Por qué los millennials deben aprender más sobre educación financiera para ser inversores exitosos

No hay duda de que invertir es la clave para lograr la libertad financiera.

20 de noviembre de 2020
Foto: Rich Dad y Envato Elements

El dinero debería ser la última preocupación cuando se trata de inversiones millennials.

Cuando se trata de dinero e inversiones, los millennials son una bestia diferente a las generaciones anteriores.

Sus actitudes hacia la inversión fueron fuertemente moldeadas por el rápido cambio de la sociedad y la tecnología, y el colapso de instituciones confiables a medida que crecían. Como escribió recientemente David Brooks en “The Atlantic”:

Las generaciones emergentes de hoy no disfrutan de esa sensación de seguridad. Crecieron en un mundo en el que las instituciones fallaron, los sistemas financieros colapsaron y las familias eran frágiles. Los niños ahora pueden esperar tener una calidad de vida más baja que la de sus padres, la pandemia se desata, el cambio climático se avecina y las redes sociales son viciosas. Su cosmovisión se basa en la amenaza, no en la seguridad. Por lo tanto, los valores de las generaciones Millennial y Gen Z que dominarán en los próximos años son lo opuesto a los valores Boomer: no liberación, sino seguridad; no libertad, sino igualdad; no el individualismo, sino la seguridad del colectivo; no meritocracia de hundirse o nadar, sino promoción sobre la base de la justicia social. (“América está teniendo una convulsión moral“, octubre de 2020).

En un artículo reciente en “The Wall Street Journal”, los millennials informan lo siguiente:

  • Se sienten más agobiados económicamente que sus padres y abuelos.
  • Están posponiendo grandes decisiones como comprar una casa debido a la incertidumbre
  • “Más de la mitad de los millennials encuestados se sienten abrumados por las obligaciones financieras, en comparación con el 39% de la Generación X y el 31% de los boomers”
  • “La creación de un fondo de emergencia es un enfoque para el 60% de las personas entre 23 y 38 años, en comparación con un poco más de la mitad de las dos generaciones anteriores”
  • “La desconfianza hacia las instituciones financieras afecta al 37% de los millennials encuestados, en comparación con el 29% de la Generación X y el 22% de los baby boomers”

En general, esto se suma a una generación que está al borde de una transferencia de riqueza de US$ 24 billones de los Baby Boomers a ellos sin un coeficiente intelectual financiero real, sin plan e incluso con miedo a invertir, y una mentalidad de escasez que les dice que no tendrán suficiente dinero para emergencias si invierten.

“¿Cuánto dinero crees que necesitas para empezar a invertir?”

Esa es la pregunta que la aplicación de finanzas personales Twine les hizo a los millennials en un sondeo de 2018, y las respuestas fueron reveladoras.

Según la encuesta, “el 46 por ciento de los millennials cree que necesita al menos US$ 1,000 para comenzar a invertir. Otro 17 por ciento piensa que requiere al menos US$ 10,000 antes de poder invertir”.

Más de la mitad de los encuestados pensó que no tenía suficiente dinero para empezar a invertir.

Dado todo lo que compartí sobre la generación millennial y su visión del dinero, no es de extrañar que muchos de ellos respondieran de esta manera y no inviertan.

Para muchas personas, incluso US$ 1,000 adicionales parecen mucho dinero. Para otros en la generación del milenio, puede parecer insuperable. Pero la realidad es que la cantidad no importa… la mentalidad sí. Aquellos que hoy piensan que necesitan US$ 1,000 mañana creerán que requieren US$ 10,000.

¿Por qué?

El problema no es el dinero, es la confianza.

Preguntar cuánto necesitas para comenzar a invertir es el interrogante incorrecto

No hay duda de que invertir es la clave para lograr la libertad financiera. Pero la verdad es que si no tienes un alto coeficiente intelectual financiero, no importará cuánto dinero tengas. En la mayoría de los casos, simplemente desperdiciarás tu capital en malas inversiones.

Cuando los millennials que quieren invertir me preguntan cuánto dinero necesitan para empezar, les digo que dejen de preocuparse por el efectivo y empiecen por adquirir conocimientos financieros. Al hacer eso, comprenderán cómo encontrar inversiones que atraigan dinero y que no se necesita capital para iniciar una inversión.

