¿Qué tiene que ver la salud intestinal con la depresión?

Un nuevo estudio muestra otro vínculo entre los dos.

Numerosos estudios han confirmado que la salud del cuerpo y el cerebro están estrechamente relacionadas. Por ejemplo, hay evidencia extensa que sugiere que la enfermedad mental puede manifestarse en tu cuerpo como dolor crónico. Ahora, un nuevo estudio informa que las bacterias en tu intestino y tu salud mental también están relacionadas. El estudio, publicado en la revista Nature Microbiology, encontró que las personas que viven con depresión tienen niveles más bajos de la bacteria intestinal Coprococcus y dialister, informó The Guardian. Si bien los hallazgos son preliminares, el estudio predijo que los probióticos podrían eventualmente verse como un posible método de tratamiento para la depresión.

Un estudio de 2015 publicado en la revista Clinical Psychopharmacology and Neuroscience sobre la relación entre el intestino y la salud mental llegó a conclusiones similares y sugirió que la conexión se estudiará ampliamente en los próximos 10 años. “Investigaciones recientes han sugerido que la microbiota intestinal tiene una influencia en el estado de ánimo. La mala alimentación es un factor de riesgo para la depresión; por lo tanto, una dieta saludable puede prevenir esta enfermedad. La regulación de la microbiota intestinal mediante el uso de una dieta, probióticos y FMT (trasplante de microbiota fecal) “tienen importantes beneficios para prevenir y tratar la depresión”, concluyó el estudio. En general, las causas de esta enfermedad y la mejor manera de tratarla son todavía un misterio. Si bien hay innumerables medicamentos para manejar la depresión, éstos no funcionan para todos.

Publicidad

El tratamiento de las enfermedades mentales requiere un plan de terapia individualizada, y el hecho de poder potencialmente obtener ayuda de los cambios en la dieta o los probióticos, es prometedor para aquellos que han luchado por encontrar alivio a través de otros tipos de medicación. Una de las cosas más interesantes sobre los hallazgos es que aquellos que tenían niveles bajos de coprococo y dialister informaron niveles más altos de depresión, independientemente de si estaban o no siendo tratados con antidepresivos. Por otro lado, las personas que fueron identificadas por tener altos niveles de coprococos y bacterias intestinales dialister reportaron niveles más altos de bienestar general.

Además, el investigador Jeroen Raes, del Instituto de Biotecnología de Flandes y de la Universidad Católica de Lovaina, le dijo a The Guardian que estas bacterias podrían incluso comunicarse con el cerebro. “Estudiamos si las bacterias intestinales en general tendrían un medio para hablar con el sistema nervioso, analizando su ADN”, explicó. “Encontramos que muchos pueden producir neurotransmisores o precursores para sustancias como la dopamina y la serotonina“. Ian Sample, que escribió para The Guardian, señaló que este estudio no implica necesariamente una relación causal entre la salud intestinal y la salud mental. “Es posible que el efecto funcione al revés, y que la salud mental de una persona tenga un gran impacto en los insectos que crecen dentro de ellos”, escribió Sample.

Además, debido a que las pruebas no se han completado en humanos más allá de comparar las evaluaciones de salud mental autoinformadas y la identificación de las bacterias intestinales existentes de los participantes, los investigadores no pueden decir definitivamente si esta comunicación afecta la salud mental o no. Raes le dijo a The Guardian que el siguiente paso es cultivar las bacterias en un laboratorio, probarlas en animales y aumentarlas con probióticos antes de pasar a las pruebas en humanos.

Publicidad

A pesar de que esto se considera una nueva investigación, el estudio de 2015 informó que el primer caso conocido de tratar la depresión con probióticos fue en 1910. A medida que la investigación continúa evolucionando, la idea de que los probióticos podrían ser una posible línea de defensa para tratar la depresión, es una noticia prometedora para aquellos que son sensibles a los medicamentos o que no han encontrado alivio a través de sus planes de tratamiento actuales.

Vía | Bustle

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close