Myron W. Wentz, y su misión de ayudar a vivir vidas más saludables

A continuación la historia, visión y trayectoria de Myron W. Wentz, fundador y primer CEO de USANA.

“Sueño con un mundo libre de dolor y sufrimiento. Sueño con un mundo libre de enfermedades. Comparte mi visión. Ama la vida y vívela al máximo en felicidad y salud”.

Myron W. Wentz, el visionario

“Me parece trágico que la gran mayoría de las personas se vayan de esta tierra demasiado pronto y pasen muchos de sus años en el dolor y el sufrimiento. En cierto sentido, estamos viviendo demasiado corto y muriendo demasiado tiempo.

Las enfermedades degenerativas crónicas son rampantes en todo el mundo. El cáncer representa una de cada cuatro muertes en los Estados Unidos, mientras que las enfermedades del corazón son responsables de una de cada tres muertes. Solo un pequeño porcentaje de nosotros morirá de vejez.

Reconocí hace muchos años que la nutrición celular óptima es clave para mantener una buena salud a largo plazo. Desde entonces, he hecho de mi vida la misión de ayudar a las personas a llevar vidas más saludables a través de la investigación científica, productos nutricionales avanzados, instalaciones médicas de vanguardia y trabajo humanitario progresivo.

Creo que con la ayuda de una nutrición excepcional, las personas pueden vivir vidas más saludables, y me entusiasma compartir estas buenas noticias con los demás”. –Dr. Myron Wentz Fundador y Presidente, USANA Health Sciences, Inc.

Myron W. Wentz
Myron W. Wentz

Myron W. Wentz, el científico

El Dr. Myron Wentz es un pionero reconocido internacionalmente en el uso de la tecnología de cultivo de células humanas para el diagnóstico de enfermedades infecciosas. Recibió un Ph.D. en microbiología con una especialidad en inmunología de la Universidad de Utah, un M.S. Licenciado en microbiología por la Universidad de Dakota del Norte y un B.S. Licenciado en biología por North Central College. De 1969 a 1973, Wentz se desempeñó como director de microbiología del Methodist Medical Center, Proctor Community Hospital y Pekin Memorial Hospital, todos en Peoria, Illinois. A principios de la década de 1970, Wentz fundó Gull Laboratories, con sede en Salt Lake City, y pasó 20 años desarrollando, fabricando y comercializando equipos de pruebas de diagnóstico médico diseñados para detectar infecciones y ciertos trastornos autoinmunes.

El producto más exitoso de su laboratorio, fue la primera prueba disponible comercialmente para el diagnóstico de infección con el virus de Epstein-Barr.

Wentz se desempeñó como presidente y representante legal de Gull Laboratories, de 1974 a 1992 y continuó como presidente y director de investigación hasta 1998.

Mientras su laboratorio jugaba un papel fundamental en el ámbito de la salud mundial, el científico creía que la prevención de enfermedades era tan importante como la detección de las mismas. Él y otros científicos descubrieron el valor de los antioxidantes para contrarrestar el efecto negativo de los radicales libres en el cuerpo humano.

Se cree que los radicales libres son la causa de muchas enfermedades degenerativas y se originan a partir de una variedad de factores que incluyen la contaminación, las dietas ricas en grasas, la falta de ejercicio y el hábito de fumar.

Wentz se convenció de que lo más eficaz que las personas podían hacer para prevenir una enfermedad degenerativa era recibir una nutrición adecuada. Las ideas de este científico sobre nutrición provinieron del nivel más básico de todos: la célula humana individual.

Para generar los mejores ensayos para Gull Laboratories,  Wentz tuvo que desarrollar los mejores antígenos virales, que requerían el crecimiento de células sanas y funcionales.

La creación de un sistema nutricional refinado para mantener sanas las células de laboratorio llevó al investigador a tener una firme convicción: los principios de una buena nutrición son universales. Si se pudiera proporcionar al cuerpo humano una ingesta integral, se podría mantener la salud a largo plazo.

Con estas ideas, Wentz fundó USANA Health Sciences en 1992. El nombre “USANA” se deriva del griego y el latín y significa “verdadera salud”.

Publicidad

Como un fabricante de suplementos nutricionales de vanguardia, esta compañía pronto se convirtió en un respetado Líder en la industria, con una línea completa de productos nutricionales diseñados para proporcionar un espectro completo y equilibrado de nutrientes beneficiosos.

