Motivación POSITIVA vs Motivación NEGATIVA: ¿Cuál es mejor?

¿Necesitas que te empujen para subir la escalera de la vida?

Siento que todos lo necesitan en un mundo impulsado por la competencia.

¡Esa fuerza bruta no es más que la motivación!

¿Te esfuerzas por la motivación?

No importa que tomes un gran impulso para seguir la carrera de tus sueños o que des solo un pequeño paso para someterte a una monotonía aburrida; cada movimiento lo requiere.

Ya sea una excelente carrera profesional o un crecimiento personal constante, la motivación inspira en todas las dimensiones. Y si falta, su ausencia puede enterrar a cualquiera.

¿Pero sabías que hay dos tipos de motivación? La motivación positiva y la motivación negativa.

Motivación positiva vs Motivación negativa

¿Qué es la motivación positiva?

Es un método de estímulo basado en la recompensa.

¿Sabes cuál es la fuerza motriz de esta técnica motivacional? ¡Es la imaginación de las posesiones unidas al éxito!

Ya sea que se trate de incentivos para obtener buenas calificaciones o un aumento después de la promoción; la motivación positiva es el catalizador que mantiene el fuego ardiendo en tu vientre.

Podría ser la visualización de una bonificación del jefe o prever una sonrisa en la cara de un indigente. Independientemente de si se trata de un sueño sobre una posesión materialista tangible o un celo por alcanzar un sentimiento divino intangible; la expectativa de cualquier forma de recompensa es el impulso de la estimulación positiva.

¿Quieres llegar muy alto con este tipo de estímulo? Solo divide tus metas realistas en objetivos a corto plazo y establece recompensas cuando alcances esos pequeños hitos.

Ya sea viendo tu serie favorita en Netflix o un largo viaje con tus amigos. Asegúrate de regalarte algo con cada pequeño propósito.

Un sentido inmediato de logro te proporciona el impulso oportuno que te mantiene hambriento y esperanzado simultáneamente.

¿Qué es la motivación negativa?

Es un método de estímulo basado en el temor al castigo. Tu impulso se centra en el miedo a fallar en cualquier cosa o en todo.

Es la fuerza motriz de algunos estudiantes que van a la escuela solo para cumplir con el requisito de asistencia obligatoria. Saben que la promoción a la clase posterior es imposible de lo contrario.

A diferencia de la motivación positiva, la negativa es un método en el que un empleado se atasca porque le teme a su jefe tiránico.

Es la técnica motivacional en la que prima el no sentimiento de orgullo después de la apreciación por parte de los espectadores, y por eso, el temor a la crítica de ellos te motiva a ensayar bien para una aparición en el escenario.

Funciona mejor en situaciones de vida o muerte donde hacer las cosas es la única salida. De hecho, la mayoría de nosotros tenemos un impulso inspirador en común:

Necesitamos trabajar duro para ganar dinero, que de otra manera nos negaría incluso las necesidades básicas para la supervivencia. Y este miedo nos mantiene activos.

Entonces, sí, es una técnica fuerte, intensa y efectiva que te permite aceptar el cambio constante.

¿Qué tipo de motivación es mejor?

Tanto la motivación positiva como la negativa son lados opuestos de una sola moneda.

Cuando tu fuerza motriz es esperar recompensas por el éxito, tú te desenvuelves en la motivación positiva. Pero cuando tu mayor impulso es el miedo al castigo por el fracaso, luchas por un estímulo negativo.

Mientras que el pensamiento de lograr inspira la motivación positiva; su contraparte es impulsada por la idea de perder.

Publicidad

Sobre qué técnica es mejor; siento que depende de las nociones individuales y la intensidad de las situaciones.

Para algunas personas, el impulso positivo hace maravillas y, en algunos momentos, la motivación negativa crea magia.

Evaluaremos algunas ilustraciones prácticas para llegar a una conclusión sobre qué tipo de motivación es mejor:

  • Supongamos que tu motivación para un entrenamiento intenso diario es que quieres hacer alarde de tus abdominales en tus próximas vacaciones en la playa. Estás teniendo un gran impulso positivo. Y tal vez tu amigo es un fanático del gimnasio porque tiene abdominales de seis paquetes. Pero teme que si no asiste un día, podría perder su cuerpo atractivo. Ciertamente, él está motivado negativamente.
  • Para algunas personas, un estilo de vida lujoso es un impulso para trabajar duro (motivación positiva). Pero hay otro grupo de gente que labora fuertemente, porque temen que si no lo hacen, es posible que hoy no puedan comprar el pan para el desayuno (motivación negativa).

Permítanme relacionarme con una presunción:

Supongamos que tu jefe acepta promocionarte si puedes ganar mucho dinero en el próximo proyecto, es una motivación positiva basada en la recompensa.

Pero asumiendo que él dice que te despedirá si fallas en el próximo proyecto, eso es una estímulo negativo basado en el castigo.

