Nuevo estudio destaca las grandes oportunidades de la industria del bienestar para el 2021

El más reciente estudio sobre perspectivas de los consumidores ha encontrado una importancia creciente en el bienestar como medida para asegurar la calidad de los productos y la satisfacción del cliente.

19 de octubre de 2020
Foto: Envato Elements

La economía del bienestar global, que actualmente llega a los USD 4.5 billones (millones de millones) ahora es tan omnipresente que para el 73% de los consumidores globales, el bienestar se considera un elemento esencial al momento de decidir la compra o adquisición de un producto o servicio en el mercado.

Un estudio de Ogilvy Wellness Gap publicado esta semana ha cuantificado, por primera vez, la brecha entre las expectativas de bienestar de los consumidores y cómo estos juzgan el cumplimiento de sus expectativas en siete sectores clave: alimentos, bocadillos, cuidado de la piel, aerolíneas, hoteles, automóviles y bancario.

Ogilvy encuestó a 7.000 consumidores de 14 países en cuatro continentes para obtener una nueva perspectiva sobre cómo ven el bienestar en 2020 y para ayudar a los especialistas en marketing a cerrar las brechas evidentes de oportunidades mientras buscan hacer crecer sus negocios. Esta investigación global se realizó en abril de 2020 en un momento en que el bienestar disminuyó rápidamente para muchos, lo que le dio una importancia cada vez mayor al bienestar a medida que avanzamos hacia el 2021.

En 2020, el 77% de las personas dice que el bienestar es muy o extremadamente importante para ellos. Sin embargo, los consumidores todavía tienen deseos de más.

Así se cuantifican otros de los resultados de la encuesta:

  • La personas tienen deseos de más bienestar: el 80% de las personas quieren mejorar su bienestar;
  • Deseosos y expectantes: el 75% cree que las marcas pueden hacer más por su bienestar;
  • Deseosos y frustrados: solo el 46% siente que las marcas tienen como prioridad su bienestar.

Tomemos como ejemplo las principales industrias del bienestar, como la alimentación y el cuidado de la piel, que han innovado y crecido en torno al bienestar durante las últimas dos décadas. Sin embargo, solo el 41% de los encuestados globales está de acuerdo con el sector alimentario y el 53% está de acuerdo en que el sector del cuidado de la piel está haciendo todo lo posible para ayudarlos con su bienestar.

“Todas las marcas pueden ser ahora una marca de bienestar. El bienestar es en muchos sentidos el beneficio más tangible del “propósito”. Creemos que esta es una muy buena noticia para las marcas. Demuestra que el bienestar sigue siendo una oportunidad de crecimiento de dos dígitos al cumplir con numerosas expectativas de los consumidores para cerrar la brecha entre lo que desean y lo que obtienen”, dijo Marion McDonald, directora de práctica de salud y bienestar global de Ogilvy.

Cada marca puede tener su parte justa del pastel de bienestar

Otra conclusión importante del informe es que todas las marcas pueden crecer a través del bienestar. El bienestar ya no es un sector de lujo de los spas ni el terreno exclusivo de las marcas de bienestar; los consumidores lo tienen muy claro:

  • El 73% dice que las marcas necesitan una estrategia de bienestar como parte de su misión principal.
  • El 67% dice que debería haber más opciones de bienestar, independientemente de lo que estén comprando.
  • El 52% espera que los automóviles, los bancos o las aerolíneas ofrezcan opciones de bienestar, casi igual a la categoría de bocadillos (56%)

Los consumidores esperan que todas las marcas contribuyan a su bienestar. Y el 59% está de acuerdo en que vale la pena pagar más por las opciones de bienestar.

Ser Social y tener un propósito, las nuevas fronteras del bienestar

Si bien las comidas saludables, el buen sueño y el tiempo para relajarse siguen siendo prioridades críticas de bienestar a nivel mundial, este estudio encuentra que el bienestar ahora es menos egocéntrico. En 2020, el bienestar tiene cuatro facetas: física, psicológica, social y con un propósito.

Cada vez más, las personas nos dicen que no pueden sentirse bien si no se sienten conectadas o si no contribuyen a hacer del mundo un lugar mejor.

  • El 71% dice que una marca de bienestar debería marcar una diferencia positiva
  • El 60% dice que debería darles un sentido de propósito.
  • 53% dice que una marca debería ayudarlos a sentirse conectados

Esto abre muchas oportunidades para que las marcas formen vínculos más estrechos con sus consumidores a través de un propósito activo. Actualizar la estrategia social de una marca a través de la lente del bienestar puede generar una conexión más rica y personalizada y un comercio social más exitoso.

Cerrar la brecha de la autenticidad para aprovechar oportunidades de crecimiento

La perspectiva de bienestar es un sentimiento cada vez mayor entre los consumidores, y encontramos que solo el 41% está de acuerdo en que las marcas que hacen promesas de bienestar suelen ser creíbles. Además, el 53% dice que les resulta difícil diferenciar entre afirmaciones de bienestar reales y falsas.

La gente quiere historias auténticas, ingredientes que puedan entender, beneficios en los que puedan creer y, lo más importante, marcas que cumplan sus promesas de desarrollar una fuerte ventaja competitiva.

La economía del bienestar ofrece algunas de las perspectivas de crecimiento más emocionantes en el marketing de bienes de consumo, y el Covid-19 solo acelerará este fenómeno. Pero existe una necesidad profunda y urgente de reformular la oferta de bienestar y cerrar la brecha de bienestar para los consumidores (Como habíamos dicho anteriormente entre lo que esperan y lo que realmente obtienen) . El estudio Ogilvy Wellness Gap ayuda a las marcas a encontrar sus oportunidades de crecimiento en la nueva frontera de la industria del bienestar.

Descargue el reporte completo aquí.

Con información de Direct Selling News.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close