En 1998, Wentz llevó su visión de la salud un paso más allá cuando fundó el Instituto Médico Sanoviv, un lujoso centro de salud y bienestar ubicado en Baja California. Se trata de una instalación médica de vanguardia totalmente acreditada que combina la medicina avanzada con un enfoque holístico para la curación.

El investigador se destacó en junio de 2007 con el Premio Albert Einstein a los logros sobresalientes en ciencias de la vida, y aceptó el premio de Global Capital Associates en Jerusalén durante una conferencia de líderes políticos, empresariales y científicos.

Myron W. Wentz en su laboratorio.
Myron W. Wentz en su laboratorio.

Myron W. Wentz, el humanitario

El mismo deseo que motiva al Dr. Myron Wentz en sus esfuerzos comerciales y científicos, para ayudar a las personas a llevar una vida más saludable, también inspira gran parte de su trabajo caritativo.

Wentz tiene una larga relación humanitaria con la organización sin ánimo de lucro Children´s Hunger Fund (CHF). En los últimos ocho años, ha viajado con esta fundación a áreas afectadas por la pobreza y la guerra en América Central, Europa del Este y África Oriental.

En el verano de 2004, viajó al norte de Uganda, donde visitó varios campamentos de refugiados empobrecidos. Uno de esos lugares fue el hogar de 33,000 niños para quienes las enfermedades y la desnutrición eran una forma de vida.

Dirigido a la acción por esa experiencia, Wentz se asoció con CHF para enviar alimentos a los niños del campamento y ayudar a las familias a comenzar a construir casas y cultivar. En un año, la desnutrición se redujo en un 90 por ciento y la población de refugiados bajó en más del 60 por ciento.

Gracias a este éxito, el científico decidió establecer un centro médico de vanguardia para el diagnóstico y la prevención de enfermedades en Uganda. Wentz no solo proporcionó la financiación, sino que también seleccionó y compró personalmente todo el equipo médico para el laboratorio.

Junto a CHF abrió el Centro Médico Wentz en Gaba, Uganda, en agosto de 2005. Las instalaciones atienden a una comunidad de 300,000 personas, muchas de las cuales padecen VIH / SIDA o han quedado huérfanas por la enfermedad. El centro brinda capacitación educativa y atención diagnóstica para mujeres y niños, incluidas las pruebas de detección de malaria, VIH y virus intestinales.

Un segundo Centro Médico Wentz atenderá a niños en Camboya que han sido afectados por enfermedades como la malaria y el VIH.

Wentz continúa viajando por todo el mundo como médico misionero. Como resultado del apoyo continuado del científico para CHF, la organización le otorgó el Children’s Champion Award en marzo de 2006. Este reconocimiento existe para destacar a aquellos que han usado sus posiciones de influencia en el gobierno, los negocios y la caridad para garantizar que los niños reciban ayuda y esperanza contra todo pronóstico.

Si bien su enfoque principal es la salud y la prevención de enfermedades, a Wentz también le apasiona la música y la educación musical. En 2003, regresó a su facultad en el North Central College, en Naperville, Illinois, y después de dos días emocionales, decidió hacer una contribución seria a los programas de artes escénicas de la escuela. En el transcurso de un año, Wentz donó casi US$ 10 millones a North Central, gran parte de los cuales está financiando la construcción del Wentz Concert Hall y el Centro de Bellas Artes.

Myron W. Wentz en Uganda
Myron W. Wentz en Uganda

Myron W. Wentz, el empresario

Durante los últimos 30 años, el Dr. Myron Wentz ha fundado tres compañías exitosas enfocadas en brindar soluciones innovadoras en salud y nutrición. El investigador lanzó Gull Laboratories como una operación de un solo hombre en 1974 con el objetivo de desarrollar ensayos de diagnóstico viral.

En junio de 1977, varios kits de prueba de este laboratorio estaban aprobados por la FDA y listos para su comercialización, incluida la primera prueba disponible comercialmente para diagnosticar una infección con el virus de Epstein-Barr.

Wentz comenzó una nueva empresa relacionada con la salud en 1990 a través del desarrollo de suplementos nutricionales de vanguardia. La operación se incorporó el 20 de julio de 1992 como USANA Health Sciences, una subsidiaria de Gull Laboratories, Inc. Posteriormente, se separó de Gull y se constituyó como una corporación independiente en enero de 1993.

Publicidad

Los suplementos nutricionales de USANA encontraron rápidamente una base de clientes leales a través de la red de distribución de marketing, y la compañía pronto se expandió a nuevos mercados en América del Norte, Europa y la región Asia-Pacífico.