Mi primera inversión, un condominio en Hawaii, fue financiada con tarjeta de crédito. No recomendaría eso como una estrategia estándar para la mayoría de la gente, pero había hecho el trabajo de estudiar cientos de propiedades, entendí cómo era una buena inversión y tenía un modelo financiero sólido que hacía que el riesgo valiera la pena. Resultó ser una inversión muy exitosa y no me costó nada de mi bolsillo.

La realidad es que no es difícil empezar a invertir. Simplemente necesitas pasión por aprender y estar dispuesto a poner en práctica tus enseñanzas.

Cómo convertirte en un inversor exitoso

Cuando era más joven, mi padre rico me dijo: “Los ricos se vuelven más ricos en parte porque invierten de manera diferente a los demás. Invierten en cosas que no se ofrecen a los pobres y la clase media. Sin embargo, lo más importante es que cuentan con una formación educativa diferente. Si tienes la educación financiera adecuada, siempre tendrás mucho dinero”.

Mi padre rico solía hablar de una fórmula simple para invertir en el éxito que llamó las tres E.

1. Educación

La mayoría de las personas aprenden lectura, escritura y aritmética. Pero aquellos que tienen éxito financiero también tienen un tipo diferente de enseñanza: la educación financiera.

La educación financiera es la base para generar riqueza. Sabes que eres financieramente más inteligente cuando puedes notar la diferencia entre:

  • Deudas buenas y malas
  • Buenas pérdidas y malas pérdidas
  • Buenos gastos y malos gastos
  • Pagos de impuestos versus incentivos fiscales
  • Compañías para las que trabajas versus negocios de tu propiedad
  • Cómo construir una empresa, cómo arreglar una empresa y cómo hacer pública una empresa
  • Las ventajas y desventajas de las acciones, bonos, fondos mutuos, negocios, bienes raíces y productos de seguros, así como las diferentes estructuras legales.

2. Experiencia

Un inversionista exitoso tiene un plan, está enfocado y juega para ganar. Esto no significa que no fallará. El fracaso es parte del juego. Lo que separa a los ganadores de los perdedores cuando se trata de invertir es la capacidad de aprovechar las experiencias, tanto las de éxito como las de fracaso, y aprender de ellas para mejorar cada vez más. Eso es lo que quiero decir con experiencia.

La mayoría de la gente no aprende de sus éxitos y fracasos. En cambio, saltan de una cosa a otra esperando que alguna se quede. Los buenos consejos no te hacen rico, la experiencia sí. Y la experiencia es la forma más segura de generar la confianza que necesitas para llegar a la cima en tus inversiones a largo plazo.

Para los millennials que quieren empezar a invertir, esto es especialmente importante. Si tú eres como muchos en tu generación que tienen miedo y una mentalidad de escasez, nunca serás un inversionista exitoso. Para convertirte en un inversionista de éxito, debes intentarlo, fallar, aprender y hacerlo de nuevo hasta que hayas ganado el juego. La mejor parte es que esto no requiere confianza en instituciones como los grandes bancos y Wall Street. Simplemente necesitas confianza en ti mismo. Y esa es la seguridad más importante que puedes generar.

3. Exceso de efectivo

Al igual que los millennials que fueron encuestados por Twine, cuando la mayoría de las personas escuchan que necesitan un exceso de efectivo para ser un inversionista exitoso, lo analizan. A menudo los escucho decir cosas como: “Vivo de sueldo en sueldo” o “Nunca tendré suficiente dinero para invertir bien”.

El problema es que la gente escucha dinero en efectivo en exceso en lugar de un excedente de capital.

Cuando Kim comenzó a invertir, compró una pequeña casa en Portland, Oregon. No tenía mucho dinero extra disponible. Pero contaba con una gran educación financiera, un plan y estaba construyendo su experiencia. Pudo ahorrar el dinero necesario para el pago inicial y comprar la propiedad. Flujo de efectivo alrededor de US$ 25 por mes.

No hay nada de malo en empezar de a poco. Es a través de pequeñas inversiones exitosas que puedes crecer a inversiones cada vez más grandes. Hoy, Kim posee miles de unidades de apartamentos en todo Estados Unidos.

¿Cómo llegó ella?

Comenzó con educación financiera, continuó con experiencia y se inició invirtiendo sabiamente un poco del excedente de efectivo. Tú puedes hacer lo mismo a partir de hoy.

Vía | Rich Dad

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close