¿Deberían las compañías de MLM o venta directa cotizar en la bolsa de valores?

Todos hemos estado inmersos en los últimos años en las noticias y en lo mediático que se convirtió el caso de Herbalife y su lucha contra Bill Ackman.

¿Por qué la Herbalife tienen estos problemas y Amway no los tiene? Para muchos la respuesta es bastante sencilla: Herbalife cotiza en la bolsa de valores, y Amway no.

Pero ¿si cotizar en bolsa trae tantos problemas, por qué Herbalife lo hizo? La respuesta puede tener varias aristas que vamos a tratar de cubrir en este artículo.

Ventajas de cotizar en la bolsa de valores

El primer beneficio de cotizar en la bolsa de valores es obtener recursos para fines estratégicos sin aumentar endeudamiento, y sin necesidad de que los accionistas originales usen recursos propios para inyectarle capital a la compañía. Lo anterior implica que los accionistas originales verán diluida su participación con la entrada de nuevos socios.

Publicidad

En la medida en que la acción de una empresa es bursátil, es decir, que se intercambia entre los participantes del mercado, su precio refleja la realidad de mejor manera. Lo anterior se debe a la cantidad de personas que negocian la acción y, también, a la calidad de información con que éstas cuentan, ya que una organización de este tipo es analizada a profundidad por expertos que compartirán esta información con los inversionistas.

Los analistas de las casas de bolsa tienen acceso a toda la información de la entidad y sus funcionarios adquieren la obligación de contestar todas sus dudas, así como la necesidad de explicar la historia financiera de su compañía.

Como accionista conocer el precio de lo que se posee, y saber que en cualquier momento habrá compradores que darán liquidez, o vendedores que permitirán aumentar la participación en el capital, es básico y de ese conocimiento de la realidad del mercado se puede partir para hacer una planeación estratégica a largo plazo.

Sin embargo también existen unas desventajas muy claras como que las empresas deben dar información periódicamente a sus accionistas y al órgano que supervisa la bolsa. Además deben realizar auditorías externas y tienen que seguir una serie de normas internacionales.

Publicidad

Como tienen que tener una mayor transparencia, estas empresas se encuentran más controladas por las autoridades.

El control de la compañía también se puede ver comprometido. Un ejemplo clásico de esto fue cuando Steve Jobs perdió el control de su propia compañía y fue retirado como CEO de Apple por la junta directiva.

Al ser públicos sus informes, movimientos corporativos, ventas, noticias, percepciones y cualquier tipo de movimiento de la compañía está expuesta a la opinión y al juicio público, lo que puede afectar su valor.

¿Y las compañías de MLM y venta directa?

La mayoría de las compañías más grandes de la industria cotizan en bolsa, es el caso de por ejemplo Avon, Nu Skin, Tupperware, Natura y obviamente Herbalife. Estas compañías han logrado en su momento incrementar su financiamiento y expandirse gracias al capital obtenido al vender participaciones.

Publicidad

Por otro lado, muchas compañías grandes son de capital privado, es el caso de Amway o Mary Kay, que decidieron no participar en el mercado bursátil y han logrado crecer a pesar de esto.

La repuesta de si una compañía de MLM o venta directa debería cotizar en bolsa es bastante relativa, a algunas compañías les ha funcionado y a otras no mucho. El éxito está muy ligado a la percepción que el mercado y los accionistas tienen sobre la compañía, su mercado, sus servicio o productos y demás aspectos.

En el caso de Herbalife el problema ha estado ligado a una especulación que se fue más allá de la compañía y que puso a dos grandes inversionistas (Bill Ackman y Carl Icahn) a pelear, en una lucha que es casi un asunto personal, usando como escudo a Herbalife.

En este caso, lo mejor que podría hacer la compañía es tratar de recuperar acciones para volver a ser una compañía privada, aunque eso implique que un comprador tome el control de compañía, y eliminar para siempre ese fantasma de lucha por sus acciones y sus valores que ha sido uno de los temas más populares en Wall Street de los últimos años y que ha perjudicado a la compañía y de paso a sus distribuidores.

Publicidad

Las demás compañías de mercadeo en red deberían aprender de la experiencia de Herbalife y evaluar si es conveniente, para ellas, salir a bolsa o mantenerse como compañías privadas.

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Opinar