5 pasos para dejar de APLAZAR tus cosas y mantenerte MOTIVADO y PRODUCTIVO

Si has pospuesto para mañana lo que debes hacer hoy… y te estás castigando al respecto, es hora de romper el ciclo.

28 de abril de 2020
Foto: Facebook, 4Life

Aplazar las cosas es difícil… Si piensas en dónde quieres estar dentro de 30 años, ¿qué ves?

Cierra los ojos e intenta imaginar que tienes 70 años. Tu vida es buena. Has visto y pasado por muchos años, pero llegaste al punto de darte cuenta de que solo vivías el 10% de tu potencial. Que jugaste demasiado poco.

Eso no puede ser un gran sentimiento.

La investigación muestra que cuatro veces más personas están aplazando crónicamente hoy que hace 30 años. No es de extrañar que tanta gente tenga problemas para alcanzar resultados más importantes.

Si has pospuesto para mañana lo que debes hacer hoy… y te estás castigando al respecto, es hora de romper el ciclo y comenzar a desarrollar todo tu potencial.

Hoy estamos hablando de cómo dejar de posponer tus cosas y mantener tu fuego encendido para que puedas crear los resultados que deseas en la vida.

# 1 Recarga tu batería

¿Te has dado cuenta de que, cuando no estás entusiasmado, completamente descargado y no tienes tu visión en el punto, finalmente te cansas?

Es por eso que siempre debes establecer un tiempo aparte para recargar la batería. Mantente al tanto de las cosas. Honra tus prioridades de cuidado personal para que puedas avanzar en tu vida y negocio.

Comienza por tener una rutina matutina saludable y trata las mañanas como un tiempo sagrado (puedes hacer desarrollo personal, oración, ejercicio o tu práctica de meditación favorita). Aprende a escuchar a tu cuerpo, controlarte a ti mismo te ayudará a sentirte más enfocado.

Siempre que te sientas cansado o abrumado, tómate un tiempo para relajarte. Ve al gimnasio, haz yoga, prepárate un baño relajante, lee un libro, lo que sea que te ayude a desconectarte.

# 2: Crea bloques de tiempo

¿Sientes que tienes demasiadas tareas para completar durante el día? 

El bloque de tiempo es una estrategia de gestión del horario que las personas exitosas usan para asignar determinadas horas a las tareas específicas. Aquí se explica cómo hacerlo:

  • Elabora una lista de todo lo que está en tu agenda.
  • Selecciona qué actividades debes priorizar
  • Agrega un bloque de tiempo en tu calendario y establece un recordatorio
  • Cuando se acabe el tiempo, simplemente pasa a la siguiente tarea

Consejo profesional: Si bien las actividades como responder correos electrónicos pueden parecer productivas y rentables, no lo son. La razón por la que estamos tan convencidos de que es una prioridad es que, tan pronto como terminamos, sentimos alivio. Pero todos saben que es fácil perderse en el mar de correos electrónicos… nunca terminan. Asegúrate de reservar una hora al día para revisar tu bandeja de entrada. Cuando se acabe esa hora, simplemente cierra el navegador y avanza al siguiente bloque de tiempo.

# 3 Evita la multitarea y abraza la doble tarea

¿Cuántas veces hemos visto personas tratando de iniciar múltiples negocios? Conviértete en entrenador o en vendedor afiliado. Crea cursos, embudos y anuncios de Facebook. Construye un negocio de mercadeo en red.

Guau. ¡No es de extrañar que estén estresados!

La idea de la multitarea no funciona: la investigación muestra que los humanos son terribles en la realización de múltiples actividades (sí, incluso los que dicen que son increíbles).

En el momento en que divides tu enfoque persiguiendo dos proyectos al mismo tiempo, tu productividad pasa del 100% al 80%. Y debido a que tu cerebro necesita tiempo para volver a familiarizarse con el proyecto 2 (si saltas continuamente de 1 a 2), pierdes un 20% de productividad. Esa es una historia verdadera.

Pero aquí está el truco…

Si nuestra mente solo puede enfocarse en una actividad mental a la vez… ¿por qué no combinarla con una actividad física y lograr más?

De eso se trata la doble tarea. Por ejemplo, puedes enchufar tus auriculares y escuchar un audiolibro / podcast / entrenamiento mientras limpias la casa. ¡Es un ganar-ganar!

# 4. Mantente alejado de la negatividad

Nuestros cerebros pasan la mayor parte de su tiempo en modo de supervivencia. Su trabajo principal es mantenernos vivos, y le gusta cuando las cosas están estáticas. Cada vez que cambiamos nuestra rutina, llega a los descansos.

En poco tiempo, puedes escuchar a tu cerebro diciéndote “esto es demasiado difícil, no puedes hacerlo, no eres lo suficientemente bueno”…

No te dejes caer en el ciclo negativo. Tan pronto como reconozcas cómo funciona tu cerebro, capta el pensamiento y redirígelo. Crea flujos de trabajo y disparadores para dirigirlo nuevamente hacia la positividad. Por ejemplo, no puedes controlar tu primer pensamiento, pero si podrás controlar el segundo. Cada vez que surge un pensamiento perdedor o una creencia limitante, contrarrestarlo con una pregunta. Pregúntate “¿Cómo puedo encontrar una manera de hacer esto?”

Lo mejor que puedes hacer es dejar de pensar tanto y entrar en acción.

# 5. Piensa Nike: solo hazlo

¿Cuántas veces no quisiste ir al gimnasio (Netflix en la cama suena mucho mejor en cualquier momento), pero te obligaste a hacerlo?

Cinco minutos después, comienzas a moverte, y BOOM, fue la mejor decisión de la historia.

Lo mismo vale para presentarte al trabajo. Todavía tienes que hacerlo incluso cuando estás cansado o tu hijo está enfermo. Entonces, si estás de acuerdo con ayudar a otra persona a desarrollar su negocio cuando preferirías hacer otra cosa, ¿por qué no te presentas tú mismo?

Por ejemplo, cada vez que estés en un evento y escuches una idea que te guste, asegúrate de anotarla. Pero no te detengas ahí. Disciplínate hasta el punto en que te preguntes “¿Cómo puedo integrarlo en mi flujo de trabajo de inmediato?”

La moraleja de la historia: si quieres que las cosas cambien, tienes que cambiar. Para que las cosas mejoren, tienes que mejorar.

¡Tiempo de desafío!

Has una lista de todas las actividades que realizas todos los días. ¿Cuáles dos podrías hacer al mismo tiempo? Déjanos saber en los comentarios. Intenta combinarlos durante una semana y mira los resultados en tu productividad general y cómo te podría afectar.

PD: Si encontraste valor en este artículo, compártelo con tu grupo. Podrían estar lidiando con la dilación.

¡Estos fueron los 5 pasos fáciles para conquistar la dilación! ¿Cuál implementarás hoy? ¡Déjanos saber a continuación! Y si encontraste valor en esta publicación, compártelo con tus compañeros de equipo. ¡Te amarán extra!

Vía | My Life Style Academy

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close