5 PREGUNTAS clave que todas las personas exitosas se hacen a sí mismas

Los líderes realmente exitosos comienzan cada día haciéndose estas cinco preguntas cruciales sobre sus vidas, sobre lo que son y lo que aman.

7 de octubre de 2021
Foto: Envato Elements

*El siguiente artículo fue escrito por Robert Kiyosaki y fue publicado originalmente en su blog Rich Dad.

La clave del éxito es hacer las preguntas adecuadas. Esto es lo que se preguntan las personas exitosas.

Padre rico dijo:

“Las personas más exitosas en la vida son las que continuamente hacen preguntas. Siempre están aprendiendo. Siempre están creciendo. Siempre están presionando”.

También dijo:

“Los perdedores de la vida piensan que ya tienen todas las respuestas. No pueden aprender porque están demasiado ocupados contándoles a todos lo que saben. No pueden crecer porque están demasiado ocupados diciéndoles a los demás lo que deben hacer. No pueden ir a alturas más grandes porque creen que ya han llegado”.

Las personas exitosas tienen una mente de principiante

El maestro zen Suzuki Roshi dijo:

“En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay pocas”.

Estaba enseñando sobre el concepto de shoshin, que significa mente de principiante. Las personas más exitosas que conozco practican shoshin, lo sepan o no.

A lo largo de los años, me he tomado en serio la lección de mi padre rico y he hecho todo lo posible por hacer siempre preguntas para poder aprender, crecer y esforzarme para tener más éxito. No doy por sentado dónde estoy en la vida y no creo que tenga todas las respuestas.

Es por eso que a pesar de que realizo seminarios de educación financiera, escribo libros y artículos y hablo con los medios de comunicación, sigo asistiendo a muchos seminarios, leo muchos libros y presto atención a las noticias. Siempre tengo algo que aprender y el mundo está lleno de profesores.

A lo largo de los años, he aprendido que hay cinco preguntas en particular que las personas más exitosas se hacen todas las mañanas. Estas son preguntas fundamentales que conducen a todas las demás preguntas importantes que hacemos. Puede que los reconozcas, pero supongo que es posible que no te las hayas planteado por un tiempo, al menos no deliberadamente. Pero la clave del éxito es abordar las respuestas a estas preguntas (y a la vida) con una mente de principiante todos los días.

1. ¿Quién soy?

Los antiguos griegos eran un grupo sabio. Produjeron personajes como Sócrates y Platón, que han dado forma a la filosofía durante miles de años. Una de sus máximas era simplemente: “Conócete a ti mismo”.

Antes de que puedas tener éxito en la vida, debe saber quién eres tú. Porque a medida que tengas éxito, mucha gente querrá que te conviertas en algo que no eres. A medida que aumentan las exigencias de la vida, si no tienes cuidado, tu libertad declina.

Aprendí esto temprano en la vida cuando tuve que elegir entre lo que yo quería y lo que mi padre pobre quería para mí. Mi padre pobre (mi padre natural), valoraba la educación y un trabajo seguro que pagaba bien. Sabía que quería más que eso. Quería ser rico. Y sabía que necesitaba aprender a invertir y construir negocios para lograr lo que quería en la vida.

Mi padre pobre quería que aceptara un trabajo bien remunerado como piloto o con los Marines Mercantes. En cambio, acepté un trabajo vendiendo Xerox para aprender a ser un vendedor superior. Sabía que esa base me ayudaría a lograr lo que quería ser. Si hubiera seguido los consejos y deseos de mi pobre padre, no estaría donde estoy hoy.

Siempre pregunta: “¿Quién soy yo?” y sé fiel a ti mismo, no a las expectativas que los demás tienen de ti.

2. ¿Qué amo, qué es aquello que realmente me apasiona?

Hay una vieja máxima que dice: “Escribe lo que sabes”. Mi problema con esto ha sido ¿Qué pasa si no amo aquello que sé? Las cosas se volverán aburridas bastante rápido.

En lugar de ceñirte a lo que sabes, descubre lo que amas en la vida y persíguelo con pasión. Al perseguir las cosas que amas, todas las demás cosas de la vida se pondrán en orden.

Lo que amas también definirá el éxito para ti. Para algunos, la familia es el éxito. Para otros, es un negocio próspero. Al comprender lo que amas, puedes ajustar tus prioridades en consecuencia y lograr tu propia versión del éxito en la vida.

La otra cosa a recordar es que lo que amas cambia con el tiempo, al igual que lo que somos nosotros también. La razón por la que necesitas hacerte estas preguntas todos los días es porque algún día la respuesta podría ser diferente. Y eso está bien. En sus primeros años de vida, podría ser tu carrera y el crecimiento de tu riqueza. Más adelante en la vida, podrías estar formando una familia o estar muy involucrado en la filantropía. No preguntar “¿Qué es lo que amo?” todos los días significa que no reconocemos cuándo es el momento de cambiar a algo nuevo.