En la actualidad, más de 150,000 asociados independientes en 14 mercados internacionales distribuyen productos de USANA. Como fundador y presidente de la compañía, Wentz habla con frecuencia a audiencias grandes y pequeñas de todo el mundo sobre temas de salud y nutrición. Además de Gull Laboratories y USANA Health Sciences, Wentz fundó Sanoviv Medical Institute, una instalación médica integral con acreditación hospitalaria completa ubicada en Baja California.

A pesar de sus muchos éxitos comerciales, Wentz, ante todo, se considera un científico. No obstante, su visión para los negocios ha sido reconocida a través de un nombramiento presidencial como asesor de la Administración de Pequeñas Empresas y como receptor en 2003 del premio al Empresario del Año de Ernst & Young en Utah.

Biografía de Myron W. Wentz

El Dr. Myron Wentz, microbiólogo, inmunólogo y pionero en el diagnóstico de enfermedades infecciosas reconocido internacionalmente, es titular de un B.S. en biología de North Central College en Illinois, un M.S. en microbiología de la Universidad de Dakota del Norte, y un Ph.D. en microbiología e inmunología de la Universidad de Utah.

Mientras completaba su trabajo de doctorado, Wentz se unió a un grupo de patología en Peoria, Illinois, como especialista en enfermedades infecciosas para tres hospitales. Fundó Gull Laboratories en 1974 para desarrollar diagnósticos virales. Pronto, varios de sus ensayos, incluida la primera prueba de diagnóstico disponible comercialmente para el virus de Epstein-Barr, fueron aprobados por la FDA para su distribución en hospitales y laboratorios clínicos.

Lanzó USANA Health Sciences, un fabricante de vanguardia de vitaminas, minerales y otros suplementos nutricionales, en 1992. Además, creó el Instituto Médico Sanoviv, un centro médico integral con acreditación hospitalaria completa ubicada en Baja California.

En los últimos años, Wentz ha centrado su atención en preocupaciones caritativas y viaja por todo el mundo como misionero médico para el Fondo del Hambre de los Niños. Sus esfuerzos humanitarios incluyen fundar centros médicos en Uganda y Camboya para atender a los niños en esos países. También es el principal contribuyente del Wentz Concert Hall y el Centro de Bellas Artes en su universidad de North Central.

Myron W. Wentz en un evento de USANA
Myron W. Wentz en un evento de USANA

Expectativas personales deMyron W. Wentz

Nacido en 1940, el Dr. Myron Wentz creció en Napoleón, Dakota del Norte, una ciudad rural de aproximadamente 1,000 personas. Si bien disfrutó de muchos deportes y actividades académicas, destacó particularmente en los campos de la ciencia y la música.

El científico disfrutó de una infancia feliz, pero su mundo cambió para siempre a la edad de 17 años cuando su padre murió de una enfermedad cardíaca. “Fue uno de los eventos más traumáticos de mi vida… Creo que me marcó la partida de mi padre a una edad  tan temprana”, recuerda Wentz.

Como estudiante universitario en North Central College, el científico dividió su tiempo entre clases exigentes de música y ciencias. Sin embargo, cuando se le pidió que eligiera entre sus dos pasiones, finalmente decidió seguir una carrera en el campo científico con la esperanza de tener un impacto positivo en la salud de personas como su padre.

En los años que siguieron, Wentz observó cómo el cáncer y las enfermedades cardíacas reclamaban a muchos más miembros de la familia. A su madre le diagnosticaron cáncer de mama a los 60 años y se sometió a cirugía, radiación y quimioterapia. Esta enfermedad afectó aún más a su familia cuando atacó a su hermano mayor, Charles, a los 66 años.

Estas pérdidas, aunque difíciles de soportar, fueron el catalizador de toda una vida de trabajo e innovaciones en el campo de la salud humana y la nutrición. El trabajo interminable de Wentz se puede atribuir a un sentido urgente de misión. “Llegué demasiado tarde para ayudar a mi padre. Era demasiado tarde para ayudar a mi madre y a mi hermano. Pero creo que estoy haciendo contribuciones que ahora permiten que las personas vivan de la forma en que estaban destinadas a vivir: en la salud. Creo que estoy ayudando a las personas a vivir su vida al máximo”.

Vía | Usana

¿Qué opinas?

1 comentario

  1. Pingback: USANA, qué es y cómo funciona

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close