22 maneras de AHORRAR DINERO en tu negocio

26 de agosto de 2019
|

Hoy, quiero compartir 22 de mis formas favoritas para ahorrar dinero en tu negocio.

Cuando se trata de ser dueño de un negocio, tu objetivo número uno es obtener ganancias. Hay dos formas de hacer esto: aumentar las ventas y / o disminuir los gastos.

Si bien tu enfoque principal siempre debe ser aumentar tus ingresos por ventas, también debes dedicar algo de tiempo y buscar formas de estirar el dinero que tienes.

Las 22 mejores formas de ahorrar dinero en tu negocio

Lo que verás a continuación son mis mejores consejos y trucos. He aprendido estas cosas principalmente a través de prueba y error durante los últimos 17 años. No están listados en un orden particular.

# 1: Dirige tu negocio desde casa

Si es posible, dirige tu negocio desde tu propia casa. Esto te ahorrará mucho dinero en alquiler y servicios públicos, además de que podrás aprovechar la deducción de la oficina en casa. Estos son algunos de los beneficios adicionales:

Menos riesgo financiero: Comprar un edificio o firmar un contrato de arrendamiento a largo plazo para un negocio tradicional es muy costoso, aterrador y arriesgado. Cuando inicias un negocio desde tu hogar, no estás acumulando ningún gasto adicional de “alquiler”. Esto te ahorra una TONELADA de dinero.

Más libertad personal: Dependiendo de lo que hagas, cuando trabajes desde casa te ahorrarás tiempo de desplazamientos. No es necesario que hayas establecido un horario comercial. Puedes usar lo que quieras y tienes más flexibilidad.

Mejoras el equilibrio trabajo / vida: Trabajar desde casa te dará una mejor calidad de vida. Además, puedes involucrar a tu familia y siempre estar en tu hogar para la cena.

Mejor productividad: Esto podría no aplicarse a todos, pero sé que soy mucho más productivo trabajando desde casa que desde otro lugar. ¿Por qué? Porque amo mi ambiente de trabajo. Me siento a gusto y relajado.

Reducción de gastos generales: Trabajar desde casa te permite mantener tus gastos operativos al mínimo, lo que te ayuda a ahorrar dinero en tu negocio, reducir el riesgo financiero y aumentar la probabilidad de que sea rentable.

“Lo peor que podemos hacer es conseguir un segundo trabajo. Lo mejor que podemos lograr es comenzar un negocio en el hogar” ~ Dave Ramsey

# 2: Negocia y haz trueques

Cuando compres cosas para tu empresa, siempre trata de negociar o buscar un mejor precio. Pregunta si hay un descuento para veteranos, para compradores leales, para pequeñas empresas o cualquier otra cosa que pueda aplicarse a tu situación particular. La mayoría de los precios son flexibles. Además, lo peor que oirás es la palabra NO.

También, si tienes poco dinero, puedes intercambiar tus servicios por los bienes o servicios que necesitas. Por ejemplo, un plomero puede intercambiar diez horas de su tiempo para instalar un nuevo baño en una empresa de SEO, a cambio de que la compañía le construya un sitio web y le ayude con el SEO.

Verifica en línea las oportunidades de trueque en tu área: Craigslist tiene una sección de “trueque” que, además de los intercambios de bienes por bienes, hace cambios de servicio por servicio, como el intercambio de carrocerías por la instalación de pisos.

Para que el trueque tenga éxito, ambas partes deben cumplir con sus obligaciones. Los intercambios de servicio a servicio pueden ser problemáticos a menos que se establezcan plazos específicos para proporcionar el trabajo. Al igual que con cualquier relación comercial, haz tu tarea antes de firmar un acuerdo de intercambio con alguien que no conoces.

# 3: Aplaza pagos / tiempo de tus pagos

Uno de los aspectos más importantes de las finanzas de tu negocio es administrar tu flujo de efectivo adecuadamente. Por supuesto, paga tus facturas a tiempo, pero asegúrate de retrasar tu pago tanto como sea posible. Cancela en la fecha de vencimiento, pero no dos o tres semanas antes. De esa manera, tienes más efectivo en tu cuenta bancaria que puedes aprovechar.

Pregunta si hay descuentos por pago anticipado. Si no, es ventajoso pagar tus facturas, incluidos los servicios públicos, los impuestos y los proveedores, lo más tarde posible sin incurrir en una multa, informa David L. Scott, autor de La guía Para Ahorrar Dinero (The Globe Pequot Press) “más tiempo están bajo tu control”, dice,” cuanto más tiempo están obteniendo un rendimiento para ti en lugar de otra persona”.

