La guía de 8 puntos de TONY ROBBINS para INVERTIR tu dinero en 2021

Tal vez para ti 2020 fue lo suficientemente malo como para provocar, o incluso requerir, una reinvención de tu trabajo.

22 de diciembre de 2020
Foto: CNBC y Envato Elements

¿Qué queda por decir sobre 2020 que no se haya dicho ya? Los incendios en los basureros y los accidentes de trenes hacen creer que fue un mal año.

Pero cuando miramos a través del estrecho prisma del trabajo, fue una pesadilla para las empresas grandes y pequeñas, para los emprendedores, los empleados, los independientes, los miembros de la economía gig y todos los demás.

Tal vez para ti 2020 fue lo suficientemente malo como para provocar, o incluso requerir, una reinvención de tu trabajo, tu enfoque o tus sueños. Tony Robbins siente tu dolor. Él sabe, entiende y comparte lo que estás pasando porque él también lo vivió.

Estratega de la vida y los negocios, autor de best-sellers del New York Times, empresario y filántropo, pasó décadas viajando por el mundo hablando frente a miles de personas, y todo eso desapareció aparentemente en un instante. Pero, ¿acabar las grandes reuniones predijo el final de Robbins? No

Buscó soluciones; y encontrarlas le tomó tiempo. El arreglo de fruta madura, hablando a través de Zoom, no le atrajo. Soñó más grande que eso y finalmente aterrizó en una forma innovadora y expansiva de usar el video: considéralo como una videollamada interactiva mundial sobre esteroides. Y ahora, lo que alguna vez pareció un desastre para su propósito de ayudar a las personas durante toda su vida, podría permitirle llegar a más gente que nunca. Planea hablar con un millón o más de espectadores para un concierto en enero.

Él también quiere que alcances nuevas alturas. No será fácil. Pero, ¿qué diversión tendría si lo fuera? Probablemente estés nervioso, tímido o asustado. Todo eso, dice Robbins, es natural. La clave es no encontrar una manera de no tener miedo o pretender que esos temores no son reales o válidos. Lo son. La clave es seguir adelante de todos modos, frente a tus miedos. No eres valiente, dice Robbins, si no tienes miedo.

“El valor es un músculo”, agrega. “Tienes que empezar a usarlo”.

A raíz de tanto cambio, incertidumbre y oportunidad, SUCCESS  le pidió a Robbins su guía paso a paso para comenzar desde cero. Aquí, ofrece consejos sobre cómo navegar por tu vida y tu carrera en 2021, el año de tu regreso:

# 1 Ten cuidado de cómo se enmarca esta situación

Al responder preguntas sobre cómo los lectores podrían “empezar de nuevo” en 2021, Robbins rechazó esa mentalidad. Animó a los emprendedores a ver su cambio (su palabra) de una forma diferente.

Llámalo un regreso, dice Robbins, y te sentirás como el personaje principal de una historia poderosa.

Imagínate, dice, ir al cine o leer un libro que comienza con el personaje principal con su vida resuelta. Tienen éxito en el hogar y en el trabajo, son amados y comprendidos por sus familiares y amigos, y espiritualmente maduros. Nunca olvidan un cumpleaños o aniversario o sacar la basura. En la mitad de la historia, nada ha cambiado. Siguen siendo perfectos. La vida es una cadena ininterrumpida de éxitos. Al final, lo mismo. No ha habido crecimiento, ni catarsis, ni epifanía, ni cambio. No se ha superado ningún desafío, no se ha enfrentado ningún miedo. Tampoco se ha aprendido nada.

“¿Quién va a ir a ver esa película? ¿Quién va a leer ese libro?” se pregunta. “Nadie. Nosotros, como seres humanos, amamos los regresos. Las mejores historias de todos los tiempos son las de regreso”.

Si te ves a ti mismo comenzando de nuevo, te enfocas en donde solías estar. Si te ves a ti mismo diseñando un regreso que te llevará a alturas superiores de las que alcanzaste antes, eso te obligará a fijar tu mirada en el final, hacia dónde te diriges, cómo tu nuevo sueño hará que tu vida sea mejor que nunca.

“Todo el mundo se pone de rodillas por algo”, dice. “La verdadera cuestión de la vida no es dónde estás ahora. ¿A dónde vas a ir? ¿Estás dispuesto a crear una visión más grande que tú mismo para poder construir algo incluso mejor que antes?”

# 2 No esperes demasiado

Probablemente te estés preguntando: ¿Cómo sé cuándo o incluso si debo comenzar mi regreso?  Es posible que te preocupe que cualquier cosa nueva que intentes sea peor que de la que te estés alejando. 

Lo suficientemente justo. Pero esa no es una razón para no hacer nada. Robbins sugiere hacerte una serie de preguntas: si no me apegara a la vida de esta manera, ¿qué sería posible? ¿Qué podría ser una nueva vida para mí si realmente quisiera ir por ella? 