Entonces sí… ambas técnicas desempeñan un papel vital para hacer que luches, dependiendo de las situaciones variables.

Mientras que pensar en recompensas y reconocimiento es la demanda de una situación determinada; el otro caso puede buscar una inclinación hacia las medidas para escapar de los castigos y las críticas. ¡Y eso está bien!

¿Sigues buscando un ganador?

Mientras que ambos son importantes, siento que la densidad de la motivación positiva debe estar en exceso sobre su contraparte.

Vamos a averiguar:

Sabes que el nivel de impulso siempre debe ser alto… ¿verdad?

¿Pero alguna vez mediste la intensidad que tienen ambas motivaciones?

Mientras el nivel elevado de estímulos positivos aumenta los niveles de energía, el alto grado de negativismo puede sobrecargarte y hundirte.

Recordemos el escenario que la mayoría de nosotros hemos experimentado.

Como estudiante, cuando tus padres prometen una bicicleta nueva si te va bien en tus exámenes; pensar en la posesión de otro elemento deportivo, permite sobrecargar el nivel de tu resistencia.

Pero si tus padres dicen que cancelarán tu viaje de vacaciones si fallas en tus exámenes, la idea de perder ese descanso, te infunde miedo.

Ahora, si te pregunto cuál funciona mejor, dándote una opción, no negarás que es el placer de conseguir una bicicleta y no el dolor de perder unas vacaciones, lo que te impulsa más hacia el buen desempeño.

Eso es porque estás libre de presión, con cero estrés y por ello el proceso es más agradable. Así que en la mayoría de los casos, es la motivación positiva la que gana.

Estoy seguro que te encanta trabajar con un jefe sonriente, que busca tu crecimiento, comprometido, ofreciendo incentivos. Y a nadie le gusta esforzarse para un empleador que frunce el ceño y exige eficiencia a cambio de no despedirte de tu trabajo.

Estudio de caso: ¿Qué tipo de motivación funciona mejor para mí?

Me gustaría compartir qué tipo de impulso funciona mejor para mí.

Me apasiona mi carrera en el blog. Y créeme, requiere un inmenso nivel de dedicación y energía para seguir colgando de una rama rota, afrontando el fuerte viento que fluye desde la dirección opuesta.

Mientras que el miedo a caer me anima a aguantar, la anticipación del éxito me impulsa a escalar. Ambos son importantes para mí dependiendo de la situación.

Pero sí, a veces la motivación negativa es difícil de manejar.

Publicidad

Ese temor a fallar afecta la calidad de la operación. A veces, todo parece oscuro y sombrío. El miedo a perder estremece la autoestima y la autovaloración.

Esto conduce a la siguiente conclusión:

Si tienes un objetivo a largo plazo, acelerar solo con un estímulo negativo puede ser accidental. Podría romperte a la mitad.

Si posees una capacidad de resistencia débil, la sobredosis de motivación negativa puede ser peligrosa.

¡Debes tener cuidado! Puede ser una puerta de entrada a emociones negativas como la tristeza, la frustración y, por supuesto, el miedo. Puedes verte afectado en la medida en que te desmotives en lugar de motivarte.

Si te pregunto qué te motiva a salir de tu cama…

¿La emoción o el miedo?

No negarás que es la emoción. La razón es simple:

La emoción es un sentimiento afirmativo, un subproducto de la motivación positiva. Por otro lado, el miedo es una sensación negativa, un extracto del impulso negativo.

Mientras que la emoción siempre te mantiene en la caza; confía en mí cuando te digo que no puedes navegar demasiado tiempo pedaleando tu bote por miedo.

Aquí está la línea de fondo:

La vida rápida y ocupada de la actualidad está probando la paciencia y la confianza en ti mismo. Por esa razón, la motivación es importante para todos. 

En qué tipo elegir es la gran pregunta, ya que ambos son integrales en su propia manera única. Eres tú quien necesita elegir conscientemente, el que siente que es lo que te puede empujar hacia el éxito.

Si estás bendecido con el lujo de elegir, siento que la motivación positiva es una opción más segura.

Obviamente, si ves a lo lejos a un león en una jungla acercándose a ti, no importa cuán agotado esté tu cuerpo, correrás lo más rápido que jamás hayas podido. Y esa es una motivación negativa que funciona para ti, ya que sabes lo que podría pasar si te quedas allí esperándolo.

Estoy seguro que te preguntarás cuál es tu mejor opción antes de elegir alguna de las técnicas de motivación.

Resumiendo

La piedra angular de la motivación negativa es el miedo y el comienzo de un estímulo positivo es una alegría.

Lo que siento como motivación positiva debe ser el método habitual de consulta y la emoción negativa debe ser el último recurso.

Entonces, amigo mío, cuando sepas cómo usar las recompensas y los castigos de la manera correcta, parecerá que alcanzar tus objetivos es un resultado inevitable.

Tú decides si quieres que te animen alegremente o te empujen con miedo… ¡Buena suerte!

Vía | Life Hack

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close