¿Quién es Luis Raúl Ninapaytán? Top líder de Hinode

Luis Raúl Ninapaytán es el líder principal de Hinode en Perú, pero ya está llevando esta oportunidad de negocio por América Latina.

6 de noviembre de 2019
Foto: Luis Raúl Ninapaytán

Luis Raúl Ninapaytán es uno de los líderes más importantes de la compañía brasileña HINODE.

Este emprendedor peruano se ha propuesto llevar el nombre de la compañía de cosméticos y productos de bienestar a toda América Latina, y lo está logrando.

A continuación, una entrevista exclusiva que este apasionado networker nos concedió recientemente:

¿Dónde naciste? ¿Cuál es tu trasfondo familiar?

Nací en Lima Perú. Vengo de una familia donde no sobró nada ni faltó tampoco, una familia de clase media.

Desde muy joven vi que el dinero era un problema serio, era un problema que nos limitaba mucho. Mi mamá y mi papá discutían por ello y desde muy joven decidí que en mi familia yo iba a tener una vida abundante.

Al comienzo, me incliné por el deporte, quería ser futbolista, de hecho estuve hasta los 15 años en la preselección de Perú.

Pero en mi familia todos son profesionales y mi padre siempre apostó por la educación. Nosotros somos tres hermanos, yo soy el menor, y hoy en día los tres somos ingenieros porque mi padre siempre nos inculcó la educación.

¿Por qué estudiaste agronomía?

Yo estudié agronomía, en primer lugar, porque mi padre es agrónomo.

Pero dentro de mi visión de vida, siempre quise libertad, y yo veía que como agrónomo iba a manejar las tierras que teníamos y obviamente las iba a potencializar. Tener muchas hectáreas y ser dueño de mi negocio se podría decir.

Lamentablemente a mi padre no le fue bien en la agronomía. Después de una quiebra tuvimos que empezar desde cero. Yo ya era ingeniero agrónomo, así que fui en busca de un empleo en el Banco Agrario, aquí en Perú.

Estuve como practicante, luego como practicante profesional y después como asistente en el área de riesgos donde pasé cuatro años. Ahí fue cuando me di cuenta que el mundo laboral no estaba yendo bien, no ganaba lo que quería y veía que había mucho desempleo, pero entonces no tenía más opciones.

Leí un libro que me abrió la mente, Padre rico padre pobre. Esta lectura me hizo darme cuenta que podía ser rico, que era cuestión de mentalidad, y yo quise ser rico desde muy niño, así que me incliné por el emprendimiento. Hasta ese momento no sabía nada de redes de mercadeo, nada de multinivel. Estaba viendo negocios tradicionales para emprender. De hecho puse algunos cuantos negocios, por ejemplo, a mis 20 años comencé con la compra y venta de autos, antes de eso a mis 18 años, junto con la universidad, hacia modelaje, mientras estuve 3 años en la compra y venta en paralelo a mi universidad.

Aprendí mucho de los negocios y a los 26 años un poco aburrido y cansado del empleo, y mientras leía el libro de Kiyosaki, puse una boutique con un primo, no nos fue bien, muchos retos, ni siquiera pudimos inaugurarla, temas de local, ropa, etc. Luego coloqué mi centro de lavado de autos a mis 26 años junto con un socio mientras continuaba con mi empleo.

Luis Raúl Ninapaytán en un cultivo de cebolla.
Luis Raúl Ninapaytán en un cultivo de cebolla.

Emprendiste en el sector agropecuario. Háblanos un poco sobre eso.

Cuando estaba acabando mi carrera, en los últimos ciclos, emprendí en el mundo agropecuario, planté una hectárea de cebolla, y la verdad fue que me hizo llorar.

Fueron seis meses donde invertí todo lo que tenía, me conseguí prestado dinero, algo más de 7 mil dólares recuerdo, y fue una gran carga porque yo trabajaba de lunes a viernes y los sábados y domingos me iba hasta Paracas en auto, a unas tres horas de mi ciudad.

