Cómo SUPERAR el miedo a ser rechazado a la hora de PROSPECTAR

¿Tienes miedo de ser rechazado y que te digan NO cuando prospectas?

Aquí está mi solución para superar tu temor al rechazo y cómo reclutar como locos.

Cómo superar el miedo al rechazo

¿Cómo puedo vencer el pánico al NO?

Hablemos del miedo al rechazo. ¿Qué significa eso? ¿Cuál es la connotación detrás del temor a que te digan NO? Te daré un tipo diferente de cosas para pensar.

¿Qué es el miedo al rechazo?

Voy a decir que hay dos causas principales para sentir temor a ser  rechazado.

Razón # 1

Una de las primeras causas del miedo al rechazo es que te fascina tener un resultado.

“Tengo miedo de esto porque realmente quiero que hagan algo en particular. Deseo que ellos realicen una determinada cosa”.

Y, por cierto, casi todos somos, de alguna manera en la vida, fanáticos a conseguir algo.

Por ejemplo, si abro la puerta para alguien y no me dan las gracias. Y eso me enoja. Esto significa que esperaba un resultado, que soy de los que piensa que se debe agradecer. Entonces, yo siempre espero que me agradezcan.

Si horneas un pastel para tu pareja y es una hermosa torta de cerezas; es increíble, obtuviste las cerezas de Traverse City, en Michigan, y son súper deliciosas, y te pasas todo el día haciendo esta tarta. Tú sabes, horneas el pastel, vienen a casa, y no te lo agradecen y ni siquiera lo comen. Entonces te enojas porque esperabas un resultado diferente. ¿Bueno?

Entonces, debes eliminar ese afán por lograr un impacto

No me importaba si alguien decía sí o no. No me interesaba, y por eso lo eliminé de mi vida.

Ahora, no es como si yo naciera de esa manera. Lo creé dentro de mí mismo, lo construí, me convertí en eso, porque simplemente no me importaba. Ahora voy a ver si estas abierto o no.

Ejemplo:

Déjame darte mi ejemplo favorito sobre esto.

El preferido es: si tú vas a un restaurante, el camarero o la camarera se acerca a ti y te dice: “¿le gustaría una porción de nuestro pastel de lima hecho en casa?”

Y tú respondes: “No, no, gracias”.

Ellos dicen: “¿Por qué no desea el pastel? ¿Cómo es que nunca come la torta? Nunca desea probar el pastel”.

Esto lo dicen porque solo están viendo si estás abierto al pastel.

Publicidad

Quiero decir, imagínate cómo sería la carrera de un camarero o una camarera si estuvieran  pendientes de tus deseos. Si fueran apasionados a esperar que tú tomaras su sugerencia y comieras el pastel.

Piensa, ellos van a la parte de atrás de la cocina, rompen platos, y dicen algo como: “Esto está mal, hombre. Hacemos la mejor tarta de la casa para que ellos no la prueben. Es una tontería. ¿Qué es lo que está pasando aquí?”

Así las cosas, su trabajo no duraría mucho.

Pero algunos comercializadores de la red actúan de esta manera… “¿Sabes?, ayudé a mi mejor amigo a mudarse a la universidad, le compré un boleto para el juego de los Redskins y ni siquiera se unió a mi negocio. Esto es algo muy malo, hombre”.

Porque ridículamente esperan obtener algún resultado a cambio.

Ahora, has escuchado esto. Has oído que te casas con el proceso, y te divorcias por los resultados. Pero, realmente tienes que entender cómo es eso.

Razón # 2

Entonces, yo diría que esta es la razón más importante. Estoy a punto de golpearte en la cara con la verdadera causa por la que la mayoría de la gente tiene miedo al rechazo.

La otra razón por la que las personas temen a ser rechazadas, es que posiblemente aprecian y aman más su autoimagen que lo que consideran que podrían impactar a otro individuo.

Eso es cierto.

Es verdad.

Somos tan apasionados a la forma como miramos a otros, que nos preguntamos: ¿Cómo nos vemos? ¿Nos vemos regios? ¿Nos vemos impresionantes?

La mayoría de las personas son mucho más entusiastas a verse bien para los demás, tanto que, posiblemente, marcan esa imagen de sí mismos y a la cual son tan fanáticos. Si te rechazan, entonces tu  autoimagen no es tan genial. Eso significa que te importa más cómo te ves y no lo que puedas estar impactando a alguien.

Esa es la verdad, así duela.

Te preguntas, cómo te ves más importante para crear un posible impacto en una madre soltera, un veterano discapacitado, un integrante de tu familia, un miembro de tu comunidad, o de tu vecindario. Vaya, cómo te ves y cómo te puedes pasear por la ciudad mostrándote mucho más conveniente como para impactar a alguien que necesita ganar dinero, que necesite tu producto, o tu servicio. Esa cara está justo aquí. No quieres que te rechacen porque eso, bebé, es muy valioso para ti.