# 4: No contrates empleados a tiempo completo

Los empleados son tu peor pesadilla. En muchos casos, te mentirán, te robarán y dejarán tu cuenta bancaria vacía. Además, los empleados de tiempo completo son COSTOSOS. Será mucho mejor contratar empleados a tiempo parcial, o incluso, contratistas independientes y pasantes.

Bibby Gignilliat, fundadora de Parties That Cook, con sede en San Francisco, encontró pasantes de marketing de las escuelas locales para que los ayudaran a construir el programa de redes sociales de la empresa. “Bloguearon, tuitearon y publicaron en Facebook regularmente”, dice, “lo que nos ayudó a mejorar nuestra optimización de motores de búsqueda y obtener más negocios”. Y el uso de pasantes en lugar de empleados de tiempo completo reduce los gastos, desde salarios hasta beneficios y espacio de oficina. Combina esta estrategia con el teletrabajo y podrás hacer mucho trabajo por una fracción del costo.

# 5: Externaliza funciones no esenciales

Como CEO, tu tiempo es valioso. No gastes tus US$ 100 por hora haciendo tareas de US$ 10 por hora. Aprende a delegar o subcontratar. Determina qué tareas son más importantes (ventas y captación de clientes) y contrata a otras personas para que te ayuden a hacer todo lo demás.

Vinoth, CEO de Apoyo Corp (una empresa de subcontratación externa) dice: “Los minoristas como WalMart externalizan su trabajo de entrada de datos de convertir facturas de compras en formato electrónico. Eligen externalizar porque es una forma inteligente de ejecutar las actividades no centrales ahorrando un gran tiempo”. Tu pequeña empresa puede hacer lo mismo. Si prefieres mantener el empleo en los Estados Unidos, puedes considerar el uso de estudiantes universitarios o padres que buscan tomar algunas horas de trabajo mientras los niños están en la escuela.

# 6: Maximiza tus deducciones fiscales

Tómate un tiempo y siéntate con tu contador, y aprende sobre lo que puedes y no puedes deducir. Probablemente tendrás que pagar por una o dos horas de su tiempo. Confía en mí, este es dinero bien gastado.

Nunca intentes engañar al sistema, y siempre toma TODAS las deducciones de impuestos legales que puedas. No tomar esas deducciones es como tirar dinero sin una buena razón.

En la vida, se dice que dos cosas son ciertas: la muerte y los impuestos. Pero en los negocios solo hay una certeza: los impuestos. Las obligaciones tributarias van de la mano con la gestión de un negocio. Desde el gobierno federal hasta el ayuntamiento, debes saber qué impuestos tiene que pagar tu empresa, cuánto debes en impuestos y cuándo tienes que presentar en la declaración. Comete un error y tu factura de impuestos aumenta. Al mismo tiempo, si planificas con anticipación, toma las deducciones disponibles correctas y prepara tus declaraciones de impuestos adecuadamente, puedes ahorrar en la cantidad de tributos que debe pagar tu empresa.

Los impuestos pueden ser el tema menos favorito para los propietarios de pequeñas empresas, pero es uno de los más importantes. Los pasos que tomes antes del final del año fiscal pueden ayudar a tu compañía a ahorrar dinero casi de inmediato. Al mismo tiempo, el comienzo del próximo año fiscal es un buen momento para revisar si estás maximizando tus deducciones y tal vez incluso obtener una segunda opinión sobre formas adicionales en que puedes ahorrar en impuestos. Saber cómo minimizar la cantidad de impuestos que pagas significa que podrás conservar más del dinero que ganas. No administrar adecuadamente tus impuestos significa que tu negocio podría terminar en problemas.

# 7: Ten asesores de confianza

Toda pequeña empresa necesita unos pocos asesores de confianza. Como mínimo, deseas un buen agente inmobiliario, abogado, agente de seguros y CPA. Deseas que estas personas marquen rápidamente y quieres una buena relación con ellos. Cualquier dinero que gastes en estos profesionales es deducible de impuestos y es dinero bien gastado. Esta es un área con la que no quieres ser barato.

La verdad es que nuestros compañeros, amigos, familiares y personal pueden proporcionar información útil, y no deseas descartar la importancia de sus consejos. Pero, también debes buscar asesores de confianza formales que tengan un conocimiento profundo de tu negocio, junto con la sabiduría que necesitas para compensar tus puntos ciegos.