Entonces imagina seis meses con ese ritmo de trabajo y al final me fue muy mal. Perdí, recuperé solamente alrededor de 3 mil dólares, y lo más importante, seis meses de sacrificio. Luego de esto fue lo que te comenté acerca de la boutique y el car wash.

¿Cuáles fueron las lecciones más grandes que te dejo el mundo empresarial y del emprendimiento?

El empleo me dejó una lección muy importante, que es que te privan de tu tiempo y ganas poco, esa fue la lección más grande, porque yo con mi jefe me llevaba muy bien, el clima laboral era ideal, pero ganaba poco y se me iba toda mi semana, no tenía tiempo para nada más, Esa fue mi lección más importante en el mundo del empleo.

En el mundo del emprendimiento noté muchas cosas, entre ellas, tener un negocio propio no es fácil, es muy duro, muy complejo y muchas veces las variables para tener éxito están fuera de tu alcance, es decir, no dependen de ti. Por ejemplo, el alquiler del local para la boutique, justo cuando estábamos a punto de empezar el dueño nos dijo que ya no la quería alquilar, y argumentó que había conseguido a un mejor postor, que nosotros nos habíamos demorado en pagar, en fin. Fue una excusa, pero aprendí que no tener un local propio y depender de un tercero era algo fuera de nuestro control.

También aprendí que en los negocios tradicionales, la primera inversión que haces es bastante alta, y la mayoría de veces recuperar eso tarda mucho tiempo y algunas veces nunca se recupera. Eso me sucedió con la boutique, invertí mucho y me quedé en el aire, y en el lavadero de autos me tarde un año y medio para recuperar una inversión de 10 mil dólares, y para que después de tres años la dueña me quitara el local también, o sea trabajé en vano.

Otro punto es que trabajar con empleados no es nada fácil, cuando tú estás, todo camina bien, pero cuando no estás hay un gran problema. Ese es el tercer punto que aprendí como lección, ahí me viene esa frase a la cabeza: Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta.

La cuarta lección en el mundo del emprendimiento fue la competencia. Cuando abrí mi local de lavadero de autos tenía muchos clientes, estaba solo. Pero luego de dos años y medio ya había cinco lavaderos de autos a mi alrededor. La competencia es muy desleal, porque uno baja el precio, hablan mal de ti, etc.

El quinto punto es que tú como dueño tienes que pagar a todos y al final pagarte a ti, y muchas veces ya no hay nada para ti y hasta pérdidas hay.

Y el sexto y más importante creo yo es que tenía un tope, no como en el multinivel, por ejemplo. En mi car wash entraban cuarenta autos como máximo, así quisiera por espacio no entraba ni uno más.

Esas fueron las lecciones más importantes que me dejaron los negocios tradicionales.

Luis Raúl Ninapaytán
Luis Raúl Ninapaytán

¿Cómo conociste el mercadeo en red? Cuéntanos esa historia.

Yo era muy escéptico, me habían llamado como cinco veces para negocios de mercadeo en red y yo cerraba la posibilidad desde la llamada. Siempre argumentaba que eso no era para mi, que no me gustaban las ventas, que yo era ingeniero y eso no era lo mío.

Hasta que una vez llegó Laura, una amiga, a mi casa. Jamás pensé que me hablaría de multinivel, es una persona que la había visto en mi vida una sola vez. Me dijo que quería hablar conmigo por teléfono y acepté la reunión a las ocho de la noche en mi casa, no se me pasó que me iba a hablar de redes de mercadeo, y cuando llegó con una hoja de presentación, yo le dije: ¿Qué estás haciendo Laura? No me digas que me vas a hablar de redes de mercadeo. Y ella me dijo: sí, quiero que me escuches, hay una gran oportunidad. La vi muy segura y la escuche por respeto, pero cuando entendí por primera vez el mercadeo en red, el multinivel, los ingresos residuales, el poder jubilarme en cinco años, realmente impactó mi vida, vi una oportunidad para mí.

Pero estaba pasando dificultades en el negocio y en el empleo estaba corto de ingresos y cero tiempo, es decir llega el multinivel a mi vida en el peor momento, cuando no tenía nada de tiempo porque tenía un negocio tradicional y cuando no tenía dinero porque estaba quebrando el negocio.