Si realmente deseas aumentar la posible impresión que causes, si de verdad te importa impresionar a más personas, tienes que estar dispuesto y arriesgarte a no verte bien.

Tienes que estar preparado para perder el estatus social. La mayoría de las personas no lo están. Eso los deja a disposición del miedo al rechazo.

Permanecerán con este temor a ser rechazados, algo como: “No quiero acercarme a ellos porque probablemente dirán que no, y luego pareceré estúpido”.

Ganar dinero

Bueno, estoy seguro de que me alegrará saber que mi amigo Chris, que vive en Cape Coral, Florida, se preocupa por impactar mi vida más de lo que se inquietó por su propia imagen cuando me invitó a una presentación de mercadeo en red en casa. Gracias, Chris, muchas gracias.

Tal vez solo le importaba hacer dinero. Oh, Dios no lo quiera, Dios mío. Tal vez, solo tal vez, no le interesaba impactar, sino ganar dinero, solo quería obtener una ganancia.

Publicidad

Bien ¿adivina qué? Si eres tan codicioso como puedas, si solo te importa hacer dinero, no podrás evitar impactar a la gente. En el mercadeo en red, si solo te importa la comisión, y eso es lo único que te interesa, no puedes dejar de impactar a las personas.

No importa si un amigo te invitó a una reunión en el hogar donde te uniste y te convertiste en la fuente de ingresos número uno en esa empresa, no interesa si solo le importó la comisión.

¿Sólo convenía eso? ¿Es valioso si solo se preocuparon por la comisión o por impactar tu vida? No interesa. Sólo esperaban que te acercaras. Eso es lo único que deseaban. No importa lo que pienses.

Dicen, “Pero Ray, tengo una gran intención. Quiero impactar a mucha gente. Tengo muchas ganas de hacer una diferencia en este mundo. Pero simplemente no quiero ser rechazado”.

Detente, realmente no te importa impactar a las personas si tienes miedo al rechazo. Porque eres fan a tu propia imagen.

Puedes decir que quieres impactar a muchas personas. ¿Sabes por qué lo mencionas? Porque es bueno para esa autoimagen, bebé. Es bueno para ti decir: “Solo quiero impactar a las personas. Solo quiero ayudar al mundo”. Eso es muy conveniente para tu autoimagen.

Sigues diciéndolo y luego no haces nada al respecto. Sin embargo, te hace lucir bien, ¿no? No tengo impacto en nadie, pero me veo bien.

“Hola buenos días. Estoy aquí para impactar a la gente. Oye, cómo te va por allá. Estoy aquí para hacer una diferencia. No le voy a preguntar a nadie porque podría ser rechazado y parecer un idiota. Puede que la gente se burle, y hablen a mis espaldas. Pero estoy aquí para lograr algo diferente. Hey, hago una diferencia. Impacto.”

Llamado a ser justo

Deja de decir que quieres hacer una diferencia. No digas que deseas impactar si tienes miedo al rechazo porque es una tontería. Significa que tu imagen es más importante para ti, que mirar a los demás y generar un cambio mientras fluye sangre por tus venas. Sólo llámate a ser honesto. Detente.

Si quieres ser justo di: “¿Sabes qué? Me encantaría hacer una diferencia. Me fascinaría  causar un impacto. Pero estoy tan asustado por la forma en que miro a los demás que probablemente no voy a poder hacerlo”.

Te digo esto para que veas tu mundo de una manera diferente. Te lo menciono para no molestarte, ni para burlarme de ti, sino simplemente para ayudarte a ver la realidad.

Ahí está la historia que te dices a ti mismo: “Voy a hacer una diferencia. Estoy aquí para cambiar la vida de las madres solteras. He venido para realmente… pero me da miedo que me rechacen”.

No puedes tener un orden en la marcha para hacer una diferencia en la vida de las personas, para cambiar este mundo, mientras tengas miedo al rechazo. Son diametralmente opuestos. Simplemente no funcionan. No funciona.

O tienes miedo al rechazo y una gran pasión por tu propia imagen, o vas a hacer una diferencia.

  • ¿Busqué gente y me llamaron idiota? Sí.
  • ¿Solicité la atención de algunas personas y ellos hablaron a mis espaldas? Sí.
  • ¿Hablé a la gente y me dijeron “Esas cosas nunca funcionan”. “Oh, es una pirámide” “Oh, no pudiste hacerlo en bienes raíces ¿eh?”  Sí.

Tenía todas esas cosas, pero quería causar un impacto sin importarme lo que pensaban. Realmente no me preocupaba lo que pudieran pensar. O te importa lo que piensen los demás, y cómo los miras, o estás generando un impacto, eso no es lo mismo.

¿Te ayudó esto? Si es así, te agradecería mucho si comentaras a continuación y lo compartieras en Facebook.

Si te ha gustado esta publicación sobre Cómo superar el miedo al rechazo, retwittea y comenta, por favor.

Vía | Ray Higdon

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close