¿Quién fue LUIS COSTA? El fulgurante empresario de Amway

Luis Costa fue uno de los líderes más míticos de Amway. Su vida fue una completa epopeya de lo que una persona con determinación puede lograr usando el multinivel como vehículo.

Parte de la admiración que existe hacia este importante líder de Amway, fue su pasado impresionante, su persistencia apasionada al iniciar su negocio, su ascenso vertiginoso en la compañía y su muerte repentina.

A continuación hemos recopilado una breve biografía de este impresionante networker:

Los inicios humildes de Luis Costa

Luis Costa era un cubano que nació en 1960 en La Habana, Cuba.

Hijo de una maestra de escuela, que matriculó a su hijo a la edad de cinco años, en 1965, en un jardín infantil llamado “Felipe Poey” cerca de su casa.

Dos años más tarde, a causa de problemas dentro de su hogar, Luis fue llevado hasta la ciudad de Pinar del Rio para vivir con su abuela y continuar con sus estudios.

Pero regresa a La Habana en 1968 y continúa sus estudios en su antigua escuela donde finalmente se gradúa en 1972.

Problemas familiares

Luis era un gran aficionado al beisbol. En muchas ocaciones prefería abandonar sus clases para armar equipos y jugar beisbol. Pero esto no le agradaba ni a sus maestros ni asuntos madre, quien constantemente lo castigaba por evadir sus clases.

El padre de Luis Costa tenía un problema con el consumo de alcohol, lo que provocaba contantes problemas al interior del hogar.

La situación llegó a su punto más álgido cuando en 1967, cuando el padre de Luis el padre de Luis los abandona y el matrimonio termina finalmente en 1970.

El papá de Luis emigra a los Estados Unidos con una nueva esposa y sus dos hijos.

Los problemas al interior del hogar de Luis Costa lo volvieron un joven mucho más disciplinado y responsable, debido a lo que el veía como una responsabilidad mayor con su madre, que en ese momento sostenía completamente el hogar.

Destino: fuera de Cuba

Mientras aún estaba en la escuela secundaria, Luis fue escogido para trabajar voluntariamente durante 45 días en distintas partes de Cuba. Este tipo de actividades acercaron a Luis a los programas que el gobierno ofrecía para estudiantes destacados.

Ante el temor de Luis de no obtener buenas calificaciones y de ser incorporado al ejercito para ir al extranjero a pelear en diferentes guerras civiles, se dedicó metódicamente al estudio con el fin de obtener buenas calificaciones y alcanzar algún tipo de beneficio político.

Y el esfuerzo dió resultado. Cerca del mes de Abril de 1978, el gobierno cubano le ofreció una beca para estudiar en la Universidad de Polonia. Pero la intención de Luis era poder escapar de Cuba.

Publicidad

Pero las cosas no eran tan fáciles como parecían. Como requisito para poder salir del país, Luis debía aprobar un curso intensivo que incluía clases de matemáticas, física, química e idiomas, todo el polaco. El curso fue tan difícil que solo 12 de los 30 estudiantes que iniciaron, pudieron terminar el curso, Luis estaba entre los doce.

Luis Costa a la universidad en Polonia

Pero al llegar a Polonia se dieron cuenta que no estaban los suficientemente preparados para iniciar al universidad y tuvieron que tomar un año más de clases para ponerse al nivel de los estudiantes polacos.

Todo esto fue compensado por una rápida adaptación a la cultura polaca. En poco tiempo, Luis Costa ya había hecho amigos que le ayudaban a repasar sus materias, que le invitaban a sus casas y que lo incluían en sus vacaciones.

Pero Luis también se decepcionó de lo que estaba pasando en Polonia con respecto al comunismo. Mientras pasaba unas vacaciones en Cuba, le contó a su madre todo lo que había visto allí, huelgas, dificultades y una sensación de desilusión que empañaba todo en el país. Luis tomó en ese momento la determinación de huir del comunismo, pero no era el momento aún.

El cambio

Cuando Luis regresó a Polonia, un movimiento social estaba amenazando con derrocar al régimen comunista, pero el gobierno tomó cartas en el asunto rápidamente y reprimió al movimiento. Luis seguía desilusionado.

