Utah, el ESTADO con la más alta ACTIVIDAD de MLM y venta directa

Las declaraciones “Me encontré de nuevo”, “Soy dueño de mi estado doméstico ahora” y “mi experiencia solo ha sido positiva”, pueden sonar como fragmentos de un video promocional, pero no, estas son declaraciones tomadas de entrevistas con mujeres mormonas cuando se les preguntó sobre sus experiencias de comercialización con compañías de mercadeo multinivel o MLM.

Los negocios de mercadeo en red tienen un gran impacto económico y publican grandes números de reclutamiento. Cada día, 5.500 nuevas personas se unen a las compañías de MLM como distribuidores, aumentando las filas de empresas en todo el mundo, según KUTV. Este mercado empresarial en rápido crecimiento ha tenido una raíz especialmente fuerte en Utah, y el Estado tiene más compañías de MLM per capita que cualquier otro en los EE. UU.

Jane Driggs, presidenta y directora ejecutiva del Better Business Bureau, dijo que hay unas 70 compañías registradas como negocios de MLM en el Estado. Ella aseguró que la mayoría de estas empresas son calificadas por el Better Business con una “B” o mejor, y solo cuatro caen por debajo de esta valoración.

Driggs aseguró que su oficina de Utah recibe un par de quejas al año sobre los negocios de MLM en ese Estado, pero esa cifra ha disminuido desde que las compañías de mercadeo en red comenzaron a aparecer inicialmente en el estado de Beehive.

“Obteníamos más reclamos sobre los programas donde te registras para convertirte en un distribuidor independiente y luego se te envía automáticamente el producto todos los meses, pero eso ha disminuido significativamente”, manifestó Driggs. “Ahora, en su mayoría, recibimos quejas sobre la publicidad, por lo que el producto no es lo que anunciaron o lo que implicaron, o porque las personas buscan reembolsos y no pueden obtenerlos de la compañía”.

Driggs dijo que Utah tiene una alta actividad de MLM porque cuenta con menos intervención y regulación gubernamental que muchas otras áreas. Esto facilita que los habitantes de este Estado comiencen pequeñas empresas y las cultiven.

Tener amigos comprensivos que ya están vendiendo los mismos productos parece “ayudar a las personas a llegar al negocio de MLM, o no hacerlo”, según Driggs.

En 2017, los ingresos anuales totales de las nueve principales compañías de MLM de Utah llegaron a más de US$ 7.6 mil millones. Ese capital influye en la economía del Estado; aunque, dependiendo de la empresa, gran parte del dinero puede quedarse con los principales líderes en lugar de depender de los comercializadores reclutados más recientemente.

Mark Showalter, presidente del Departamento de Economía de BYU, dijo que las compañías califican como mercado multinivel cuando sus entregas minoristas se realizan a través de individuos en lugar de tiendas o sitios comerciales registrados, y cuando parte de la compensación para el distribuidor reclutado es por medio de tarifas para agentes “intermedios”.

Publicidad

“Los negocios de marketing multinivel más exitosos que conozco en Utah Valley (como Nuskin y doTerra) tienen mercados muy grandes fuera de los EE. UU.”, Dijo Showalter, y agregó que la gran cantidad de personas multilingües en esta área de los Estados Unidos también se suma al inmenso número de empresas de MLM en Utah.

Showalter dijo: “Las cosas que suenan demasiado buenas para ser verdad generalmente lo son”. Si el lanzamiento de un producto se enfoca en ganar mucho dinero de los distribuidores de línea descendente, no es probable que genere ganancias para el que lo distribuye. La gente no debería ver tal oferta como un “ganador de la oportunidad de lotería”, según Showalter, porque es más probable que los marketers pierdan dinero en ese sistema.

Driggs se hizo eco de la declaración de Showalter, destacando la diferencia entre los esquemas Ponzi, una forma de fraude en la que los inversores creen en un producto inexistente, o una empresa, y en retornos rápidos a los primeros inversionistas del dinero aportado por quienes financian posteriormente y mercadeo en red.

“Creo que los consumidores deben asegurarse de que la empresa para la que quieren distribuir es en realidad un negocio de MLM y no un esquema Ponzi”, dijo Driggs. “Puede ser difícil notar la diferencia, pero los compradores deben asegurarse de que están tratando con una empresa que está más preocupada por entregar los productos que por lograr que más personas formen parte del equipo”.

Según un estudio de 2011 realizado por Jon Taylor, presidente del Consumer Awareness Institute y especialista en compañías de MLM, el número real de aquellos que obtuvieron ganancias vendiendo para empresas de mercadeo en red fue notablemente bajo, especialmente si se compara con otros medios comunes para ganar dinero. Es probable que las siguientes cifras estén atenuadas por el tipo de marketing en red con el que una persona está involucrada (las compañías individuales pueden lograr tasas de ganancia más altas o más bajas que las de los distribuidores):

Después de los gastos, el cero por ciento de los asalariados en trabajos tradicionales en el estudio perdió dinero.

Después de realizar la inversión, el 61 por ciento de los propietarios de pequeñas empresas obtuvieron pérdidas.

Tras hacer el aporte, el 99.6 por ciento de los comercializadores de marketing en línea impulsados por el reclutamiento perdieron su capital.

Con base en este estudio, cualquier consumidor que desee adquirir un producto o servicio de mercadeo en red, o unirse a una compañía como un representante, se beneficiaría al consultar varias fuentes sobre la empresa específica. Sin embargo, las historias positivas con negocios de marketing son tan notables como las negativas.

Publicidad

Lauren Gemmell es uno de esos ejemplos.

Gemmell ha estado despachando ropa LuLaRoe durante aproximadamente un año y ha tenido una experiencia positiva con la compañía. Comenzó a distribuir la mercancía porque una de sus amigas era consultora, y le encantaba la ropa lo suficiente como para querer empezar a comercializarla ella misma.

“He ganado dinero trabajando en mi negocio. No fue fácil, pero pagar la inversión inicial fue un gran objetivo y un logro”, dijo Gemmell. “Paso aproximadamente 25 horas cada semana trabajando en mi negocio. Trato de usar toda la hora de la siesta de mi hija y un par de horas después de que se va a la cama para trabajar tanto y tan eficientemente como puedo”.

Gemmell dijo que le gusta reclutar a otras personas para distribuir el producto, pero que también puede ganar “mucho” dinero sin una línea descendente. Ella indicó que su experiencia entregando ropa de LuLaRoe la ha hecho sentir “definitivamente más positiva y feliz”.

De las mujeres que The Daily Universe entrevistó, la mayoría manifestó que tuvieron más éxito cuando trataron su empresa de MLM distribuyendo como un negocio real y dedicaron una gran cantidad de tiempo y energía a la comercialización y salida de sus productos.

“(Distribuir para un negocio de MLM) no siempre es sobre el dinero, y ciertamente no es una competencia”, dijo Gemmell. “Es un trabajo duro, pero he disfrutado mucho tener algo mío, verlo crecer y espero seguirlo haciendo todos los días”.

Vía | Universe

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close