Los directivos de esta compañía de MLM fueron sentenciados a 40 meses de cárcel en Bélgica

Los líderes corporativos de una compañía llamada Flexcom fueron condenados en este país europeo por un negocio que no funcionó.

17 de febrero de 2020
Foto: Alex Vasey en Unsplash

Flexcom prometía a sus distribuidores que podrían involucrarse en el comercio electrónico al invertir en una estrategia de ahorro y afiliación de negocios y minoristas al sistema.

La compañía lleva varios años operando en el mercado. En febrero de 2015, Business For Home informó que Flexcom no estaba pagando comisiones a sus afiliados y que la marca había cambiado su nombre a Weeconomy.

Esta fue la noticia sobre la condena a los directivos de Flexcom:

El tribunal correccional de Bélgica condenó a tres hombres por fraude a gran escala a través de un sistema de lealtad llamado Flexcom. Asker Sakinmaz y Cengiz Ehliz fueron sentenciados a cuarenta meses de cárcel y una multa de 18,000 euros, Erwin F. Fue sentenciado a treinta meses de prisión y a pagar una multa de 6,000 euros.

Flexcom en sí fue absuelto. Más de 433,000 euros en beneficios de propiedad ilegal fueron declarados perdidos y en parte otorgados a unos cincuenta civiles.

La investigación comenzó en octubre de 2014 con una denuncia de las partes civiles. Los demandantes declararon que habían sido persuadidos en reuniones organizadas por los acusados ​​para convertirse en agentes de Flexcom. Esa compañía había desarrollado un sistema para que los minoristas ofrecieran descuentos a sus clientes a través de tarjetas de fidelización.

Con “Flexmoney” los clientes podían ahorrar en tiendas afiliadas. Flexcom proporcionó terminales de pago, los dispositivos POS, con los cuales se podían liquidar los pagos y descuentos. Los minoristas transferían el descuento permitido a Flexcom, después de lo cual la compañía distribuiría las ganancias entre los agentes.

Las víctimas habían comprado licencias y dispositivos POS como agentes, con la esperanza de poder revender el sistema a los minoristas. Cuantos más minoristas u otros agentes trajeran al negocio, mayor sería su compensación. Durante las reuniones se les dijo que el sistema ya era un éxito en Turquía y que se expandiría aún más en toda Europa.

Sin embargo, el sistema tenía muchos defectos, por lo que al final no funcionó. A los agentes siempre se les decía que todo estaría bien.

Resultó que Flexcom no obtuvo una licencia bancaria, por lo que los dispositivos POS ni siquiera podían usarse. Cuando las víctimas se dieron cuenta de que el sistema nunca funcionaría, presentaron una denuncia conjunta.

Los acusados ​​fueron juzgados por participar en una organización criminal y fraudulenta.

Erwin F. declaró que todavía creía en el producto Flexcom. Según él, no se trataba de ninguna estafa, porque nunca pensó que el producto final no saliera al mercado.

Cengiz Ehliz estaba orgulloso de que el sistema hubiera funcionado en Turquía. Después de un intento fallido de reestructurar la compañía, las actividades comerciales se detuvieron. Según él, el sistema todavía estaba activo en el área de Munich, donde se conectaban al menos 2,400 minoristas.

El autor del negocio Sakinmaz no pudo asistir y no pudo ser escuchado durante la investigación.

Solo con respecto a Flexcom, el tribunal consideró que había dudas. Los hechos contra los otros tres acusados ​​fueron declarados probados.

Los acusados ​​deben pagar a las partes civiles un total de 190,000 euros en daños y perjuicios.

Vía | Business For Home

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close