5 tipos de ANSIEDAD que te detienen y cómo tratar con ellas

La ansiedad puede realmente socavar nuestra felicidad si no aprendemos cómo es y poder enfrentarla.

Hay tantos tipos diferentes de ansiedad que pueden aparecer y robar momentos perfectamente agradables de nuestras vidas. Es una bestia de un rasgo que puede ir desde un poco incómodo hasta una incapacidad total. En los términos más simples, la ansiedad es la preocupación. Hasta qué punto nos estresamos y nos preocupamos es lo que aumenta o disminuye nuestra angustia.

La ansiedad parece ser la nueva palabra de moda dada nuestra sociedad en rápido movimiento y siempre debe estar un paso por delante del juego. Como terapeuta, es un síntoma común que atrae a muchos clientes a mi oficina.

Como siempre, cuando adquirimos más conocimientos sobre un tema, se vuelve menos aterrador. Si algo ya no es tan intimidante, podemos combatirlo con más confianza y éxito. Esto obliga a la bestia (ansiedad) a perder su poder para que podamos permitir que pase y se vaya.

Dicho esto, señalaré 5 tipos diferentes de ansiedad, discutiré cómo se ven y cómo tratarlos. Después de todo, el truco es que No sea tu enemigo, ¿verdad?

1. Ansiedad generalizada

La ansiedad generalizada es uno de los tipos más comunes de angustia. En pocas palabras, este estado mental se describe como tener una sensación excesiva y exagerada de preocupación por los eventos de la vida cotidiana sin razones obvias.

Cuando se trata de eso, es el estrés, independientemente de si la preocupación es objetivamente legítima o no. Los eventos pueden ser benignos y simples, pero nos causan un montón de angustia.

La ansiedad generalizada tiene la capacidad de disminuir la calidad de nuestra vida a medida que crece y se hace más fuerte. Un poco de preocupación aquí o allá, puede ser típico, aunque cuando la intranquilidad se convierte en estrés y es normal el rumor diario sobre todas las cosas que podrían salir mal, este tipo de angustia podría comenzar rápidamente a quitarnos la tranquilidad.

2. Trastorno obsesivo compulsivo, TOC

La gente que padece trastorno obsesivo compulsivo puede tener pensamientos e impulsos obsesivos o comportamientos compulsivos y repetitivos. Algunas personas diagnosticadas tienen tanto obsesiones como compulsiones.

Con el TOC, tus pensamientos y acciones se sienten incontrolables, por lo tanto, te consideras incapaz de funcionar de manera normal, lo que afecta enormemente todo en tu vida. El trabajo, la escuela, las relaciones, tu nombre, sufren debido a la necesidad fija y tiendes a tener un comportamiento compulsivo o de obsesión.

Los pensamientos obsesivos pueden ir desde la necesidad de que las cosas estén en un orden particular hasta el temor de lastimarte. Los hábitos compulsivos pueden ser desde lavarte las manos repetidamente hasta verificar si las luces están apagadas varias veces más de lo necesario. Estos comportamientos “rituales” son exclusivos de una persona y pueden afectar a cualquiera que nos ame y esté cerca.

Como suena, este trastorno tiende a ser más obvio ya que las conductas o pensamientos alientan a una persona a desarrollar comportamientos de manera que salgan del ámbito de lo que se considera “normal”.

3. Trastorno de ansiedad social

La ansiedad social es cuando el pensamiento o la interacción real con otras personas es la causante de una angustia irracional. Los temores de este tipo pueden manifestarse de varias maneras; preocuparte por la forma en que se desarrollará la interacción, si ocurrirá el juicio, temor de vergüenza y preocupación por decir algo “incorrecto” o “tonto”.

La ansiedad social es muy aislada, lo que perpetúa aún más el ciclo malsano de mantenerte en ti mismo y fortalecer los temores delirantes debido al aislamiento.

4. Trastorno de estrés postraumático

Definido por WebMD, 

“El trastorno de estrés postraumático es una condición grave que puede desarrollarse después de que una persona haya experimentado o presenciado un evento traumático o aterrador en el que ocurrió un daño físico grave o fue amenazada”.

También conocido como, PTSD, es un trastorno que causa sentimientos de miedo intenso o impotencia en el individuo.

Publicidad

El área gris con este trastorno de ansiedad es que el trauma es relativo. Es decir, lo que es traumático para una persona puede no serlo para otra. Tragedias inesperadas como muertes, pérdidas, desastres naturales son eventos que nuestra sociedad tiende a ver como “traumáticos”.

Aunque cuando el trastorno de estrés postraumático se debe a cosas como nuestra exposición a relaciones íntimas abusivas o experiencias en las que nos sentimos traumatizados, las señales de advertencia pueden pasar desapercibidas (no ser reconocidas) o ser diagnosticadas erróneamente.

Algunos síntomas comunes del trastorno de estrés postraumático son shock, ira, nerviosismo y miedo. También pueden aparecer síntomas sobre el trauma, como los flash backs o escena retrospectiva, las pesadillas y la pérdida de concentración, así como la incapacidad para funcionar bien. Por lo general, los síntomas aparecen dentro de los 3 meses siguientes al incidente traumático específico.

5. Agorafobia

La agorafobia es cuando la persona evita los lugares o situaciones que anticipa que le causarán pánico al desencadenar sentimientos de estar atrapado, indefenso o avergonzado.