Si esperas hasta que estés 100 por ciento seguro de que estás listo, estarás esperando mucho tiempo. Pocas cosas en la vida son seguras; una es que siempre te enfrentarás a la incertidumbre, y eso es aún más cierto hoy. “Ignorar cuándo empezar de nuevo probablemente empeorará las cosas”, dice Robbins.

Tampoco es prudente ser perfeccionista una vez que comiences tu regreso. “Tienes que probar cosas diferentes. No todo va a funcionar. Si tienes éxito en la vida, prueba cosas nuevas”, dice. “La mayoría de la gente está tratando de esperar hasta que algo sea perfecto. Todas las grandes empresas de Internet o de tecnología, todas lo reiteran. Obtienen lo que creen que es lo mejor posible, pero no es perfecto, y lo intentan. Ellos prueban. Ven lo que funciona y lo siguen haciendo, mientras que lo que no sirve, lo cambian”.

# 3 Juega el juego opuesto

Así que decides sumergirte de cabeza en tu regreso (ciertamente potencialmente imperfecto). ¡Excelente! Ahora viene la parte difícil (o, mejor dicho, otra parte difícil): ¿Qué debes hacer?

Si no puedes responder, no te preocupes. Robbins dice que a menudo le pide a la gente que exponga sus esperanzas y sueños sobre las relaciones, el trabajo y la vida, y les cuesta articularlos. Cuando eso sucede, les pide que jueguen al juego contrario.

Saca una hoja de papel y un lápiz y haz listas, dice. “Describe la relación desde el infierno”, indica. “Describe con quién no quieres estar, cómo son, cómo se comportan, cómo te tratan, cómo se tratan a sí mismos, sus cuerpos, sus emociones, sus espíritus. O dime el trabajo desde  el infierno. ¿No quieres estar rodeado de personas que hacen qué? ¿No quieres hacer qué? Y una vez que escriben el trabajo desde el infierno o la relación desde el infierno, digo, ‘ahora haz lo contrario’ ”, indica.

Esta es una forma de convertir la ira y la frustración sobre las relaciones y los trabajos en aspectos positivos.

“Puedes usarlos. Di: ‘Esto es lo que no quiero’ ”, reitera Robbins. “La mayoría de la gente sabe lo que no quiere, pero no conoce lo que si quiere. Escribe lo contrario y tendrás la relación o el trabajo desde el cielo”.

# 4 No te estreses por tener miedo

Y tampoco le tema al estrés. “¿Cómo no tener [miedo]en medio del COVID cuando todos los días enciendes la tele y proyectan más muertes?” Dice Robbins.

El miedo y la ansiedad pueden parecer siempre presentes ahora. Pero no es que estuvieran ausentes en esta época el año pasado o los años anteriores. Estabas preocupado por cosas diferentes. Con demasiada frecuencia, la gente espera una vida libre de estrés. No solo es imposible, no sería bueno para ti, incluso si lo tuvieras. “El verdadero secreto de la vida es no evitar el estrés”, dice. “Es lo que te hace más fuerte, si aprendes a usar el estrés y no dejas que te use a ti. No quieres orar por ningún problema. Quieres rezar para ser más grande, más fuerte y mejor”.

La forma de vencer el miedo es a través de la acción. “Los seres humanos somos increíblemente resistentes. Podemos usar el miedo para volverse sobre sí mismo, donde tienes más miedo de no hacer nada que intentar algo y fallar”.

# 5 Entrena tu mente

Al principio de su carrera, Robbins estudió con Jim Rohn, autor, emprendedor y orador motivacional. Robbins cita a Rohn diciendo: “Puedes perderte una comida, pero no dejes de leer un libro 30 minutos al día”.

Robbins lee con voracidad y anima a los emprendedores a hacer lo mismo. “Busca un libro que te brinde nuevas estrategias, nuevos conocimientos, nuevas filosofías”, dice.

La biblioteca está llena de libros sobre reapariciones, y a Robbins le gustan las biografías en general y las autobiografías en particular. Para ser digno de una biografía, una persona casi siempre tiene éxito. Sus caminos hacia la cima nunca fueron fáciles. “Estás leyendo sus palabras, estás pensando sus pensamientos. Empiezas a pensar y sentir como ellos”, manifiesta.

Los beneficios de la lectura van mucho más allá de darte ideas o motivación para lanzar tu regreso. Te harán más fuerte mentalmente, punto. “Cada día, voy a entrenar y fortalecer mi mente”, dice Robbins. “Voy a hacer guardia en la puerta de mi mente, como me enseñó mi maestro Jim Rohn”.

# 6 Entrena tu cuerpo

Todas las mañanas, Robbins salta al agua helada. Todas las mañanas, no quiere. Todas las mañanas, lo hace de todos modos.

“Camino por la nieve en el invierno y salto en esta agua de 38, 39 grados bajo cero”, dice. (Eso es cuando está en Idaho; cuando está en Florida, salta a una piscina fría). “Es intenso. Nunca hay un día en que lo esté esperando, nunca. No dejo que la incertidumbre se interponga en mi camino. No trato conmigo mismo. Puedes entrenar tu cuerpo por la forma en que lo usas”.