3. ¿Dónde puedo crecer?

Las personas exitosas nunca se contentan con mantener el status quo. Más bien, se esfuerzan por crecer. ¿En qué áreas de la educación financiera puedes crecer? ¿Cómo puede convertirte en un mejor socio en los negocios y en la vida? ¿Cómo estás de salud? ¿Estás haciendo ejercicio y a dieta? ¿Cuáles son tus metas financieras para el próximo año? ¿Cómo puedes lograrlas?

Preguntas como estas te llevan a establecer metas que te empujan más allá de tu zona de confort, te permiten crecer y te ayudan a tener éxito.

Volviendo a mi historia anterior sobre el trabajo en Xerox, cuando comencé como vendedor, era horrible. Estaba en el último lugar cada mes. Pero supe al hablar con mi padre rico que iba a ser clave aprender a vender si quería ser rico. Así que me acerqué cada día con la mentalidad de crecer. Cuando dejé Xerox, yo era el mejor vendedor. Me rogaron que me quedara, pero había aprendido lo que necesitaba y era hora de buscar otro lugar para crecer.

4. ¿Cuándo debo actuar?

Siempre debemos avanzar con nuestras metas y educación financiera, pero las personas prudentes también planifican, y lo hacen con la ayuda de asesores. Como dice el viejo proverbio, “Sin consejo, los planes fracasan, pero con muchos consejeros se puede obtener el éxito”.

Cada año, Kim y yo nos sentamos y planificamos nuestras metas financieras para el próximo año. Luego, planificamos los pasos y los plazos para esos objetivos para dividirlos en pasos medibles para el éxito y, finalmente, nos reunimos con nuestros asesores para obtener sus comentarios y su sabiduría.

Una historia que he compartido antes es mi fondo Bentley. Quería un Bentley nuevo y, aunque tenía el dinero para comprar uno directamente, desarrollé un plan para comprar activos que proporcionarían un flujo de efectivo para cubrir el costo del automóvil nuevo. Trabajé en estrecha colaboración con mis asesores para establecer este plan y sabía que tomaría alrededor de un año. Con paciencia, ejecuté cada parte del plan y, en aproximadamente un año, tenía un nuevo activo de flujo de efectivo y un nuevo Bentley. Se necesitaba paciencia y saber cuándo actuar, pero la gratificación tardía valió la pena.

5. ¿Por qué estoy haciendo esto?

De todas las preguntas enumeradas aquí, el “por que” podría ser la más importante. Cuando estaba en la escuela, los profesores odiaban la pregunta del “por qué”. A menudo, esto se debe a que no tenían una respuesta. Estaban tan ocupados diciéndonos qué hacer que rara vez entendían el por qué. Tal es el poder de los sistemas de pensamiento arraigados.

Las personas más exitosas son inconformistas que no tienen miedo de preguntar por qué, especialmente cuando todos piensan que algo es obvio.

Me encanta esta historia de Steve Jobs contada por Bill Lee:

Se supone que Jobs está obsesionado con cada detalle de los dispositivos Apple. Se centra en los detalles relevantes para la experiencia del cliente. Cuando a uno de los equipos de diseño de Apple se le asignó la tarea de desarrollar un programa de software de grabación de DVD para Mac de alta gama, los desarrolladores pasaron semanas elaborando un plan. El día señalado para presentárselo a Jobs, trajeron páginas llenas de información de prototipos, imágenes de las distintas ventanas y opciones de menú del nuevo programa, junto con documentación que mostraba cómo funcionaría la aplicación. Cuando Jobs entró a la reunión, ni siquiera miró ninguno de los planes. Cogió un marcador, se acercó a una pizarra y dibujó un rectángulo que representaba la aplicación. Luego les dijo lo que quería que hiciera la nueva aplicación. El usuario arrastraría el video a la ventana, aparecería un botón que decía “grabar” y el usuario haría clic en él. “Eso es todo, eso es lo que vamos a hacer”, dijo.

Mientras que los desarrolladores de Apple estaban absortos en lo que estaban haciendo (crear el software de grabación de DVD), a Jobs le preocupaba el por qué lo estaban haciendo (para facilitarle la vida al cliente). Una forma de pensar conduce a un producto, la otra conduce a una fortuna.

Las personas exitosas eliminan el desorden y los detalles de la vida para ver claramente por qué están haciendo algo o por qué se debe hacer algo.

¿Cuánto tiempo has pasado desde que te hiciste estas cinco preguntas? ¿Cuáles has descuidado particularmente?

Esta semana, dedica algo de tiempo a escribir tus propias respuestas bien pensadas a estas cinco preguntas y comienza a hacer los ajustes necesarios en tu vida para vivir en armonía con tus respuestas. Solo entonces estarás en el camino del éxito.

Con información de Rich Dad.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.