INTENCIONES vs OBJETIVOS: ¿Cuál es la diferencia?

Si estás estableciendo intenciones en primer lugar, puedes poner más emociones en tu trabajo y lograr conexiones más profundas.

2 de julio de 2020
Foto: Envato Elements

Si esta es la primera vez que tratas de aprender sobre el establecimiento de metas, una cosa importante a tener en cuenta son las intenciones frente a los objetivos. Es un aspecto con el que muchas personas luchan, especialmente si eres el tipo de persona que establece propósitos de Año Nuevo cada año y termina renunciando a ellos en los siguientes meses.

Conocer la relación y las diferencias entre estos aspectos te permitirá identificar mejor qué es una intención y qué es una meta para ti.

Además, comprender esto puede permitirte aprovechar mejor tu camino hacia un mayor éxito.

¿Cuáles son las diferencias entre intenciones y objetivos?

Antes de determinar las diferencias clave, debes comprender que tanto las intenciones como los objetivos son buenos para ti. Ambos tienen claras ventajas y desventajas entre sí.

Dicho esto, solo uno de los dos te ayudará a ver un cambio real en tu vida, y ese es tu objetivo.

Voy a entrar en detalles porque ese es el caso más adelante en esta publicación, pero por ahora, conocer las diferencias entre estos dos términos te ahorrará mucho trabajo en el futuro.

Sus descripciones

Lo primero que debes tener en cuenta es cómo puedes describir cada uno, ya que hay algunas diferencias notables entre intenciones y objetivos.

Los objetivos se pueden describir mejor como los resultados que estás buscando. Es el resultado de algo que has reunido en función de tu proceso de pensamiento.

Por otro lado, las intenciones son más o menos la energía que pones al comienzo de algo. No es como la motivación, pero es tu disposición general para hacer algo.

Para ver esto en acción, una intención puede ser decir: “Quiero perder peso” o “Seré una mejor pareja para mi cónyuge”. Las metas son las acciones específicas que tomarás para perder peso y construir una mejor relación con tu pareja.

Su tiempo

Otra diferencia clave entre estos dos términos es su sincronización, como a qué horas se refieren. A partir del ejemplo mencionado anteriormente, ya puedes reconstruir los objetivos y las intenciones.

Las intenciones están preocupadas por el momento presente en tu vida. Se basa en cómo te sientes en este momento.

Las metas son proyecciones futuras. Estas son cosas que deseas lograr en algún momento. Puedes hacerlo cuando pones suficiente energía en tomar medidas para conseguir tus objetivos.

Lo que priorizan

La tercera diferencia es lo que te importa de cada uno y lo que te permite priorizar

Cuando estableces una meta, el énfasis se pone en el resultado y el viaje en el camino. Te centrarás en los hitos que colocaste y evaluarás los resultados que has recibido hasta el momento y en los frutos finales también.

Otra forma de verlo es que los objetivos priorizan los logros externos.

Las intenciones favorecen las emociones que estás sintiendo. Sí, eso también es parte del viaje, pero las intenciones profundizan más. Priorizan la relación que tienes contigo mismo y la tarea en cuestión.

Diferencia en el alcance

La cuarta y última diferencia a mencionar es el alcance de estos dos aspectos. El ámbito determina cómo los configuras en primer lugar.

Cuando se trata de intenciones, hay aspectos generales y la forma en que los estableces varía de persona a persona. En términos generales, sin embargo, las intenciones están diseñadas para ser vagas. Son frases que mencionan un resultado general o tal vez es una sola palabra. Los ejemplos son los mencionados anteriormente o el uso de palabras clave como “crecimiento”, “amor” o “paciencia”.

Por su parte, las metas son las acciones, las expectativas y los resultados que deseas lograr. Como tal, estos son estrechos. Si quieres tener más paciencia, una meta sería algo así como meditar durante un período de tiempo o tratar de no interrumpir a las personas.

¿Cuál es mejor para el éxito?

Si vamos a ver a estos dos por sí mismos, hay un claro ganador que es el que te llevará al éxito, y eso es establecer metas.

