sabotaje y el señalamiento con los dedos eran la norma. Ellos también tuvieron un impacto duradero, y uno muy negativo.

Mientras mis compañeros y yo estudiamos equipo tras equipo, año tras año, recopilamos las dimensiones de cada tipo de grupos y los almacenamos en una base de datos. Una vez que trabajamos con suficientes conjuntos para tener un tamaño de muestra significativo, analizamos los datos y buscamos patrones. Estudiamos las montañas de detalles y leímos el mensaje oculto allí. Y el anuncio fue: hay acciones, comportamientos y modos de pensar claros que diferencian a los grandes conjuntos de trabajo.

Si deseas crear y mantener un equipo de alto rendimiento que te ofrezca buenos resultados, concéntrate en estos ocho pasos:

1. Confía incondicionalmente en tus compañeros de equipo

En los grupos leales, los miembros del equipo extienden la confianza unos a otros sin exigir que nadie demuestre su lealtad. Confían entre sí a través de los buenos y malos tiempos. Comienza pidiendo a todos que aborden cualquier problema de confianza persistente con otros miembros de la colectividad.

Publicidad

2. Asume una intención positiva

Los miembros del equipo leal se dan mutuamente el beneficio de la duda. Controlan sus propios juicios y dejan de lado sus suposiciones sobre las motivaciones o intenciones de los demás. Si un integrante no puede entender el comportamiento de otro miembro, hablan directamente con esa persona en lugar de hacer suposiciones o regañar a los otros. Comienza por pedirles que practiquen asumiendo una intención positiva con todos los integrantes del grupo.

3. Habla con tus compañeros, no sobre ellos

Los miembros de equipos leales discuten los desafíos directamente. No se involucran en chismes y en cambio eligen resolver las diferencias de manera respetuosa y oportuna. Cada integrante demuestra lealtad a todos los demás miembros de la agrupación. Para comenzar, solicita a tu equipo que aborde los problemas directamente entre ellos a medida que surjan.

4. Cuida el éxito de tus compañeros

Los miembros que son leales al grupo se toman el tiempo para apoyarse mutuamente. Intervienen cuando hay un problema o desafío que alguien no puede resolver por sí mismo. Cada integrante hace sacrificios personales para apoyar a los demás y brinda una guía sincera para ayudar a un compañero a aprender y a crecer. Comienza por interesarte en el éxito de tus compañeros de equipo. Has preguntas sobre sus preocupaciones y sé un buen oyente.

5. Pon la agenda del equipo por delante de la tuya

Los miembros de grupos leales sacrifican recursos y reconocimiento personal para garantizar que el conjunto pueda alcanzar los objetivos más importantes. Todos mantienen su ego bajo control y se enfocan en una visión más amplia de las metas para que el equipo pueda ver cómo encaja cada parte en el todo mayor. Comienza por aclarar los objetivos compartidos con los integrantes del grupo.

6. Empuja a tus compañeros de equipo a hacer su mejor trabajo y viceversa

Los integrantes de la colectividad leal se desafían unos a otros para alcanzar objetivos compartidos. Nadie quiere decepcionar a un compañero de grupo, por lo que trabajan más duro e intentan más. Los leales no gastan energía cuidando sus espaldas, y por ello pueden arriesgarse y llegar más alto. Comienza pidiendo a tus compañeros que te desafíen y te empujen a alcanzar nuevas metas.

7. Discute los problemas más difíciles que enfrenta el equipo

Los miembros del grupo leal participan en un debate riguroso. Discuten los problemas empresariales y de equipo que sean más difíciles, expresando y debatiendo las opiniones contradictorias. Comienza mencionando temas potencialmente divisivos y explica lo que estás haciendo y por qué.

Publicidad

8. Dale a tus compañeros buenos comentarios, incluso cuando sea difícil

Los miembros de los equipos leales se retroalimentan entre sí. Todos aceptan contar los mensajes difíciles para que en comunidad se puedan corregir los errores y mejorar su desempeño. Comienza por preguntar a tus compañeros cómo se puede mejorar.

¿Suena como el equipo en el que estás? Si no, ¿por qué te conformas con algo menos? Si trabajas en un grupo, y casi todos lo hacemos, ¿por qué no comienzas con estos ocho pasos y creas un equipo leal?

Vía | Networking Times

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close