Qué lenguaje usar para obtener CIERRES sin que se vean como “ventas”, por T. Harv Eker

Para ayudar a la gente y también ganar dinero, debes resolver un problema para alguien.

5 de agosto de 2020
Foto: Twitter T. Harv Eker

En mis seminarios, con frecuencia pregunto a mi audiencia a cuántos de ellos no les gusta la palabra “vender”. Cuando lo hago, mucha gente levanta la mano. De hecho, yo también. Tampoco me gusta la palabra vender. Tiene una connotación realmente asquerosa, ¿no? A pesar de que no hay nada intrínsecamente malo en ello, tiene una mala reputación.

Es por eso que hoy les voy a enseñar algunas técnicas de cierre que no se sienten como vender. Sigue leyendo para obtener más información.

Si te parece que no puedes cerrar el trato, podría ser que te falte algo. ¿Quieres saber por qué vender es tu problema (y cómo deshacerte de él)?

Una técnica simple de cierre que no se siente como “ventas”

Si deseas evitar la palabra ‘vender’ en tus presentaciones, tengo un simple truco. Puede parecer que es demasiado fácil ser efectivo, pero te prometo que solo empleando esta táctica, verás mejores resultados.

¿Estás listo? Aquí está: nunca uses la palabra “vender”. En su lugar, usa “ayuda”.

Por qué la “ayuda” es mucho mejor

Al hacer este intercambio, enfatizas una distinción importante en tu ideología comercial. Te digo que no deberías usar la palabra “vender” porque no solo quiero que vendas algo a la gente. En cambio, realmente quiero que ayudes a las personas.

Entonces, ¿cómo se gana dinero ayudando a la gente? Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas buscan soluciones a sus problemas, no productos. Entonces, para ayudar a la gente y también ganar dinero, debes resolver un problema para alguien.  Esa es la única razón por la que las personas te dan dinero.

La gente no te da dinero porque eres inteligente, único, guapo o hábil.

Te dan dinero porque resuelves un problema para ellos.

“La gente no te da dinero porque eres inteligente, único, guapo o hábil. Te dan dinero porque resuelves un problema para ellos”.

Si las personas no pueden ver cómo sus problemas podrían ser resueltos por medio de lo que estás ofreciendo, entonces estás perdiendo el tiempo y los recursos.

Y si el problema que estás tratando de resolver no es lo suficientemente fuerte, tienes un camino realmente difícil por delante. Sigue leyendo para descubrir por qué… 

La gente no te da dinero porque eres inteligente, único, guapo o hábil. Te dan dinero porque resuelves un problema para ellos.


Ayudando con el problema correcto

Con todo esto en mente, debes hacer algo que ayude a muchas personas y al mismo tiempo puedas permanecer dentro de tu nicho. Muéstrale a la gente cómo puedes ayudarles y abordar sus puntos de dolor específicos. Eso se llama tu mensaje, y es la mejor técnica de cierre que existe.

Por ejemplo, supongamos que tienes un producto que revierte la pérdida de cabello. No digas: “Oye, tengo un excelente programa de pérdida de cabello. Tengo un producto que hace crecer el cabello”.

Eso está bien, pero ¿es realmente atractivo? ¿Es ese tu mensaje?

En cambio, se podría decir…

¿Estás cansado de mirarte la cabeza calva en el espejo? ¿Te frustra? ¿Recuerdas los días en que solías tener una abundante cabellera?

“Todos los días desde entonces has visto retroceder tu cabello. ¿Cómo te sientes cuando la gente te mira y lo primero que piensas que están observando es tu falta de cabello? ¿Cómo te hace sentir eso contigo mismo? 

“¿Te gustaría que volviera a crecer y volver a tener confianza en ti mismo? ¿Te gustaría levantarte por la mañana y pasarte las manos por el pelo grueso? ¿No sería genial? ¡Bueno, tengo un producto ideal para ti!

Hay una diferencia, ¿verdad? La diferencia clave aquí es que estás haciendo una oferta a las personas que  buscan solución a su problema. Esto te coloca en la posición de ayudar, en lugar de tener que venderles.

En pocas palabras: cuando sabes qué problema estás resolviendo, no tienes que “vender” nada.

Seamos claros. Tu objetivo sigue siendo las ventas…

No hay nada de malo en el hecho de que todavía deseas obtener ventas. Después de todo, estás haciendo una oferta por dinero porque para eso estás. Sin embargo, esas ventas siguen siendo personas a las que intentas ayudar. 

Recuerda, simplemente no pienses en ello como venta. Se trata de cómo lo enmarcas y qué te hará sentir mejor al entregar tus productos o servicios a la audiencia correcta. 

Esta es solo una de las muchas estrategias para convertirte en un gran comercializador.

¿Por qué necesitas convertirte en un gran distribuidor?

Bueno, es porque el marketing en sí es la parte de tu negocio que marca la diferencia entre tu éxito, mediocridad o fracaso. Desafortunadamente, la mayoría de las personas son pésimos especialistas en marketing y es por eso que la mayoría continuamente trabaja muy duro y gana muy poco.

¿Ahora qué piensas? ¿Qué tipo de lenguaje podrías usar para las técnicas de cierre que aún venden sin parecer vendedoras? Si tus ideas son buenas, consérvalas y úsalas. Si estás preparado para una lluvia de ideas creativas con otros estudiantes, ¡déjanos saber de ti en los comentarios a continuación!

Vía | Harv Eker

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close