4 HÁBITOS para tener ÉXITO en el cumplimiento de tus METAS

Es difícil mantener tus metas. El anhelo de comer sano se ve abrumado por el deseo de comer una hamburguesa. La necesidad de completar tu lista de tareas pendientes queda atrás por un fin de semana de Netflix. Las metas se ponen en segundo plano, y la inspiración que alguna vez fue tan fuerte disminuye rápidamente.

Todos tenemos cosas que queremos lograr. Ya sea estar en mejor forma, escribir un libro, hacer crecer tu negocio o educar de la mejor manera a tu familia; nuestros objetivos nos mantienen inspirados sobre el futuro. Por eso es tan divertido llegar a las metas: es emocionante pensar en lo maravilloso que sería si perdieras 20 libras o dejaras tu trabajo para perseguir un sueño.

Estamos programados para entusiasmarnos con estas cosas. La dificultad es apegarnos a nuestros objetivos y convertirlos en realidades.

Para ayudarte, aquí hay cuatro hábitos que la investigación ha demostrado que pueden tener un impacto directo en tu capacidad para llegar al éxito:

1. Toma menos decisiones

¿Cuántas decisiones tomamos todos los días? Miles.

Desde el momento en que nos despertamos, nuestras mentes están tomando decisiones: presionar posponer o no, ya sea mirar a nuestros teléfonos, a quién enviar un mensaje de texto primero, qué calcetines usar, y la lista continúa. En el transcurso de un año, esos millones de determinaciones pueden acumularse y resultar en fatiga de la decisión, al punto en el que estás tan cansado que dejas de prestar a cada resolución la atención que merece.

Publicidad

Kathleen D. Vohs, investigadora de la Universidad de Minnesota, dirigió un gran estudio para descubrir el impacto que la toma de decisiones tiene sobre nosotros. Su investigación encontró que adoptar una determinación agota los mismos recursos utilizados para el autocontrol y la respuesta activa. En varios análisis, el equipo de Voh halló que tomar muchas determinaciones daba como resultado una menor resistencia física, una menor persistencia ante el fracaso, una mayor postergación y una menor capacidad para realizar cálculos aritméticos. De esto, podemos concluir que al reducir la cantidad de elecciones que tienes que hacer cada día, puedes limitar los efectos secundarios negativos de la fatiga de decisión.

Un simple ajuste podría ser comer el mismo desayuno todos los días. En lugar de debatir si deberías comer huevos, tostadas, panecillos o tofu revueltos, sigue un desayuno estándar todas las mañanas y reduce la fatiga que conlleva la toma constante de decisiones.

2. Haz tiempo para practicar yoga 

¿Qué tienen en común Oprah, Jack Dorsey y Richard Branson? Además del gran éxito, cada uno practica yoga.

El yoga se ha convertido en una de las tendencias de más rápido crecimiento en América del Norte, y por una buena razón. Estudio tras estudio demuestra los beneficios de practicar esta disciplina y su impacto en la salud, tanto física como mental. Una investigación en particular destacó los efectos del yoga en los empleados con alto estrés: aquellos que adquirieron este hábito vieron una reducción en el estado de tensión percibido y una mejora en la calidad del sueño.

3. Concéntrate en una tarea a la vez

He visto muchos currículos a lo largo de los años. Una cosa que la gente a menudo menciona bajo “fortalezas” y que es un motivo de rechazo inmediato, es la palabra multitarea.

La multitarea es un hábito peligroso que puede causar más daño que bien. De hecho, un estudio realizado por la gente de la Universidad de Stanford encontró que la multitarea te hace menos productivo de lo que serías si decidieras hacer una sola labor. Además, la investigación descubrió que las personas que cumplen múltiples tareas no pueden prestar atención, no recuerdan información ni pueden cambiar de tareas tan rápida y eficazmente como alguien que termina un trabajo a la vez.

Publicidad

4. Escucha rock o hip-hop mientras trabajas

El año pasado, el dicho “Bebe una taza de café, escucha un poco de rap gangsta, y manéjalo” apareció en tazas, camisetas y en todo el Internet. Resulta que esta idea es apoyada por la ciencia como una excelente manera de ser productivo.

En un estudio llamado “La música del poder: consecuencias perceptivas y de comportamiento”, los investigadores encontraron que la melodía de alto poder hace que las personas se sientan más capacitadas y en control. El análisis utilizó una serie de canciones para descubrir cómo se sentían los participantes con cada ritmo musical, y llegó a la conclusión de que el sonido de fondo que escuchas puede tener una influencia directa en tu estado de ánimo y que la música incrementa la sensación de poder de quienes la escuchan.

No es fácil adoptar nuevos hábitos. Es por eso que te desafío a tomar una o dos de estas ideas e implementarlas en tu vida, en lugar de las cuatro. Si puedes tomar solo una de estas rutinas y hacerla tuya, es probable que comiences a notar cambios inmediatos y mejoras en tu vida.

Sé consciente de los hábitos que adoptas y mantente comprometido con el logro de tus objetivos. El éxito no sucede solo porque te planteaste algunas metas. El éxito llega porque te despiertas todos los días, adoptas una serie de costumbres y das los pequeños pasos que necesitas para convertir tus grandes sueños en realidad.

Vía | Success

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close