“Por qué soy un capitalista y no un socialista”, por Robert Kiyosaki

El capitalismo tiene un elemento característico fundamental y es que en vez de fomentar la creencia en los derechos, ayuda a que las personas vean las oportunidades para crear riqueza y las aprovechen.

1 de julio de 2021
Foto: Rich Dad YouTube y Envato Elements

*El siguiente artículo fue escrito por Robert Kiyosaki y apareció originalmente en su blog Rich Dad.

Como muchos de ustedes saben, crecí con dos padres diferentes. Mi padre pobre, mi padre biológico, era el director del sistema educativo de Hawái. Era un sindicalista acérrimo, al igual que todos los miembros de mi familia que trabajaban en la educación pública y el gobierno.

Mi papá quería que yo tuviera éxito en los cuadrantes E (empleado) y A (autónomo) del Cuadrante del flujo del dinero. Me sugirió que fuera a la escuela, obtuviera mi licenciatura, que hizo él mismo, y trabajara para el gobierno o que buscara ascender en la escala corporativa en el cuadrante E o ser como mi madre, una enfermera titulada, y convertirme en médico en el cuadrante A (autónomo).

Creía en las escuelas tradicionales como las facultades, las facultades de derecho y las facultades de medicina. Valoraba las buenas calificaciones, títulos y credenciales, como un título en derecho o un título en medicina.

Eso es lo que piensan la mayoría de los padres.

Mi padre rico sugirió que me hiciera capitalista. Eso significaba que tenía que estudiar las habilidades necesarias para tener éxito en los cuadrantes B (negocio) e I (inversor).

Mi padre rico creía en la educación, pero no en el tipo de educación en el que mi padre pobre creía. En lugar de ir a la escuela, mi padre rico se inscribió en seminarios y cursos que mejoraron sus habilidades comerciales y de inversión. También tomó cursos de desarrollo personal. No le interesaban las calificaciones ni las credenciales. Quería habilidades de la vida real que le dieran fortalezas y habilidades operativas en los cuadrantes B e I.

Aprendiendo a ser capitalista

Cuando estaba en la escuela secundaria, mi padre rico volaba a menudo a Honolulu para asistir a seminarios sobre emprendimiento e inversiones. Un día, cuando le dije a mi padre pobre que mi padre rico iba a una clase sobre ventas, mi padre pobre se rió. No podía entender por qué alguien querría aprender a vender, especialmente si las horas de clase no se aplicaban como un crédito para un título universitario avanzado. Mi padre pobre despreciaba a mi padre rico, que nunca había terminado la escuela secundaria.

Debido a que tenía dos padres con diferentes actitudes sobre la educación, me di cuenta de que había dos tipos de educación. Las escuelas tradicionales eran para aquellos que querían tener éxito en los cuadrantes E y A. Pero otro tipo de educación, la educación financiera, era para aquellos que querían tener éxito en los cuadrantes B e I.

¿Qué es el capitalismo?

Hay muchas definiciones académicas del capitalismo, pero lo que aprendí de mi padre rico fue que el capitalismo estaba viendo oportunidades y capitalizándolas. No tenía una buena educación, pero tenía conocimientos de la calle. Sabía cómo funcionaban los negocios y el dinero al ayudar a administrar su tienda familiar cuando era niño. Y, como hablaré más adelante en esta publicación, supo aprovechar cada oportunidad que se le presentó.

Soy capitalista porque creo que es el mejor sistema económico para recompensar a quienes ven las oportunidades y las persiguen. En el proceso, también brindan oportunidades a los demás. Ningún otro sistema en el mundo ha producido tanta riqueza y un nivel de vida tan alto.

¿Qué es el socialismo?

Recientemente ha habido un aumento en la aceptación del socialismo en los Estados Unidos. Políticos populares como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez son los favoritos de una generación de jóvenes que ven la desigualdad en los ingresos, que es un problema real, y piensan que el socialismo es la respuesta.

Una vez más, hay muchas definiciones académicas del socialismo, pero lo que aprendí de mi padre rico es que el socialismo es en realidad solo una mentalidad de derechos formalizada en el gobierno. El socialismo tiene una mentalidad de Robinhood. Toma de los ricos y da a los pobres.

Pero mi padre rico sabía que, si bien eso podría ser útil a corto plazo, no generaría riqueza generacional ni enseñaría a las personas sobre cómo ver las oportunidades y crear innovación.

También he vivido el tiempo suficiente para ver que el socialismo y su primo, el comunismo, son al final desastrosos para un país y sus economías.

Sindicatos y anticapitalismo

Mi padre rico era un exitoso hombre de negocios que se había hecho a sí mismo y era dueño de hoteles en Hawai. A diferencia de mi padre pobre, que era muy pro-sindical (después de todo, estaba en el mundo educación), mi padre rico estaba muy en contra de los sindicatos por los abusos que vio y porque creía que eran anticapitalistas y, en muchos sentidos, un producto de una mentalidad socialista. No es sorprendente que tanto el socialismo como los sindicatos también estén invadidos por la corrupción.

Cuando era niño, escuché ambos lados de la historia y pude entender los argumentos que tanto mi padre rico como mi padre pobre dieron a favor de sus posiciones. Aunque amaba a mi padre pobre y lo respetaba como una persona maravillosa, eventualmente no pude estar de acuerdo con él sobre los sindicatos. Me puse del lado de mi padre rico, y el resto fue historia.

Pero hoy, quiero compartir una historia simple que creo que destaca perfectamente por qué soy capitalista y no un sindicalista.

Bobby y la lucha por los sindicatos

Hace muchos años, un empleado de mi padre rico llamado Bobby decidió que los trabajadores del hotel de mi padre rico deberían estar sindicalizados. Durante meses trabajó incansablemente para organizar a los empleados, predicando los “méritos” de estar en un sindicato. El trabajo de Bobby fue tan efectivo que finalmente pudo convocar una reunión para votar si los empleados se declararían en huelga y si se podrían sindicalizar.

La noche de la votación, estaba con mi padre rico, listo para ayudar y hacer lo que fuera necesario para que el hotel siguiera funcionando en caso de que sus cientos de empleados dejaran el trabajo. El ambiente era tenso, por decir lo mínimo.

Al final, se emitieron los votos y el recuento final fue una derrota para Bobby. Los trabajadores habían decidido no sindicalizarse y el negocio se reanudó con normalidad, o con la mayor normalidad posible después de tanta tensión.

El día después de la votación, mi padre rico llamó a Bobby a su oficina.

“Bobby”, le dijo. “No me gustas”.

Bobby pensó que sabía lo que vendría después. Estaba seguro de que las palabras “Estás despedido” serían lo siguiente que saldría de la boca de mi padre rico. Sin embargo, esto no fue así.

En cambio, mi padre rico le dijo: “Pero aunque no me gustas, nunca supe que tenías tanta capacidad de liderazgo. Te costó mucho trabajo organizar a toda esa gente y hacer que te siguieran así. Entonces, te estoy promoviendo. Ahora estás por encima de todo el personal”.

Lo que aprendí de la noche de Bobby

Esa noche supe que Bobby, un sindicalista, estaba cegado por los derechos, mientras que mi padre rico, un capitalista, veía claramente las oportunidades.

Por eso soy capitalista. Creo que el mundo está lleno de oportunidades, a ninguna de las cuales tengo derecho, todas las cuales puedo aprovechar.

Con información de Rich Dad.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close