Como emprendedores, ese es el tipo de orientación que realmente necesitamos: personas que no tienen motivos más que asegurarse de que tengamos éxito. Necesitamos gente con puntos de vista variados que estén bien equipados para ayudarnos a preparar para los grandes movimientos que impactarán significativamente nuestros negocios. Requerimos personas que se comprometan a ayudarnos a tomar decisiones acertadas que guíen nuestras empresas hacia futuros saludables y rentables. En resumen, necesitamos asesores comerciales de confianza.

# 8: Evalúa cada gasto comercial una vez cada 90 días

Una vez por trimestre, tómate unas horas y ve a un lugar tranquilo. Observa todos tus gastos comerciales durante los últimos 90 días. Evalúa cada uno. ¿Realmente lo necesitas? ¿Hay opciones más baratas o mejores? ¿Estás facturando en exceso? ¿Hay alguna forma de ahorrar dinero con ese gasto o eliminarlo? Lo más probable es que encuentres al menos 2-3 desembolsos que puedes eliminar, o al menos hallarás una alternativa más barata y mejor.

Es solo una práctica comercial inteligente, pero a menudo se pasa por alto hasta que los tiempos económicos difíciles te obligan a hacerlo. Ian Aronovich, de GovernmentAuctions.org recuerda que, en 2009, analizaron todos los gastos de la compañía para reducir cualquier cosa innecesaria. Pequeños recortes continuos pueden sumar grandes ahorros a largo plazo. Revisa todo lo que no proporciona un ROI, reduce al mínimo y elimina completamente cualquier cosa extraña.

# 9: Cuida tus clientes

Una de las mejores maneras de ahorrar dinero en tu negocio es cuidar a tus clientes. Ellos son tu mayor fuente de referencias. Trátalos como el oro. Mantente en contacto a menudo. Ten un buen programa de comercialización y ventas cruzadas. Ten un programa de recompensas de fidelidad y un sistema de referencias. Esto puede ahorrar (y hacerte ganar) mucho dinero.

Si no cuidas a tus clientes, tu competidor si lo hará. ~ Bill Hooey

# 10: Forma alianzas estratégicas

Otra excelente manera de ahorrar dinero en tu negocio es formar alianzas estratégicas. Esto es cuando te unes a otros dueños de negocios locales y colaboras. Comparten clientes y referencias entre sí. Ustedes hacen negocios unos con otros. Y tú intercambias servicios.

Te diré esto: cuando dos o tres emprendedores trabajan juntos por un bien común, pueden lograr grandes cosas.

Busca alianzas estratégicas; son esenciales para el crecimiento y proporcionan resistencia a una mayor competencia. ~ Sir Richard Branson

# 11: Alquila tu copiadora

Esta es una de las mejores formas de ahorrar dinero en tu negocio. Por ejemplo, mi esposa y yo tenemos un negocio en eBay. Imprimimos muchas etiquetas de envío cada mes. Estábamos gastando varios cientos de dólares mensualmente en cartuchos de inyección de tinta para nuestra impresora.

Compramos y alquilamos una impresora por US$ 113.55 por mes. Viene con tinta gratis de por vida. Además, es una impresora LÁSER e imprime un documento de mejor calidad. Hablamos de una situación de ganar-ganar.

Si decides alquilar el equipo, mantén el plazo corto: dos años es lo ideal. Intenta negociar una “cláusula de sustitución de equipos modernos” que te permita actualizar o intercambiar tus equipos para que no termines pagando por tecnología obsoleta. E insiste en una cláusula de cancelación que te deje pagar una tarifa para terminar el contrato de arrendamiento. Ten en cuenta el costo de cualquier penalización por cancelación.

Además, si crees que puedes querer comprar el equipo después de que finalice el plazo del arrendamiento, busca un arrendador que ofrezca una opción de compra.

# 12: Compra equipos de segunda mano

No tienes que comprar todo nuevo. Antes de realizar una nueva compra para tu negocio, pregúntate si puedes adquirirla de segunda mano en otro lugar por solo una fracción del precio. Puede que no parezca “tan bueno” como algo nuevo, pero tu chequera lo agradecerá.

Ahorra hasta un 60 por ciento comprando equipos informáticos usados, fotocopiadoras y muebles de oficina en tiendas como la cadena nacional Aaron Rents & Sells. Las subastas y los clasificados de periódicos son otras buenas fuentes de equipos usados.

# 13: Vuélvete virtual

Vuélvete virtual. Ten una oficina virtual. Consigue empleados virtuales o asistentes. Pon las cosas en la nube. En lugar de ser dueño de tus propios servidores, usa un servicio basado en la nube. Cuantas más cosas pueda hacer virtualmente, mejor.

