10 consejos de Amway que te ayudarán a bajar de peso y a mantenerte

25 de junio de 2019

Lograr y mantener la pérdida de peso es un proceso activo de responsabilidad por tu salud y bienestar general. Al tomar decisiones más saludables todos los días relacionadas con tu nutrición, cuerpo y mente, los pequeños cambios graduales pueden tener un impacto profundo. A continuación hay 10 formas en que puedes lograr y mantener tu pérdida de peso.

1. Supera el hambre

El hambre es un desafío común para perder peso, pero puedes ser más inteligente que él. Aprovecha tu día sin tener demasiada hambre creando un programa de comidas personalizado. Planea tomar comidas y bocadillos cuando sepas que tienes hambre, con un intervalo de 2 a 4 horas, e incluye un alimento alto en proteínas para que te sientas satisfecho por más tiempo. Suprime tu apetito con alimentos ricos en fibra como verduras, nueces, frutas y granos enteros. Para agregar aún más fibra, considera mezclar el polvo de fibra Nutrilite en tu bebida o comida favorita.

El agua potable también puede ayudarte a superar el hambre. Trata de beber por lo menos 8 vasos (64 onzas) de agua cada día. Te ayudará a sentirte lleno, lo que te permitirá comer menos.

2. Sé un comprador inteligente en el supermercado 

Comer de manera más saludable comienza comprando alimentos más saludables. Antes de dirigirte al supermercado, planifica tus menús y haz una lista de compras. Asegúrate de atenerte a tu lista y evitar las compras por impulso. Adquiere los productos en los pasillos exteriores donde normalmente encontrarás frutas, verduras, carnes magras, huevos y productos lácteos bajos en grasa, como la leche y el queso.

Lee las etiquetas de nutrición y ten cuidado con el contenido de azúcar en los alimentos. Demasiado dulce puede causar cambios no deseados en el azúcar en tu sangre, ocasionar aumento de peso y dejarte con hambre.

3. Come con sentido

Piensa en ese momento en que comiste media bolsa de papas fritas mientras veías televisión. Comer sin sentido puede hacer que ingieras alimentos cuando no tienes hambre o consumas calorías adicionales al no prestar atención.

Los estudios demuestran que la alimentación sin sentido es comúnmente provocada por la vista y el olor de la comida. ¿Recuerdas cuando ni siquiera tenías hambre hasta que viste esa dona en la vitrina de la panadería, o percibiste el olor de algo que estaban cocinando? Prepárate teniendo a mano una merienda saludable como BodyKey™ Slim Popcorn para emergencias.

El estrés, la soledad, la tristeza, el aburrimiento e incluso la emoción también pueden desencadenar un deseo de comer sin tener hambre. Considera tu estado de ánimo: ¿contribuye al deseo de comer? Si es tu estado anímico y no la comida, distráete llamando a un amigo o dando un paseo hasta que superes el ansia.

Comer distraído (ver televisión, hablar por teléfono, conducir o mientras estás en la computadora) puede llevarte a un contenedor completo de bocadillos sin ser consciente de lo que acabas de ingerir. Elimina las distracciones mientras comes para prestar más atención a los signos de hambre y plenitud, y para evitar esas calorías adicionales.

4. Haz ejercicio

El ejercicio es uno de los pasos de acción más importantes que puedes tomar para lograr una salud óptima y cuando se combina con una alimentación saludable, te ayudará a mantener mejor el peso que has perdido para obtener el cuerpo de playa que deseas.

Cierta actividad física es mejor que ninguna, y cualquier cantidad tiene beneficios para la salud, pero para conseguir provechos sustanciales, intenta realizar 150 minutos por semana de actividad física aeróbica de intensidad moderada (como caminar a paso ligero o jugar al tenis), 75 minutos cada semana de vigorosa actividad física, actividad aeróbica de intensidad (como trotar o nadar) o una combinación equivalente de ambos. Asegúrate de que tus sesiones de ejercicio duren al menos 10 minutos y se extiendan a lo largo de la semana.

5. Apoyo social

La investigación muestra que el apoyo social es importante para la pérdida de peso y el mantenimiento del mismo. Diles a los demás que estás bajando esos kilos que te sobran para obtener su apoyo y tranquilidad. Un cónyuge o pareja puede brindarte aliento cuando más lo necesitas, mientras que un compañero de trabajo que elige almuerzos nutritivos en la cafetería puede convertirse en un “amigo”. Busca el apoyo de otros para que te animen y te pidan cuentas para ayudarte a tener éxito. Mejor aún, haz que se involucren al hacer que tomen una caminata nocturna contigo o compartan tus comidas saludables. Beneficio extra: ellos también se pondrán más saludables.

