Por qué el SEGUIMIENTO es tan IMPORTANTE

Los mercadólogos de redes a menudo cometen el error de pensar que tienen que suscribir un prospecto al final de la primera reunión. Pero 9 de cada 10 veces, un recluta no se registrará después de una sola exposición. Lleva tiempo educar a los posibles clientes para que comprendan plenamente la oportunidad. Y es por eso que el seguimiento es tan importante.

Puedes tener una lista interminable de clientes potenciales y dar las mejores presentaciones, pero si no haces un buen seguimiento con tus eventuales reclutas, no firmarás a nadie. Tienes que mantener activa la relación y la conversación. Solo entonces podrás ayudar a tus prospectos a tomar una decisión.

Entonces, aquí hay algunos consejos para hacer un buen seguimiento:

Haz lo que dijiste que harías

Al final de tu primera reunión con el prospecto, debes haber establecido un horario específico para volver a ponerte en contacto con él, ya sea una llamada telefónica u otra reunión. Entonces, si dijiste que los llamarías en un momento determinado, llámalos. Si mencionaste que te reunirías con ellos en alguna parte, ve a conocerlos. Si dijiste que establecerías una llamada tripartita con otro líder, asegúrate de tenerla configurada.

Esto es solo una cortesía profesional. Cuando digas que vas a hacer algo, hazlo. Tus prospectos te respetarán más si lo haces.

Configura la siguiente presentación después de la exposición

El seguimiento es en realidad otra exposición, y las exposiciones son las que ayudan a los prospectos a tomar una decisión. Cuantas más presentaciones, más les ayudarás a tomar esa determinación. Entonces, cuando realizas un seguimiento, es esencial que configures la siguiente exposición.

Publicidad

Mi negocio dio un giro rotundo para mejorar cuando cambié mi forma de pensar de “conseguir” al cliente potencial en la primera exposición a simplemente mantener el proceso estableciendo la siguiente presentación de seguimiento, luego la siguiente y la siguiente, y así, hasta que llegue a que el prospecto tomara una decisión.

Recuerda, tu trabajo es educar a tus prospectos sobre su oportunidad y ayudarlos a tomar una decisión. En la mayoría de los casos, eso requerirá exposiciones múltiples, por lo que siempre debes configurar la próxima presentación. De lo contrario, corres el riesgo de nunca volver con ese prospecto y perder esa oportunidad.

Tomará múltiples exposiciones

De nuevo, lo más probable es que realizarás varias exposiciones antes de que un prospecto adopte una determinación. De hecho, puede tomarte un promedio de 4 a 6 presentaciones para que el eventual cliente se una a tu negocio. Por lo tanto, hacer un seguimiento no es algo que conseguirás una vez con cada potencial prospecto.

Sé paciente al reunirte con tu cliente potencial varias veces para hablar sobre tu oportunidad. Todos son diferentes, por lo que toman decisiones a diversos ritmos. No te desanimes cuando tu prospecto necesite más tiempo para entender tu oportunidad y mejor agenda la otra presentación.

Solo mantén la presentación después de la exposición. Sigue hablando con tu prospecto sobre tu producto y oportunidad. Habla sobre por qué decidiste unirte a esta industria. Cuéntale historias de vidas que han sido cambiadas gracias al negocio. Responde sus preguntas sobre los planes de compensación, la compañía, el producto y cualquier otra cosa que desee entender. Aborda sus objeciones y preocupaciones. Pero lo más importante es que debes fomentar la relación con ellos.

No solo trates a tus clientes potenciales como alguien para entrar en tu negocio. Trátalos como a un amigo. Pregúntales sobre su familia y sus vidas. Conócelos. Todas tus interacciones con tus clientes potenciales no tienen que ser exposiciones en las que hables de la oportunidad. Invítalos a cenar o reúne a sus familias por un día en el parque de diversiones. Se su amigo, y ellos te respetarán y escucharán más acerca de tu oportunidad.

Publicidad

Abrevia el tiempo entre exposiciones

Si bien llevará un momento para que tus prospectos tomen una decisión, demasiado tiempo entre exposiciones puede hacer más daño que bien. La vida tiene una forma de distraer. Si transcurre un mes entre cada presentación, lo más probable es que tu cliente potencial no haya pensado en su oportunidad. Es posible que incluso hayan olvidado mucho de lo que ya hablaron, y cada exposición se vuelve como la primera entonces.

Por lo tanto, configura las presentaciones juntas. Haz una reunión, llama por tres vías y muéstrales un video, todo en una semana o dos. Usa cualquier combinación de exposiciones que utilice tu empresa. Pero hazlo rápido. Esto mantendrá tu oportunidad en la mente de tu cliente potencial, y ellos tendrán tiempo de realmente pensar en ello.

Vía | Network Marketing Pro

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
¿Qué opinas?

Opinar