Cómo mantenerte ENFOCADO con tus PENSAMIENTOS, según MARK COLE

El pensamiento enfocado es la capacidad de centrarte en algo y permanecer allí hasta que llegues a tu máximo rendimiento.

4 de octubre de 2019
|
Foto: Envato Elements

Cómo pensamos es muy importante. Como dice John Maxwell: “Tu vida hoy es el resultado de tu pensamiento de ayer. Y tu vida mañana, estará determinada por lo que pienses hoy”.

Estoy de acuerdo con él. Los grandes líderes son disciplinados para mantenerse enfocados en sus pensamientos.

En la publicación de esta semana sobre El podcast de John Maxwell sobre liderazgo, desempacamos el concepto de Pensamiento enfocado.

El pensamiento enfocado es la capacidad de centrarte en algo y permanecer allí hasta que llegues a tu máximo rendimiento.

John cree que es imposible tener un pensamiento por completo y maximizarlo al límite sin centrarse en él. Muchas buenas ideas nunca se convierten en grandes proyectos porque han sido interrumpidos por alguien que no pudo permanecer enfocado el tiempo suficiente.

Piensa en ello como un iceberg.

Cuando ves un iceberg, solo puedes observar el pequeño porcentaje que está parado sobre el agua. La mayoría del iceberg está debajo de la superficie. A ese tempano de hielo le toma años materializarse y hacerse lo suficientemente grande como para estar por encima de la superficie. John Maxwell nos anima a ser pensadores de iceberg.

La mayoría de la gente no piensa de esta manera; son filósofos de cubitos de hielo. Al igual que dejar caer el hielo en un vaso de té, sus ideas crean una salpicadura, hacen ruido y se disuelven porque carecen de sustancia.

Eso es lo que sucede cuando no eres un sabio concentrado: solo produces un montón de cubitos de hielo.

Entonces, ¿cómo te conviertes en un pensador de iceberg? John compartió su “fórmula casera” en el podcast:

1. Enfoca el pensamiento

2. Escribe el pensamiento

3. Repiensa en el pensamiento

4. Verbalizar el pensamiento

5. Tabula el pensamiento

6. Practica el pensamiento

7. Concéntrate en el pensamiento un poco más

8. Lanza el pensamiento

9. Aterriza el pensamiento

Ahora, esto puede parecerte agotador. Puede parecer mucho trabajo. Eso es ¡porque lo es! Pero ese es el requisito para la grandeza. El éxito, en todo, requiere tiempo y esfuerzo. ¡Nunca olvides que todo lo que vale la pena es cuesta arriba!

Steve Jobs tenía razón cuando dijo: “Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro para limpiar tu pensamiento y hacerlo simple. Pero al final vale la pena porque una vez que llegas allí, puedes mover montañas”.

El pensamiento enfocado toma una idea compleja y la transforma en algo que se puede entender y aplicar.

Debo admitir que permanecer concentrado en una cosa es muy difícil para mí. Aunque no creo en la multitarea, me encanta intentarlo. ¡Más es mejor para mi personalidad! Pero ser proactivo en el pensamiento centrado requiere que cierre todo lo demás.

Entonces, para ayudarme a mantener la concentración, comencé a hacer algo que también podría serte útil.

Cuando me siento para concentrarme en un pensamiento, llevo un bloc de notas conmigo. Si me vienen a la mente ideas que me distraen, las consigno en el cuaderno y vuelvo al enfoque de mi pensamiento inicial. Algunas veces estas distracciones son importantes e incluso pueden necesitar mi atención, pero mi prioridad en ese momento es proteger mi tiempo para la idea central.

Esta estrategia me permite seguir siendo productivo al registrar esas tareas que distraen, al tiempo que protege mi creatividad mientras trabajo para crear icebergs para nuestra empresa.

Quiero alentarte a que te familiarices con la disciplina del enfoque del pensamiento. Encuentra una hora (¡tal vez dos para superar tu enfoque!) y piensa de manera centrada durante la próxima semana. Esta disciplina hará maravillas en tu liderazgo.

Vía | John Maxwell

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close