Cómo DIALOGAR con tu pareja sobre el DINERO

La única reunión que necesitas para asegurarte de que el dinero no arruine tu relación.

Cuando era pequeño, no recuerdo que mis padres hablaran de dinero… al menos no de una manera racional. Al igual que la mayoría de los baby boomers, mi única experiencia real de que mis padres discutieran sobre sus finanzas era la pelea ocasional que se desbordó cuando las cosas eran particularmente estresantes desde el punto de vista financiero.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado. Según una investigación de TD Bank, los millennials en relaciones comprometidas hablan del dinero mucho más a menudo que sus contrapartes más antiguas.

La encuesta de 1,749 personas reveló que el 60 por ciento de los millennials hablan sobre el dinero semanalmente con su pareja, y el 97 por ciento trata el tema de las finanzas de manera mensual.

Las parejas sanas tienen conversaciones sobre dinero

Esto es importante porque la investigación muestra que las parejas que hablan de dinero con frecuencia son mucho más felices que aquellas que no lo hacen. También apostaría que están mucho mejor que los matrimonios que no tocan el tema.

Como escribe Scientific America: “En nuestras entrevistas, con frecuencia encontramos individuos que acumulan una deuda paralizante, pierden oportunidades de ahorrar o desconocen las estrategias financieras básicas que mejorarían su economía, a menudo porque les avergonzaba preguntar a sus amigos y familiares, para obtener consejos sobre el dinero” Y luego, “en un estudio en 2009, los investigadores encontraron que las parejas tomadas para el análisis de hogares y que hablaban abiertamente sobre finanzas contaban con menos probabilidades de tener problemas con el gasto impulsivo y tenían una deuda de tarjeta de crédito significativamente menor”.

Claramente, es importante hablar de dinero si quieres tener una relación sana. Pero no todas las conversaciones monetarias se crean iguales y no todas las relaciones ven el dinero de la misma manera.

Sigue en la misma página… desde el principio

Para aquellos que no están actualmente en una relación, les ofreceré algunos consejos sobre dinero antes de encontrar a tu compañero de por vida. Ponte en la misma página y comienza a hablar de dinero de inmediato.

Cuando Kim y yo estábamos en nuestra primera cita, hablamos sobre dinero. En ese momento ambos éramos pobres, pero sabía que quería ser rico y quería encontrar a alguien que viera el efectivo y la vida de la misma manera que yo. Eso significaba que necesitábamos tener conversaciones claras y francas sobre el dinero desde el principio.

Publicidad

Kim y yo hablamos hasta altas horas de la noche sobre las finanzas y nuestros sueños. Afortunadamente, había encontrado una mujer que era a la vez hermosa y que compartía mis valores sobre el dinero. Hablamos sobre invertir y construir negocios, y fue estimulante. Honestamente puedo decir que estamos juntos todavía hasta el día de hoy porque hemos compartido el valor del efectivo desde el primer instante.

Por el contrario, conozco a muchos amigos que nunca tuvieron estas conversaciones. A medida que se acumuló la riqueza, hubo diferentes puntos de vista sobre cómo abordarlo y su papel en sus vidas. Tristemente, conozco mi parte justa de parejas que rompieron no porque no tuvieran dinero sino porque tenían diferentes sistemas de valores en lo que respecta al capital, incluso cuando tenían muy buena posición.

Habla desde el primer momento y a menudo

Sigue el ejemplo de parejas millennials y habla desde el primer momento y con frecuencia sobre dinero. Es genial que la mayoría de estas parejas hablen sobre el tema una vez a la semana, y ese es probablemente un buen punto de partida, aunque diría que incluso todos los días no serían demasiado a menudo. Cualquiera que sea la cadencia, agendalo en el calendario y cúmplelo. Puedes hacerlo divertido teniendo algunas golosinas o saliendo juntos para la conversación, convirtiéndola en una cita.

Pero, ¿cómo deberían ser estas conversaciones frecuentes?

Sugeriría estructurar de esta manera.

1. ¿Qué es importante?

Tómate este tiempo para revisar las cosas que son importantes en tu situación financiera cada semana. Hay cientos de puntos de los que puedes hablar, por lo que es clave entender las prioridades que necesitas cubrir.

¿Hay un área de tu cartera que necesita ser excavada? ¿Has alcanzado recientemente un objetivo y necesitas establecer uno nuevo? ¿Necesitas discutir una oportunidad que surgió desde la última vez que hablaste?

Has de esto una prioridad y, al igual que una reunión de negocios, trabaja en la construcción de una agenda compartida. Una cosa fácil de hacer sería simplemente crear un documento de Google Docs compartido que te permita a ti y a tu compañero construir y establecer los puntos de interés durante toda la semana. Luego, cuando concretes los más importantes, estarás listo para tener una gran conversación sobre el dinero.

2. ¿Cómo vamos?

Una vez que hayas determinado qué es importante discutir, debes analizar honestamente cómo te va. Cada socio debe comprometerse a llevar la información y los datos correctos a la mesa para que pueda haber una discusión fructífera.

Publicidad

A veces, las cosas son geniales y no necesitan una inmersión profunda. Por lo tanto, se puede decir un simple “estamos bien en esta área” y pueden pasar a otros elementos.

Otras veces, necesitas observar de cerca un área que no está funcionando bien. Si hay ideas o planes para abordarlos, colócalos en la mesa para su discusión. Si no hay una estrategia o propuestas, ahora es el momento de trabajar juntos en eso.

Entonces, por ejemplo, si quieres invertir en una propiedad y un socio tuvo la tarea de hacer algunas búsquedas la semana anterior pero no ha encontrado nada, es hora de hablar sobre por qué. Quizás no hubo tiempo. ¿Cómo puedes liberar tiempo la próxima semana? O tal vez hubo muchas búsquedas pero no surgió nada. ¿Le das un nuevo vistazo a los criterios y ajustas?

3. ¿Qué haremos después?

Al igual que con cualquier buena reunión, una vez que hayas establecido lo que es importante y hables sobre cómo lo estás haciendo, es hora de analizar lo que harás a continuación. Discute los pasos que darás hasta tu próximo encuentro y deja en claro quién hará qué.

Para muchos, esto podría ser demasiado mecánico, pero la realidad es que estar en la misma página de esta manera sobre tus finanzas en realidad te libera para la espontaneidad y para disfrutar el uno del otro en diversos momentos de tu vida juntos. Debido a que hablas de dinero regularmente y con una agenda establecida, no tienes que dejar que el tema surja repentinamente y arruinar una cena agradable, por ejemplo. Simplemente puedes decir, pongamos eso en la agenda de nuestra próxima reunión y pasemos a tener una gran velada juntos.

Vía | Rich Dad

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
¿Qué opinas?

Opinar