6. Duerme bien

La ciencia dice que necesitas de siete a nueve horas de sueño cada noche para la salud mental y física, incluido el control de peso. El descanso mantiene tu tasa metabólica en niveles normales, mientras que la falta de sueño puede disminuirla. También regula muchas hormonas, incluidas las del apetito, por lo que no tendrás tanta hambre y podrás controlar mejor los antojos durante el día, mientras que la falta de sueño te ocasiona un fuerte deseo de comer alimentos grasos y azucarados.

Si estás escatimando con los ojos cerrados, toma medidas. Establece un horario para ir a la cama (y despertarte) y apégate a él. Practica una buena “higiene del sueño”, como evitar la cafeína seis horas (o más) antes de acostarte, apaga el televisor, el teléfono inteligente, las tabletas y las computadoras al menos 30 minutos antes de ir a la cama y duerme en una habitación fresca y tranquila. 

Si tienes problemas para dormir, considera Nutrilite™ Sleep Health, que contiene la valeriana, que puede mejorar la calidad de tu sueño y aliviar el insomnio ocasional.

7. Evita el estrés

Los estudios demuestran que el estrés puede conseguir que aumentes de peso con el tiempo. El estrés puede hacer que sea más probable que ingieras alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y calorías, ya que estos productos activan los químicos de “sentirse bien” en el cerebro. El estrés también eleva los niveles de cortisol, que le indican al cuerpo que deposite grasa en el abdomen, lo que lleva a que aumentes tu grasa abdominal.

Reduce el estrés a través del ejercicio aeróbico regular, así como la relajación muscular progresiva, la respiración profunda y los ejercicios de imágenes positivas. Practica la atención plena con meditación o yoga y fomenta las buenas relaciones con personas que te brinden apoyo.

8. Elige sabiamente tus comidas

La investigación muestra una mejor pérdida de peso y salud metabólica cuando las comidas se distribuyen a lo largo del día y se consumen menos alimentos por las noches. Para mantenerte en forma con tu pérdida de peso, sé consciente del tamaño de las porciones de la cena en la noche y reduce o elimina los refrigerios antes de ir a dormir. Comienza la ingesta de alimentos temprano en el día y distribúyela a lo largo de la jornada para ayudar a evitar comer en exceso en las horas de la noche.

Modera la comida habitual antes de ir a la cama creando distracciones en tus momentos de merienda más vulnerables. Sal de la cocina después de la cena; da un paseo nocturno o participa en un pasatiempo en la noche como rompecabezas, manualidades, juegos o un proyecto de bricolaje casero.

9. Come fuera de casa de manera inteligente

Es fácil desviarte cuando se come en un restaurante. Entre los aperitivos, las bebidas y los postres, puedes acumular las calorías de un día sin siquiera tener un plato principal. Sin embargo, no deseas que tu viaje de pérdida de peso te impida pasar un buen rato con tus amigos. En lugar de tirar tu propósito al viento, prueba algunos consejos de control de peso fáciles para comer afuera.

Trata de tomar un batido de reemplazo de comidas, como el Batido de Reemplazo de Harina de Chocolate BodyKey™ de Nutrilite™, antes de llegar al restaurante. Luego, ordena solo una pequeña ensalada liviana o un plato de verduras sin almidón al vapor para complementar tu reemplazo de comidas. O come un pedazo de fruta y toma un vaso lleno de agua antes de ir al restaurante para sentirte satisfecho y menos tentado por los aperitivos.

Cuida tus porciones. Muchos restaurantes te brindan porciones grandes, así que asegúrate de comer el tamaño correcto de la porción y solicita un contenedor para llevar cuando hagas tu pedido.

10. Controla tu éxito

El seguimiento de tus comidas, el ejercicio y el peso no solo te ayudan a perder más peso, sino que también te permiten mantenerte en él. ¡Saber qué vas a ver estas estadísticas es un poderoso motivador para decir “no” a las comidas que no están en tu plan y “sí” a un paseo después de la cena!

Mirar hacia atrás también puede ser una guía de enseñanza. Puede mostrarte cómo y por qué tu peso disminuyó de manera diferente en algunas semanas en comparación con otras. El seguimiento también te permite obtener pequeñas ganancias anticipadas y tomar decisiones que se ajusten rápidamente para ver mejores resultados.

El control del peso es un estilo de vida en el que se toman decisiones más saludables todos los días, pero con el esfuerzo de seguir estos sencillos consejos de control para bajar los kilos de más, puedes lograr y mantener una pérdida de peso saludable.

Vía | Amway Global

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close