5 consejos para DELIMITAR tu ESPACIO mientras trabajas desde casa

Nos vemos obligados a ser creativos con nuestras soluciones para “mi tiempo”.

9 de septiembre de 2020
Foto: Unsplash

Viajo y trabajo a tiempo completo con mi novio, un sueño que surgió hace varios años y que finalmente hicimos realidad el verano pasado. Nuestras vidas caben en dos bolsas que recientemente pesaron 94.6 libras en total. No es una vida para todos, pero es una que apreciamos y protegemos. Estar en el camino conlleva muchos desafíos, incluida la necesidad de límites: espacio entre nosotros para trabajar, relajarnos o simplemente estar solos. Cuando estamos juntos casi cada minuto del día, esas líneas deben ser sagradas para mantener tanto tu trabajo como tu cordura.

El COVID-19 ha traído algunos de los desafíos únicos de nuestro estilo de vida a las puertas de Estados Unidos. Con muchas parejas y familias obligadas a trabajar, comer y jugar completamente en casa, los límites son esenciales tanto para crear el espacio que necesitan para mantenerse productivos como para contar con el entorno necesario para recargarse.

En los apartamentos pequeños que normalmente alquilamos de ciudad en ciudad, el espacio no es algo de lo que tengamos mucho, lo que significa que nos vemos obligados a ser creativos con nuestras soluciones para “mi tiempo”. Estos son algunos de nuestros mejores consejos.

1. Comunícate con tus compañeros de cuarto

Este es un punto de partida natural para cualquier persona que trabaja desde casa con un compañero de cuarto, tu cónyuge, o con tu hijo. Si alguna vez has tenido a un cónyuge medio vestido en una reunión de video con un cliente, entonces comprenderás por qué este consejo está en la parte superior de la lista. Aquellos con quienes compartes un espacio no son lectores de la mente, y no puedes esperar que sepan lo que está sucediendo en tu vida laboral cotidiana. Claro, una habitación con la puerta cerrada ayuda, pero eso no es factible para todos.

No importa el tamaño de tu hogar o el número de tus compañeros de cuarto, la comunicación siempre es beneficiosa. En mi caso, envío un mensaje de texto rápido por la mañana con una lista de reuniones para ese día. Luego, generalmente durante el desayuno, compartiré en qué tipo de tareas estoy trabajando y si requieren un enfoque absoluto (no me molesten) o si son más triviales (bien, molesta, pero hazlo rápido). Encuentra una estrategia de comunicación que funcione para ti y sea coherente.

2. Designa un espacio de oficina, pero sé flexible con la manera de hacerlo

Cuando comencé a trabajar por cuenta propia, lo hice desde el sofá, mi cama, la mesa del comedor, el mostrador de la cocina mientras comía las sobras de pizza, ningún lugar estaba prohibido para mí y mi grasienta computadora portátil. Mi departamento se convirtió en mi oficina, lo que se hizo evidente por el rastro de bolígrafos, notas adhesivas y tazas de café en cualquier superficie horizontal visible. Cuando en todas partes dice “trabajo”, en ningún lugar dice “descanso”. Recupera el espacio sagrado del hogar designando un sitio de trabajo oficial.

No, esto no significa que debas dejar varios cientos de dólares en un escritorio y una silla ergonómica; Un espacio de trabajo puede ser tan simple como una silla de puf en la esquina. Por supuesto, si decides trabajar afuera por unas horas, está bien. Pero al designar un área de trabajo oficial, permites que el resto de tu hogar sea un lugar de descanso y recarga, lo cual es crucial para evitar el exceso laboral y el agotamiento. Una bonificación: también te ayuda a evitar explicar 10 tazas de café huérfanas en el lapso de una mañana.

3. Aprende y aprovecha tus mejores horas de trabajo

Me tomó varios años de trabajo independiente para encontrar un horario que funcione para mí. Al principio, trabajé desde el momento en que me desperté hasta que me dolieron los ojos al mirar la pantalla, alrededor de las 5 a las 6 pm. Consideraba equivalente trabajar más con trabajar mejor. No era sostenible y ciertamente no era agradable. No fui una buena compañera o amiga durante ese tiempo porque el trabajo me sacó lo mejor de mí y no quedaba mucho al final del día.

Me tomó algunos años, pero ahora tengo un horario de trabajo que totaliza entre cuatro y seis horas repartidas durante todo el día. Pero lo que funciona para mí puede no servir para los demás. Soy una persona madrugadora que actualmente vive con dos noctámbulos. Entre las 5 y las 9 de la mañana, tengo el espacio tranquilo para hacer mi mejor y más desafiante trabajo mientras mi cerebro está fresco. Averigua qué funciona para ti, comunícalo con aquellos con quienes compartes espacio y mira cómo cambia tu productividad.

4. Programa un tiempo de inactividad y protégelo

Necesito tiempo a solas. No me doy cuenta de eso hasta que me paso días sin descansar, lo que resulta en irritabilidad inexplicable y mal genio. Mi solución: programa tu tiempo personal más valioso como lo harías con una fecha límite o reunión importante. En mi caso, separo una hora todos los días para que pueda hacer lo que quiera. La mayoría de las veces leo en una hamaca o salgo a caminar, pero este pequeño trozo de tiempo privado hace maravillas sobre cómo me siento e interactúo con los demás durante el resto del día.

Para aquellos con niños, alejarse durante una hora puede parecer imposible. Empieza de a poco. Pídele a tu cónyuge que se haga cargo de los niños durante 15 minutos ininterrumpidos todos los días. Si puedes, hazlo en el mismo horario para que se vuelva habitual. Después de una semana, reflexiona sobre tu estado de ánimo, tu nivel de estrés e incluso tu estado físico. Ha sido un cambio muy valioso para mí.

5. Recupera tu espacio

Comprende que compartir el mismo espacio con alguien (o con varias personas) no significa que renuncies a tu derecho a estar solo. Estoy hablando del tiempo fuera de las horas de sueño, de tu horario laboral y de ese “tiempo especial” que tienes en el calendario. Estar juntos todo el tiempo no significa que tengan que pasar “juntos todo el tiempo”. Si quieres ver la televisión solo, dilo. Si quieres tocar música, tomar una copa de vino y trabajar en un rompecabezas imposible de resolver sin hacer ningún progreso real, solo dilo. Estas son actividades que normalmente podría hacer con mi pareja, pero eso no significa que renuncie al derecho de hacerlas sola.

Esto suena simple en concepto pero es más difícil en la práctica porque también funciona en reversa. Prepárate para que tu pareja te explique que aunque normalmente hacen palomitas de maíz y ven películas de apocalipsis el jueves por la noche, preferiría hacerlo solo esta semana. Navegar por espacios compartidos nunca es fácil, pero cuando varias partes trabajan desde casa, esos problemas pueden magnificarse. Encuentra la solución comunicando tus necesidades y entendiendo tus límites. Es un trabajo en progreso, y a menudo se resuelve mejor cuando se trabaja juntos.

Vía | Success

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close