La ansiedad es causada por el miedo a que no haya una manera fácil de escapar de la situación que está provocando el pánico. Los síntomas de la agorafobia se centran en el miedo a abandonar el hogar, lo que crea preocupación por la exposición a multitudes, espacios cerrados y, esencialmente, cualquier entorno que provoque ansiedad en la persona.

Cuando el miedo es tan abrumador que no puedes salir de tu hogar, esto resulta en una falta de funcionamiento, pérdida de calidad de vida y podría llevar al aislamiento y la depresión.

Cómo lidiar con la ansiedad

Con cualquier tipo de ansiedad con la que estés lidiando, ten en cuenta que hay cosas que puedes comenzar a hacer por ti mismo y de inmediato, para ayudar a aliviar los síntomas que experimentas.

Una vez escuché que la alta ansiedad se describía hábilmente como “atrapada dentro de tu propia prisión impuesta”. La buena noticia es que tienes la llave de tu propia celda de prisión, mi amigo.

Con compromiso y atención, puedes encontrar alivio de los síntomas y, en última instancia, más paz general.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo hacerlo:

1. Cuestiónala y debilítala

Una técnica para “Salir”, para mí, cuando un cliente está luchando contra la ansiedad, es comenzar a atacarla cuestionándola y enterrándola.

Por ejemplo, siempre voy directo a la yugular y pregunto de qué se trata el miedo.

La verdad es que las posibilidades de que ocurra nuestro mayor temor son escasas o nulas. Por lo general, también cuando alguien está luchando contra una ansiedad muy fuerte, necesita algo de ayuda para que su escala de evaluación de estrés vuelva a encarrilarse, y es ahí cuando entra en juego la capacidad de “reducirla” a su más mínimo nivel.

Cuando estamos angustiados, nuestra escala de lo que es un gran problema tiende a estar fuera de lugar. Es decir, comenzamos a enfatizar sobre cosas que son aspectos relativamente “normales” de la vida. Esto se ve con gran furor en el camino o, en general, en cualquier momento, si el nivel de reacción de una persona no logra alinearse con el evento real.

He notado que una vez que pongo palabras a los miedos de mis clientes que luchan contra la ansiedad, la emoción a menudo pierde su poder y no parece tan mala.

2. Respira profundamente

Aprender formas de calmar y despejar tu mente mediante la práctica de técnicas de relajación es una clave para nuestra salud general y nuestro nivel de felicidad.

Todos nacimos sabiendo cómo respirar naturalmente desde nuestros vientres (diafragma). A medida que crecemos y estamos expuestos a las presiones de la vida, podemos comenzar a respirar desde nuestro pecho, que se define como respiración superficial. Este tipo de respiración está vinculado a personas con ansiedad.

Publicidad

Piensa en la hiperventilación, que es una respuesta psicosomática al estrés y al pánico. Aprender y practicar estrategias que están orientadas a disminuir la respiración calmará tu sistema.

Las técnicas como el yoga y la meditación son excelentes habilidades para perfeccionar y practicar métodos de respiración útiles.

3. Mueve tu cuerpo

Aprovechar tu físico y mover tu cuerpo regularmente es una obligación, pero puede ser una gracia salvadora cuando se trata de quienes luchamos con la ansiedad.

La liberación de endorfinas naturales a través del ejercicio puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo, lo que te permitirá combatir esos molestos sentimientos de preocupación.

4. Enfrenta tu miedo

Con lo que sea que estés tratando en la vida, nada desaparecerá completamente hasta que lo confrontes directa y deliberadamente.

Cuando puedas reunir el coraje para desafiar las preocupaciones irracionales que tienes, éstas disminuirán o incluso desaparecerán por completo.

Ves la verdad de todo cuando eres lo suficientemente valiente para enfrentarlo de manera directa. Esto es cierto en el momento en que nos sentamos y nos enfrentamos a nuestra ansiedad. Es común querer escapar de la ira de la angustia por estar constantemente tan ocupado y alejado de la emoción. Y aunque esto puede calmarte por algún tiempo, eventualmente resurgirá, ya que como cualquier cosa, esto no se trata por completo.

Recuerda a los amigos, ya que la única forma de superar algo es pasar directamente a través de eso. No hay atajos cuando se trata de sobrellevar la ansiedad o la vida, si la vives con sinceridad.

5. Cuida tu ingesta de alcohol y cafeína

Nuestros cuerpos son similares a los tanques de gas. Lo que ponemos en nuestro sistema afecta absolutamente tu rendimiento.

Si luchas contra la ansiedad, ten en cuenta tu consumo de alcohol y cafeína. La cafeína es un estimulante que acelerará tu sistema y se sabe que aumenta tu ansiedad. Un efecto secundario de abstinencia del alcohol es el aumento de la angustia.

Lo más importante es que el aumento de la conexión entre el cuerpo y la mente, al hacerte más consciente de cómo te sientes de manera única cuando colocas ciertas sustancias y alimentos en tu cuerpo, es esencial para tu salud en general.

Pensamientos finales

Sé que si actualmente te encuentras en una situación de fuerte control de la ansiedad, puedes sentir que nunca disminuirá. Debes tener claro que puedes y que lo harás con el compromiso de llevar un auto cuidado positivo para combatirla.

Una vez que comiences a ver tus hábitos, tus propias conversaciones y tus patrones de cuidado personal, puedes empezar a controlar tu ansiedad. Con más herramientas en tu bolsillo para enfrentar la angustia y colocarla en su lugar, sentirás alivio y una calidad de vida en general más alta.

Vía | Life Hack

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close