Los gurús asesores de marketing frugal te darán una solución basada en la nube antes de que termines de hacer tu pregunta, pero los propietarios de pequeñas empresas reales recomiendan la misma estrategia. Boyd, de MeetingWave.com, evita el precio de un hardware costoso y utiliza servicios basados ​​en la nube para alojar datos. Bibby Gignilliat, fundador de Parties That Cook, con sede en San Francisco, opta por software basado en la nube, “como Salesforce, PayCycle y Staffmate, donde pagamos por usuario anual, en lugar de tener que comprar y mantener software caro en la empresa”.

# 14: Deduce tus gastos de millaje

Realizar un seguimiento del kilometraje de tus vehículos es una de las formas más rápidas de ahorrar dinero para tu empresa. Compra o actualiza tu registro. Mantén una relación de todas tus millas comerciales. Esto solo puede ahorrarte miles de dólares en impuestos cada año.

# 15: Elimina tus malos clientes

No todos los clientes son iguales. Debes eliminar a malos lo más rápido posible y centrar tu tiempo y esfuerzos en encontrar más buenos compradores. ¿Por qué? Los malos clientes se toman tu tiempo, deducen tus ganancias y simplemente hacen la vida miserable.

Como dueños de negocios, a menudo sentimos que debemos enfrentar a cada cliente que viene llamando. Pero esa no siempre es la mejor opción: el hecho de que alguien se acerque a ti interesado en una relación comercial no significa que va a ser un buen cliente. Para que tu negocio sea lo más rentable posible, realmente necesitas evaluar las relaciones con tus clientes y asegurarte de que sean oportunidades beneficiosas para tu negocio.

Aquí es donde entra en juego la regla 80/20: debes centrar tu tiempo en los clientes que son más rentables y que se ajustan a tu razón de existencia. Y debes aprender a decir no a aquellos que no se amoldan a tu modelo de negocio. La mayoría de las recomendaciones son que debes despedir al 10% inferior de los clientes (en términos de rentabilidad) cada año para que puedas concentrarte en tus clientes productivos con tu tiempo limitado.

# 16: Trabaja menos

Si aprendes a trabajar de manera inteligente, puedes ganar más dinero por hora laborando menos. Asegúrate de tomar vacaciones cada año. Pasa tiempo con tu familia. Persigue tus pasatiempos. ¿Por qué? Porque si pierdes tu salud, te divorcias o terminas odiando la vida, perderás la mayor parte del dinero que has ganado en tu negocio.

Mantener límites personales es una gran parte del cuidado personal y también puede ahorrarnos dinero. Debido a que los límites nos ayudan a definir qué es y qué no es parte de quiénes somos, los sólidos nos ayudan a evitar decisiones de gasto deficientes como gastos competitivos con amigos, sentirnos presionados para prestar dinero a otros, etc. Si valoramos nuestra salud financiera, entonces, los límites nos ayudarán a gastar cuando lo necesitemos, pero no tanto o tan a menudo que afecte negativamente nuestro futuro financiero.

Invertir en autocuidado no tiene que ser frívolo o lujoso; normalmente significa cambiar nuestros hábitos diarios para priorizar nuestros mejores intereses.

# 17: Maximiza tus cuentas de jubilación

Configura una SEP IRA para ti y asegúrate de maximizar tus cuentas de jubilación cada año. ¡Esto ayudará a minimizar tus ingresos gravables y te ahorrará dinero! Como emprendedor, se te permite invertir más dinero en tu cuenta de jubilación cada año que a los empleados. ¡Aprovéchate de ello!

# 18: Paga tu deuda comercial

Varias personas argumentan que algunos tipos de deuda son buenos. Yo personalmente no lo creo. Si es posible, mantente fuera de la deuda o sal de ella lo más rápido posible, para no quedarte atascado pagando un montón de intereses o comisiones. Estar libre de deudas es algo por lo que todos los dueños de negocios deben esforzarse.

Primero, aborda la deuda con la tasa de interés más alta del negocio, informa Jerry Silberman, director ejecutivo de Corporate Turnaround, una compañía de reestructuración de deuda de pequeñas empresas en Paramus, NJ. Lo más probable es que eso signifique concentrar tus energías en pagar las tarjetas de crédito. Sin embargo, si has garantizado personalmente alguna de las deudas de tu negocio, es decir, si un acreedor o proveedor puede obtener tus activos personales y no cumples, asegúrate de que pagar esas deudas también se convierta en una alta prioridad, dice.

