Nu Skin aparece en Forbes hablando sobre las tendencias que darán forma a la economía colaborativa

Las nuevas formas de trabajo que hacen parte de la economía colaborativa, entre ellas las ventas sociales y el network marketing, experimentarán cambios profundos en la presente década.

27 de julio de 2020
Foto: Nu Skin

La pregunta que enfrenta la economía colaborativa o gig economy en la década de 2020 no es si crecerá, sino cuánto crecerá.

Ya, el 36% de los adultos estadounidenses participan en algún tipo de trabajo de concierto o economía colaborativa, segmento de la economía en el que encontramos al network marketing. Y las tendencias laborales en las empresas grandes sugieren que la economía colaborativa tiene mucho espacio para expandirse: dos tercios de las principales empresas están utilizando contratos independientes para reducir sus costos laborales.

Dado que las empresas más grandes ya están en la mejor posición para pagar por el talento, las pequeñas y medianas empresas seguramente seguirán su ejemplo.

En este contexto podemos preguntarnos ¿Qué esperar a medida que crece la economía colaborativa?

El crecimiento es solo el comienzo de la historia sobre cómo cambiará la economía colaborativa en la década de 2020. A medida que la economía colaborativa encontramos varias tendencias que están tomando fuerza y que definen este modo de

1. La automatización generará caminos distintos para las empresas

La economía colaborativa, al menos en su forma en el siglo XXI, existe debido a la tecnología. Sin Internet, las empresas tendrían dificultades para encontrar, y mucho menos comunicarse con, sus trabajadores externos.

La automatización generalizada cambiará drásticamente las tareas que las empresas delegan a los contratistas, así como la forma en que los contratistas completan ese trabajo. La pregunta será si las empresas usan la automatización en apoyo de los trabajadores, o los trabajadores en apoyo de la automatización.

Uber, por ejemplo, ha declarado públicamente que planea reemplazar a sus conductores con autos sin conductor. Pero otros, como la plataforma de oportunidades de negocios Nu Skin, quieren usar la automatización para empoderar a las personas que trabajan en la economía colaborativa.

“Creemos que la economía colaborativa debería generar nuevas oportunidades para las personas, no eliminarlas”, dice el presidente de Nu Skin, Ryan Napierski. Para prosperar en la nueva economía, sugiere, las empresas deben priorizar su experiencia humana.

2. Los ejecutivos entrarán en el juego

Cuando piensas en los trabajadores de la economía de concierto, ¿a quién imaginas? Lo más probable es que sean conductores de Uber y trabajadores freelance.

Si bien los roles de bajo rango continuarán siendo una gran parte de la economía colaborativa, aquellos en la parte superior también cambiarán hacia el trabajo propio de la economía colaborativa. El trabajo desde casa ha demostrado que incluso las tareas de gestión complejas pueden ser ejecutadas por un director que nunca ve al equipo cara a cara. Los mercados, incluidos los mercados laborales, están impulsados ​​por la demanda. Si los líderes buscan cambiar al trabajo contratado por terceras partes como plataformas freelance, seguramente tendrán la oportunidad de hacerlo en la década de 2020.

3. Los estigmas desaparecerán

Desafortunadamente y de manera injusta, los trabajadores de la economía colaborativa todavía están sujetos a muchos prejuicios y malentendidos. A medida que más trabajadores —y más tipos de trabajadores— se unen a la economía colaborativa, podemos esperar que muchos de estos prejuicios desaparezcan.

Algunos críticos de la economía colaborativa por ejemplo, suponen que nadie realmente quiere hacer un trabajo en el modelo de economía colaborativa. Pero los estudios sugieren que los trabajadores de este nuevo modelo están tan satisfechos, si no un poco más, con su línea de trabajo que los empleados tradicionales.

En el futuro, los trabajadores de la gig economy pueden usar sus múltiples líneas de trabajo como una insignia de honor. Los miembros de la economía colaborativa pueden ser vistos como emprendedores impulsados ​​en un grado superior al de los empleados tradicionales.

4. Las regulaciones se pondrán al día

Debido a que la economía colaborativa aún está emergiendo, las regulaciones laborales siguen centradas en el modelo tradicional de empleo. Pero cuando la mitad o más de los trabajadores de EE. UU. participen de la economía colaborativa, podemos esperar que las leyes se reescriban en torno a la economía colaborativa.

Por ejemplo, la mayoría de las leyes sobre qué beneficios deben proporcionar las empresas se basan en la cantidad de horas que trabaja un empleado. Pero incluso para los trabajadores a tiempo completo, las pautas del Departamento de Trabajo para clasificar a alguien como un contratista independiente (no un empleado que tiene derecho a beneficios) son complejas. En el futuro, las regulaciones de beneficios pueden ampliar el umbral utilizado para determinar qué trabajadores deben recibir beneficios.

¿Cuál podría ser un área donde las regulaciones laborales tendrán cambios seguros? La jubilación. Debido a que la mayoría de los trabajadores no reciben pensión o beneficios de jubilación, en gran medida se les deja planear la jubilación por su cuenta. Si bien los trabajadores de la economía colaborativa sí contribuyen a la Seguridad Social a través de impuestos obligatorios de autoempleo, las estructuras de jubilación deberán expandirse para cubrir a los trabajadores de la economía colaborativa. El hecho de que los trabajadores por contratos pudieran calificar para beneficios de desempleo en 2020 reflejó un cambio en las reglas que reconoce la importancia de este segmento creciente de la fuerza laboral.

5. Los sindicatos de trabajadores crecerán

Para asegurar beneficios como la atención médica y la jubilación, los trabajadores del programa recurrirán a un modelo que los empleados tradicionales usaban para negociar la semana laboral de 40 horas y los fines de semana libres: los sindicatos. Aunque los trabajadores no tienen derecho a sindicalizarse porque no son empleados, según una decisión de 2019 de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, algunas voces políticas están pidiendo un cambio.

“Hay personas en la economía colaborativa que tienen más trabajos en una semana que mis padres en su vida”, señala el ex candidato presidencial demócrata Pete Buttigieg. “Es por eso que propongo que permitamos que los trabajadores de la economía colaborativa se sindicalicen porque este tipo de labor es un trabajo y un trabajador es un trabajador”.

6. Los servicios comerciales atenderán a los trabajadores

Cada año, los contadores envían anuncios publicitarios de temporada que anuncian sus servicios de preparación de impuestos a las empresas locales. Las agencias de marketing, consultores y servicios de software también atienden en gran medida a los clientes comerciales tradicionales.

A medida que más trabajadores entren en el negocio por sí mismos, necesitarán esos mismos servicios. Esperamos ver a las empresas con un modelo de atención de negocio a negocio tengan que ampliar sus estrategias de marketing, desplazando sus gastos hacia campañas de Facebook altamente dirigidas y medios locales como la radio.

El crecimiento trae cambios, y la economía colaborativa está a punto de pasar por más de lo que el mercado laboral tradicional ha tenido que pasar en décadas. Y para los trabajadores y las corporaciones, esto puede ser una bendición.

Con información de Forbes.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close