# 7 Has nuevas preguntas, ten conversaciones novedosas y busca mejores enfoques

Cuando los cierres evitaron grandes reuniones, Robbins se vio obligado a idear una nueva forma, o nuevas maneras de llegar a la gente. Pensó que los cines o las iglesias podrían ser buenos sustitutos, pero pronto también cerraron. “¿Qué diablos hacemos?” se preguntó a sí mismo.

“No voy a hacer un simple seminario web”, se dijo a sí mismo. “Necesito tener algo de perspectiva”.

Encontró que algunas personas usaban Zoom para llegar a grupos grandes. Miró eso, pero no estaba emocionado por lo que vio, y es fácil entender por qué. Zoom maximizado a 1000 espectadores; él hablaba habitualmente a grupos muchas veces más grandes que eso.

Un día visitó una productora en Carolina del Norte. Montaron un estudio con una cortina, un escenario y un banco de pantallas. Caminó hacia el escenario, que medía quizás cuatro pies por cuatro. Una vez más, se desanimó. “No puedo hacer esto”, pensó para sí mismo.

En su antigua forma de hacer las cosas, hablar en los estadios frente a decenas de miles de personas, atravesar el telón le sirvió de detonante. Incluso en los días en que se sentía terrible (sufre envenenamiento por mercurio, que a menudo lo deja drenado), cruzar invariablemente la cortina despertaba su cuerpo. Después de 10 o 15 minutos en el escenario, se sentiría físicamente rejuvenecido y podría hablar durante horas.

En ese pequeño escenario en Carolina del Norte, con las pantallas frente a él, se sintió disparado de nuevo. Comenzó a pensar en voz alta sobre cómo sería su regreso. Alguien grabó sus pensamientos mientras salían de él durante una hora. Imaginó una experiencia interactiva en vivo. Quería estar rodeado de pantallas de 16 pies de alto y 50 de ancho. Quería poder ver a 3.000 personas a la vez, deslizar el dedo y volver a ver tantas.

Contrató a seis empresas diferentes para convertir su visión en realidad. Le dijeron que tardaría nueve meses. “Les dije, no, tenemos nueve semanas. Y lo hicimos en nueve semanas. Fue una locura”, señala. “El resultado fue que tuvimos el mayor evento de este tipo que hemos realizado”.

Llegó a 35.000 personas en el transcurso de un evento de cuatro días. Nada de eso habría sido posible si no se hubiera obligado a buscar nuevas formas de hacer las cosas. “Al sortear estas inéditas voces, tener conversaciones novedosas, hacer nuevas preguntas y obtener mejores enfoques, pude crear, no solo sobrevivir donde estábamos”, dice.

# 8 Analiza tus hábitos de concentración

Para ilustrar este punto, cuenta la historia familiar de una cena de Acción de Gracias cuando tenía 11 años. Su familia era pobre y no podía permitirse una gran comida. Mientras sus padres peleaban, escuchó un golpe en la puerta. El joven Tony respondió. Un hombre estaba parado allí con bolsas de comestibles y un pavo crudo.

Tony llamó a su padre, quien enojado le dijo al hombre que no aceptaría la caridad y trató de cerrar la puerta. Pero el pie del hombre lo impidió. Trató de persuadir al padre de Tony de que aceptara la comida. Dijo que era solo un repartidor, que el donante era anónimo, que nadie sabía de dónde venía la comida. El padre de Tony volvió a intentar cerrar la puerta.

Esta vez, el hombre lo bloqueó con el hombro. De nuevo le suplicó al padre de Tony que aceptara la comida. “Él dijo: ‘Señor, por favor no haga sufrir a su familia por su ego’”, dice Robbins. “Fue uno de esos momentos que nunca olvidas”.

Las venas sobresalían de la cabeza del padre de Robbins. Estaba tan loco como nunca lo había visto. Su padre tomó las provisiones y cerró la puerta de golpe. Esta vez, el hombre permitió que se cerrara. Su padre nunca le dio las gracias. “Me quedé atónito. ¿Cómo podría mi papá no estar feliz?”, dice.

Robbins tardó años en comprender lo que sucedió. Ahora lo entiende. Dijo que las personas están controladas por tres decisiones, a menudo tomadas de manera inconsciente. Ellas son,  ¿en qué me voy a enfocar, qué significa y qué voy a hacer al respecto?

“Mi papá se centró en el hecho de que no había alimentado a su familia”, dice Robbins. No quería aceptar caridad y, aparentemente, se avergonzaba de que alguien pensara que tenía que hacerlo. Eso significaba que no podía mantener a su familia. Lo que hizo al respecto fue enojarse.

“En lo que nos enfocamos, lo sentimos”, dice Robbins. “Incluso si no es cierto”.

La aplicación de eso es obvia para el emprendedor. “Si crees que algo es terrible, encontrarás formas de demostrar que efectivamente es terrible”, dice. “Si crees que algo es genial, encontrarás lo que es genial”.

“Tu forma de pensar es lo más importante en un cambio de rumbo”.

Vía | Success

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.