Pero algo cambió. El gobierno cubano creía que Polonia ya no le estaba ofreciendo a los estudiantes becados una buena opción universitaria y decidió enviarlos a todos a la Unión Soviética. Para Luis, este no era más que un asunto de conveniencia, para que ellos no presenciaran una posible caída de un régimen comunista que hasta ese momento debía ser un modelo de perfección comunista.

Pero Luis Costa nunca llegaría a la Unión Soviética. Junto a otros cuatro compañeros, estaban decididos a huir, pero para eso, debían pedir un retorno a Cuba. Tenían varias opciones, la primera era volar hasta Canadá o España, ya que no habían vuelos directos de Polonia a Cuba.

La segunda opción era navegar y desembarcar en Alemania Oriental. En cualquiera de estos destinos podrían pedir asilo político y evitar su regreso a Cuba.

La huida

Luego de meses de planear el escape, Luis y sus amigos llegan a Praga, el 31 de Enero de 1982. Allí tendrían que ir hasta la Embajada cubana para recibir sus boletos de avión y ser escoltados hasta el aeropuerto.

El avión que tomaron tenía como destino la ciudad de Madrid, en España. El plan era llegar al aeropuerto y buscar a un policía y pedir el asilo.

Pero cuando llegan a Madrid, la situación se complicó y viendo que el tiempo se agotaba y que ya debían abordar su vuelo a Cuba, el amigo de Luis Costa, llamado Julio empezó a correr hacia un policía gritando “¡QUIERO ASILO POLÍTICO, QUIERO ASILO POLÍTICO!”.

En España

Luis corrió tras su amigo y horas más tarde ya habían recibido el asilo que tanto habían soñado y planeado.

Pero la situación en España no era fácil, Luis y su amigo tuvieron que trabajar en cualquier cosa que les ofrecieran ya que las condiciones económicas del país no eran las mejores.

Finalmente Luis encuentra una ocupación como traductor de polaco a español, lo que le permitió conocer a un gran número de personas.

Nueva vida

Luis escucha que existe un equipo de beisbol amateur en el país y decide buscar la forma de unirse para poner el práctica su conocimiento y destrezas en este deporte y a la vez para poder conocer personas.

Publicidad

Jugando en el equipo de béisbol en Madrid, Luis conoce a una joven llamada Chris, que posteriormente se convertiría en su esposa. Chris era hija de madre española y de padre americano, pero entrenaba también en el equipo.

Después de casarse, Luis y su esposa deciden mudarse a los Estados Unidos. Pero el pasado comunista de Luis les juega en contra y tuvieron que espera mucho tiempo para que el gobierno americano accediera a recibirlo en el país.

Finalmente en julio de 1984, Luis y su esposa llegan a Nueva York.

La oportunidad de Amway

En 1986, Luis y su esposa conocen el negocio de Amway y deciden regresar a España para desarrollar el negocio allí. Pero las cosas no fueron fáciles. En España la compañía estaba iniciando y no existía un sistema ni la plataforma para poder desarrollar el negocio.

Los primeros años desarrollando el negocio en España fueron muy duros y tuvieron que buscar trabajos adicionales para poder sostenerse y asistir a los eventos de Amway en los Estados Unidos.

Pero el trabajo duro no daba los resultados esperados, muchas veces el equipo crecía y la esperanza de obtener un buen ingreso llegaba, pero se esfumaba rápidamente después un bajón en el movimiento del equipo.

El éxito en Amway

“Cintas, libros, seminarios, convenciones” ese fue el lema que marcó la carrera de Luis Costa durante todo su tiempo en Amway.

Después de perseverar y de trabajar incansablemente, Luis y su esposa Chris experimentaron un crecimiento vertiginoso en la compañía. A mediados de la década de los 90’s ya eran líderes consagrados de Amway y reconocidos en todo el mundo.

Pero la tragedia tocó a la puerta de la familia. Luis murió el 30 de noviembre de 1995 en Varsovia luego de que la avioneta en la que viajaba sufriera un accidente.

Hoy, la posición que Luis desarrolló está conducida por Cristine Costa, su esposa, quien logró la posición de Doble Diamante en 2009 y de Fundador Doble Diamante en 2015.

El testimonio en video de Luis Costa

A continuación la historia de Luis contada por él mismo, durante una convención de la compañía en Argentina en el año 1995:

Conoce más sobre Luis Costa en esta página dedicada a rescatar su legado.

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close