Me terminé de cerrar cuando fui a un evento grande donde personas comunes estaban haciendo ganancias de 3, 6 , 9 , 12 y 15 mil dólares, y una persona estaba haciendo más de 45 mil dólares, eso para mi fue impactante.

En realidad, mi decisión se resume a algo bastante gracioso, ya que yo en ese momento tenía la intención de ingresar a un gimnasio de prestigio y quería estar allí con ropa de marcas como Adidas o Nike, y ese presupuesto no estaba dentro de lo que yo ganaba. Así que increíblemente yo ingresé a mi primer negocio de MLM porque quería comprarme unas zapatillas Nike. Entonces vi que a través de este negocio podría generar algo de ingresos extras y fue la oportunidad perfecta para eso.

Luis Raúl Ninapaytán y Sandro Rodrigues
Sandro Rodrigues y Luis Raúl Ninapaytán

¿En qué momento decides dedicarte al MLM y dejar tu carrera de lado?

Yo decido dedicarme al MLM en el mismo momento en el que lo escucho por primera vez, con el poco tiempo que tenía, porque al final yo entendí que mi deber era pasar la voz a la gente y la gente se inscribía y con eso yo ganaba los 100 dólares para mis zapatillas. No entendía el tema de armar equipo, ni mucho menos pensaba en residuales. Pensaba solamente en ganar por inscribir, porque era lo que yo necesitaba en ese momento.

Pero luego, con los eventos y el sistema educativo, fui abriendo la mente y me fui dando cuenta que había un negocio más grande y que podría lograr grandes cosas, entonces en ese poco tiempo que tenía desarrollaba mi negocio de manera seria y profesional, así fueran dos horas al día pero lo hacía.

Comencé a armar un equipo, la primera vez se me cayó, la segunda vez también, la tercera vez pasó de nuevo, pero la cuarta vez ya empezó a pegar mas fuerte. Una vez que lo logré, mi primer objetivo fue dejar mi empleo.

Cuando entendí que podía dejar mi empleo, ya dejó de ser un tema de zapatillas y pasé a pensar que con esto iba a dejar de ser empleado e iba a volverme un empresario.

Al octavo mes ya había dejado mi empleo y cuando ya pruebas la libertad, nunca más quieres perderla, y desde ese momento, jamás volví al empleo. Recuerdo bien que fue en junio del 2014.

Luis Raúl Ninapaytán
Luis Raúl Ninapaytán

¿En cuántas compañías de MLM has desarrollado negocio en toda tu carrera?

He estado en cuatro compañías. Mi primer año estuve en Zrii llegando a 6 estrellas. Luego pasé a Jeunesse donde estuve dos años y llegue a Zafiro Elite. Estuve dos meses en iML donde llegue a P1000. Finalmente llevo ya casi 3 años en Hinode, siendo Diamante Imperial Elite y Top 1 de mi país y de Latinoamérica.

Todas las oportunidades las tomé de manera muy profesional y aprendí de todas. Salí de ellas por distintas variables, pero siempre en busca de la compañía con la que me jubilaría y ayudaría a millones de personas.

¿Qué es lo más difícil a lo que te has tenido que enfrentar durante estos años en el mercadeo en red?

Fue progresivo, en primer lugar, el rechazo social, recibir esos no, que la gente se burle, que tu familia te de la espalda, eso fue muy duro al inicio, ya que la creencia y visión era baja entonces pegaba muy fuerte.

El siguiente reto fue aprender a armar equipo. Mis equipos se me caían, en cuatro meses se cayó cuatro veces. No despegaba y no entendía qué pasaba y eso pasó en la primera compañía donde llegué a armar un equipo de cien personas aproximadamente. En la segunda compañía ya con algo de experiencia logré armar un equipo de 1,000 personas pero el problema era la retención, y me frustraba mucho ver que la gente no ganaba dinero. Probábamos de todo, pero ni con eso cambiaba el panorama. Y ahí fue donde perdí creencia en las empresas de productos y empecé a probar con empresas de tecnología, pero me di cuenta que era mucho peor para mi y me fui rápido, al segundo mes.

