“La venta de suplementos de CBD viola nuestro Código de Ética”, dice la DSA

1 de agosto de 2019
|

El Administrador del Código de la Asociación de Venta Directa (DSA, por sus siglas en inglés) dio a conocer a todas las compañías miembro en un memorando publicado el 30 de julio lo siguiente:

“… es la determinación de esta oficina que la venta de productos ingeribles de CBD (aceites a base de cannabidiol) como alimentos, suplementos nutricionales, tinturas o cualquier medio digestible para humanos o animales viola el Código de Ética de la DSA”.

La asociación también declaró en el memorando que están instituyendo una ventana de 90 días para las compañías miembro que venden productos de CBD durante las cuales no serán citados por violaciones del Código de Ética de la DSA, y para dar cuenta de tiempo adicional para permitir que la FDA “articule un camino hacia adelante en el que la venta de estos productos puede considerarse legal”.

Consulta a continuación para obtener más información sobre la ventana de 90 días.

“… no todos los suplementos califican para esta exclusión reglamentaria”

La DSA señaló que numerosos artículos de noticias recientes y materiales promocionales de productos de CBD han citado la aprobación de la Ley Agrícola 2018 que permite, según la ley federal, la venta de productos a base de cáñamo como el aceite de CBD:

Como saben los miembros de la DSA que comercializan productos nutricionales y relacionados, la ley federal generalmente no regula la venta de suplementos nutricionales siempre y cuando esos productos no hagan declaraciones sin fundamento y/o reclamos para curar enfermedades o beneficios medicinales similares. Sin embargo, no todos los “suplementos” califican para esta exclusión regulatoria. Las cláusulas de exclusión de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos estipulan que una sustancia aprobada como un nuevo medicamento u objeto de investigaciones clínicas sustanciales que se han hecho públicas tiene prohibido su uso en alimentos o suplementos dietéticos a menos que la sustancia se comercialice por primera vez como un alimento o suplemento dietético.

Hasta este punto, la FDA ha aprobado el CBD como ingrediente activo en un medicamento contra la epilepsia, Epidiolex y CBD actualmente están sujetos a importantes investigaciones clínicas que se han hecho públicas. La FDA también ha declarado que la exención “comercializada por primera vez como” a las cláusulas de exclusión no se aplica al CBD, ya que la agencia no tiene conocimiento de ningún dato que demuestre que el CBD se comercializó como un alimento o suplemento dietético antes del inicio de investigaciones clínicas sustanciales de CBD como droga.

El memorándum continúa diciendo que, si bien la FDA reconoce que aún no ha determinado el camino apropiado para regular el uso cada vez mayor de suplementos infundidos con CBD, el hecho de que la FDA no esté haciendo cumplir la ley tal como existe no anula el hechos ni vicia la aplicación del Código de la DSA. La sección A.1.b. del Código de Ética de la DSA establece:

Las compañías miembros y sus vendedores independientes deben cumplir con todos los requisitos de la ley. El cumplimiento de todas las leyes pertinentes por parte de las compañías miembro y sus vendedores independientes es una condición de aceptación y membresía continua de la DSA.

En conclusión, las declaraciones públicas de los funcionarios de la FDA junto con las divulgaciones realizadas durante la audiencia de la agencia discutida anteriormente, así como la discusión del panel de la DSA en la Reunión Anual confirman que la venta actual de productos ingeribles de CBD es ilegal según la ley federal y, por lo tanto, viola el Código de Ética de la DSA.

Ventana de 90 días de la DSA

La DSA declara que son conscientes de que el estado legal de los productos ingeribles con CBD puede estar cambiando a medida que la FDA considera sus opciones para regular estos productos. En consecuencia, durante los próximos 90 días, las compañías de la DSA que actualmente venden productos ingeribles infundidos con CBD no serán citadas por violaciones del Código de Ética de DSA. Esta ventana de 90 días tendrá en cuenta el tiempo adicional para permitir a la FDA articular un camino a seguir en el que la venta de estos productos puede considerarse legal.

La DSA concluye diciendo que si la FDA no actúa dentro de ese plazo y los productos con infusión de CBD continúan siendo vendidos en el comercio interestatal por un miembro de la DSA, se puede considerar que esa compañía viola el Código de Ética del DSA. Se le solicitará a la compañía que remedie esta violación del Código deteniendo las ventas de esos productos. Si después de ese aviso final, la compañía miembro de la DSA está violando el Código de Ética de la DSA y las ventas ingeribles de CBD continúan ocurriendo, el Código requiere que esta oficina notifique a la Junta Directiva de DSA sobre la violación continua del miembro del Código de Ética por tal venta.

Vía | Direct Selling News

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close