# 19: Organízate

Probablemente debería haber hecho este consejo el # 1. Necesitas estar organizado. No, no todo tiene que estar codificado por colores u ordenado alfabéticamente, pero sí debes mantener tu documentación comercial organizada. Ten algún tipo de sistema de archivo para tus impuestos, recibos, facturas, etc. Si no eres naturalmente una persona organizada, contrata a alguien por unas horas para que te ayude a prepararte.

Paul Stagias, analista de Francis Financial, una firma de gestión de patrimonio en la ciudad de Nueva York, sugiere reservar una hora a la semana. También es recomendable tener dos carpetas que utilices durante esa hora.

“Guarda las facturas que aún no has pagado en una sola carpeta, y las que ya cancelaste en otra, archívalas por separado con los títulos para que puedas acceder a ellas fácilmente”, dice Stagias.

# 20: Compra productos a granel

En ciertos casos, comprar artículos a granel puede ser un movimiento inteligente. Has una lista de todas las cosas que compras para tu negocio y descubre con qué frecuencia lo haces. Si es algo que adquieres muy seguido, ¡considera hacer compras a granel para que puedas ahorrar dinero en tu negocio! Es posible que incluso desees obtener una membresía de Sam’s Club o Costco.

Como emprendedor tecnológico y colaborador de SMEPals, a David Mercer le encanta ahorrar dinero en suministros y equipos de oficina, desde bolígrafos y papel hasta computadoras, escritorios, sillas, productos electrónicos, software, etc., comprando solo cuando hay grandes descuentos en los artículos que él adquiere necesariamente. Usa aplicaciones y herramientas como RankTracer.com para obtener actualizaciones sobre los precios o prueba la aplicación Slice para rastrear paquetes y aprovechar las rebajas.

# 21: No ofrezcas crédito

El crédito puede ser algo bueno. En algunos negocios, debes darlo a tus clientes, ya que están haciendo grandes compras. Siempre que sea posible, evita darles crédito a tus compradores. No deseas tener una cuenta por cobrar. ¿Por qué? Porque no todos te pagarán. Podrías quedarte sin dinero, a pesar de que entregaste los productos a tiempo y según el estándar.

Recuerda, no tienes que ofrecer pago a plazos para todos. Muchas tiendas hacen una verificación de crédito y solo lo otorgan a quienes han demostrado que pueden cancelar las cuotas a tiempo. Además, deberás cumplir con las leyes de crédito al consumo (Comisión Federal de Comercio) al extender el crédito.

Si estás considerando extender el pago a cuotas, es mejor crear una política de crédito y que un abogado la lea. Te puede recomendar que establezcas una asignación para cuentas de cobro dudoso (deudas incobrables). También querrás ver cómo la oferta de crédito se ajusta a tu contabilidad.

# 22: Reinvierte tus ganancias

Cuando reinviertes tus ganancias en tu negocio, no pagas impuestos sobre ese dinero, siempre y cuando lo estés gastando en artículos deducibles.

Piensa en tu negocio como un bebé recién nacido. Al principio, necesita mucho amor y atención. Debes nutrirlo, amarlo y protegerlo. A medida que crece, se vuelve más independiente y te necesita aún menos.

Hagas lo que hagas, no cometas el error de absorber todas las ganancias de tu negocio por ti mismo. Reinvierte ese dinero nuevamente en tu empresa para que puedas crecer.

Reinvertir es la mejor manera de generar riqueza. Si eres dueño de un negocio, la reinversión es crucial para el crecimiento continuo y el éxito de tu empresa. Vale la pena tener en cuenta que invertir no se trata solo de una afluencia repentina de efectivo: tu tiempo y experiencia también son extremadamente valiosos.

La cantidad exacta que debes reinvertir variará. La clave es hacerlo en función de una estrategia, en lugar de un porcentaje establecido. Sé estratégico y aplica fondos de acuerdo con tu plan de desarrollo específico y las necesidades de tu negocio, pero no inviertas hasta el punto de acortar otros aspectos de tu empresa. Asegúrate de que haya suficiente para cubrir todos tus otros gastos.

Pensamientos finales

En resumen, estas son 22 de mis formas favoritas de ahorrar dinero en tu negocio. Nada de esto es ciencia espacial, pero si haces lo mejor que puedas para administrar el dinero que tiene tu negocio, podrás lograr que tu empresa sea aún más rentable.

¿Cuáles son tus pensamientos? ¿Cuáles son tus mejores consejos sobre cómo ahorrar dinero en tu negocio? ¿Qué haces y recomiendas? Deja un comentario a continuación para hacerme saber lo que piensas. Espero escuchar de ti.

Comparte nuestro contenido si lo disfrutaste.

Vía | On Line MLM Community

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close