Cómo los colores de tu hogar pueden afectar tu ESTADO de ÁNIMO

Las diferentes tonalidades juegan un papel de gran importancia en lo centrado que te puedas sentir.

18 de noviembre de 2020
Foto: Envato Elements

Pablo Picasso dijo: “Los colores, como las características individuales del ser, siguen los cambios de cada una de las emociones”. Esto es bien conocido entre los artistas, diseñadores, publicistas e incluso en los psicólogos. Y es que ciertos colores desencadenan respuestas emocionales predecibles e incluso, las tonalidades se han relacionado con algunas variaciones en la presión arterial, el apetito y la fatiga visual.

El color es muy poderoso: las diferentes tonalidades juegan un papel de gran importancia en lo centrado que te puedas sentir. Ya sea que estés rediseñando completamente tu hogar o que simplemente deseas agregar una nueva decoración en tu ambiente, ten en cuenta lo siguiente al momento de seleccionar los colores.

El rojo es el color de la alta energía. Es un presumido. Exige toda la atención. Se ha demostrado que los espacios rojos aumentan la presión arterial y además están asociados con un posible peligro. Pero cuando el tono rojo se usa con prudencia, puede llegar a estimular la interacción y la conversación humanas. No es una buena opción para los dormitorios, pero puede usarse en algunos espacios públicos diseñados para el entretenimiento.

El naranja es un color muy estimulante que obliga a la acción pero sin la intensidad y el peligro que puede llegar a provocar el tono rojo. Es por esta razón, que es más fácil trabajar con un matiz naranja en el hogar, especialmente si has elegido los tonos otoñales. El naranja es un buen color para utilizar en salas de juegos y áreas de ejercicio.

El amarillo es el color del sol, la luz, y la felicidad. Este tono es una buena opción para las habitaciones que ocupes en horas de la mañana, como el baño, el comedor y el vestíbulo. Aunque es una tonalidad alegre, el amarillo debe usarse con cuidado, ya que demasiado de este color puede provocar sentimientos de frustración e ira.

Se trata de un color que es sumamente relajante, el verde se ha considerado como el más agradable a la vista. Debido a que se encuentra en todas partes de la naturaleza, la tonalidad verde es la ideal para un hogar bien centrado. Este matiz crea una sensación de relajación, paz y mucha calidez.

El azul es considerado como un tono calmante. Se ha demostrado que el color relajante del océano y el cielo reduce la presión arterial y además ralentiza el ritmo cardíaco, lo que lo ha convertido en un color muy beneficioso para los dormitorios y los baños. Los tonos que son más ricos, como el verde azulado o el bígaro, son muy buenos para las habitaciones familiares y las cocinas abiertas.

En sus tonos más claros de lila y lavanda, el tono violeta es otro color muy relajante. Muchos años de asociaciones culturales significan que las personas tienden a considerarlo como claramente femenino, lo que representa que no es la mejor opción para el dormitorio de una pareja. Puedes considerar usar este color con un toque ligero en el baño para crear una sensación de spa.

Vía | Success

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close