Fue ahí cuando comencé a buscar una compañía que se adecuara más al mercado latinoamericano.

El reto más grande que tuvimos en Hinode fue la etapa de pionerismo, muchos retos, siete meses sin productos, vendiendo una visión hasta la llegada de la compañía. Y también el entender a las personas, meterte en sus problemas y ser fuente de inspiración, solucionador, un poco de psicólogo se podría decir, es un reto fuerte.

Luis Raúl Ninapaytán en el escenario

¿Por qué Grupo HINODE?

Es una empresa con solidez, con seriedad, que muestra resultados, que ya pasó por la curva de aprendizaje en Brasil y que está lista para la expansión internacional. Además tiene un corporativo de primera.

Luego, porque es una empresa que tiene productos de consumo diario, y eso para mi es clave. El precio de los productos está dentro de lo que la mayoría de personas puede pagar y la calidad está muy por encima de la media. Es decir el costo beneficio es idóneo para el mercado latino. Y por último, la diversidad del catálogo, una gama de productos increíble creciendo año tras año.

Yo antes era una persona que evaluaba mucho el plan de pagos, hasta que entendí que lo que mueve un plan de pagos son los productos, y que si los productos no salen como pan caliente, de nada sirve tener un plan de pagos extraordinario.

Adicionalmente, un punto muy importante es que Hinode está empezando en el mercado internacional. Yo siempre me he visto como un líder Internacional, teniendo equipos en diferentes partes del mundo, liderando, inspirando y cambiando vidas.

Llevas muy poco tiempo en el mercadeo en red y te has convertido en un networker muy exitoso. ¿Cuál crees que es la clave de este éxito?

La clave de mi éxito, creo yo, radica mucho en mi disciplina, mi determinación, mi claridad, en mi certeza, en el enfoque que le pongo al negocio, siempre me he preocupado por ser un líder de alto impacto. Sin embargo, nada de eso serviría si no estuviera en el vehículo correcto.

¿Cómo ves el futuro del mercadeo en red en América Latina?

En mi visión, Hinode va a ser un punto de quiebre en el multinivel en América Latina, porque es la primera empresa que apuesta por la venta directa como prioridad y hace un híbrido con el multinivel, con los productos y la cultura de la venta por catalogo.

Vamos a hacer que la gente genere mucho dinero a través de la venta.

Luis Raúl Ninapaytán recibiendo un cheque de Hinode
Luis Raúl Ninapaytán recibiendo un cheque de Hinode

¿Cuál es tu próxima meta en el negocio?

Yo estoy enfocado en ser Titan 200k de mi compañía, que es el nivel más alto.

Sin embargo, como primera meta personal quiero llegar al próximo nivel al que estoy, que es el Imperial Dos Estrellas. Como meta de equipo en el corto plazo es lograr los 200 diamantes, a mediano plazo 300 y de largo plazo 500. Y algo que me he propuesto es llenar el Estadio Nacional de mi país con 45 mil personas para el 2023.

¿Cuál es tu libro favorito? ¿Por qué?

Alguno en especial no tengo, leo bastante pero más allá de los libros lo que a mi me importa es la coherencia. Un libro que leí apenas salió fue Creencia Inquebrantable del Presidente del Grupo Hinode, Sandro Rodrigues. Este libro caló mucho en mí. Me identifiqué mucho con su historia y con todo lo que el autor pasó para llegar al éxito.

¿Cuál es la canción que te llena de energía?

En especial siempre salgo a tarima con la canción Can U Feel It? de Jean Roch que me transmite mucha energía e inspiración para dar lo mejor siempre.

En una frase, ¿qué se necesita para tener éxito en la Industria?

Una frase con la que yo me identifico mucho es: O Excusas o Resultados, pero nunca ambos. Tú eliges.

Luis Raúl Ninapaytán

Conoce más sobre Luis Raúl Ninapaytán en sus redes sociales:

YouTube
Facebook
Instagram
WhatsApp

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close