Otra forma de ver los objetivos es la manifestación de tus intenciones en un plan más concreto. Con propósitos, quieres lograr cosas, y estarás pensando más en ellas. Hablarás sobre cómo llegarás allí y cómo medirás tus resultados.

Las intenciones son vagas y se centran en el corto plazo inmediato. Es fácil tener intenciones en tu vida, pero estas no conducen a la acción. O si lo hacen, las personas pierden la motivación.

No me malinterpreten, las intenciones son fuertes en un frente emocional, ya que pueden traer más satisfacción para completar las metas. Esto puede usarse como motivación adicional al principio, ya que está determinando tus impulsos y emociones para llegar a tu meta.

Pero con esto en mente, es lógico pensar que en lugar de enfocarte en uno sobre el otro, podría valer la pena considerar lograr un equilibrio entre los dos.

¿Por qué combinarlos?

Otro ángulo para mirar las intenciones frente a las metas es que estas últimas son lo que quieres hacer en tu vida. Las intenciones son los aspectos que esperas hacer. Ambos son deseos muy fuertes en nosotros mismos, ya que tanto los objetivos como las intenciones nos impactan a nivel emocional.

Por sí solo, un objetivo podría funcionar bien. Pero una y otra vez, las personas se encuentran con problemas después de lograr los propósitos. Hay muchos casos en los que la gente se siente vacía, incluso después de terminar un gran proyecto.

También está la temida pregunta de “¿qué sigue?” Un interrogante que mucha gente lucha por responder.

Eso cambia por completo cuando ya tienes una intención. No es algo que te impulse directamente hacia adelante, pero puede servir como rueda de entrenamiento para que no te salgas del camino.

Después de completar una meta, tiene sentido que vuelvas a tus intenciones y comiences a profundizar tu relación con lo que ha sucedido y contigo mismo. Al hacer esto, también estás descubriendo a dónde quieres ir después. Este es el caso ya que tus intenciones no van a cambiar mucho.

Si tu propósito es crecer, ¿cómo se ve el crecimiento?

Hay muchas formas en que una persona puede crecer más allá del desarrollo de la mentalidad: crecimiento en riqueza, capacidades físicas, comunicación y más.

Cómo aprovechar mejor esto

La mejor manera de aprovechar esta relación es comenzar primero con una intención. Para sacar ventaja al máximo, vale la pena comenzar con un propósito amplio y apegarte a una sola palabra para manifestar ese objetivo.

Yo usé ejemplos como amor, crecimiento y paciencia, y estos son grandes comienzos. Después de todo, hay muchos enfoques que puedes tomar con estos, por lo que tener muchas opciones que concuerden contigo te ayudará.

Después de eso, querrás pasar por el proceso de establecimiento de objetivos. Cuando se trata de establecer metas, no hay un procedimiento incorrecto ya que los autores han escrito cientos de libros sobre el tema. Elige el método que más te convenga.

A partir de ahí, debes esforzarte por lograr tu objetivo y recordar tu intención. Puedes usarlo en cierto sentido como una afirmación en este punto.

Por ejemplo, si tu meta es crecer en las redes sociales, tu intención puede ser algo así como “Publicaré contenido en movimiento que atraiga a mi audiencia”.

La intención puede ayudarte, ya que podrás ver tus esfuerzos y combinar eso con cómo te sientes. Mira la publicación que hiciste o el trabajo que realizaste, y pregúntate si esto es algo que te hace feliz o si podrías hacerlo mejor la próxima vez.

En cierto sentido, puedes usar tus intenciones para establecer objetivos MÁS INTELIGENTES y confiar en ello durante los pasos de la ER, que son “evaluar” y “reevaluar tu objetivo”.

Pensamientos finales

Por sí solos, los objetivos son la forma superior de alcanzar el éxito. Existen muchas posibilidades y sistemas que pueden reemplazar completamente las intenciones.

Dicho esto, si estás estableciendo intenciones en primer lugar, puedes poner más emociones en tu trabajo y lograr conexiones más profundas.

Este tipo de conexiones pueden permitirte seguir desarrollando tu hábito cada vez más hasta que se convierta en tu segunda naturaleza. Como tal, vale la pena considerar las intenciones como un complemento de tu sistema de fijación de objetivos para el éxito.

Vía | Life Hack

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close