3 estrategias para administrar tu tiempo y MAXIMIZAR tus RESULTADOS

El tiempo es un recurso no negociable, no renovable, pero de alguna manera parece que lo olvidamos, especialmente cuando nos abrumamos. Pero si puedes eliminar las distracciones y priorizar las tareas importantes, podrás hacer más y terminar mucho más feliz, también.

Considera esto: ¿Te involucras de manera proactiva en tu día o simplemente “caes en actividad”? En muchos sentidos, el tiempo siempre es esencial, ¿no es verdad? Así que depende de ti administrar tu tiempo de manera efectiva en medio de un mar de intereses en competencia. La cuestión es que tenemos mucho más control del que nos reconocemos.

Aquí hay tres formas en que puedes tomar el control y administrar tu tiempo de inmediato:

1. Comienza con el objetivo en tu mente

Antes de comenzar tu semana, identifica las tareas más importantes que  debes realizar, así como los resultados específicos que buscas. Limita tu lista a no más de tres a cinco elementos y programa según el rigor. Ten cuidado de no asignar asuntos con igual grado de dificultad el mismo día. Asigna un período específico de tiempo para lograr cada uno, abordándolos con un sentido de urgencia. Cuando surja un interés en competencia, pregunta: ¿Es apropiada esta actividad dado lo que necesito realizar hoy? De vez en cuando, puedes surgir un dilema y tener prioridad, pero con menos frecuencia de lo que podrías pensar.

Publicidad

Evalúa tu éxito según cuántos resultados críticos permanecen pendientes al final de la semana. Tu objetivo es alcanzar una tasa de finalización del 90% o más. No dejes los resultados incompletos para la próxima semana.

2. Enfrenta las distracciones

Puede parecer difícil evitar el encanto de las personas, la tecnología y otras molestas distracciones en comparación con el “trabajo”, pero recuerda que tú eres responsable de las decisiones que tomes. ¿Cuál es la mejor opción? Enfrentar las distracciones. Ya conoces tus vicios, donde es probable que te caigas. ¿Por qué no quitarte la tentación por adelantado? Reconoce las distracciones por lo que son y comprende que al involucrarte sin pensar en ellas, pierdes un tiempo precioso, un tiempo que podría dedicarse mejor a hacer las cosas que más te importan.

Evalúa tu éxito por la forma en que navegaste en cada distracción, confrontado de manera proactiva, sin sucumbir, y si lograste el resultado crítico en cuestión.

3. Evalúa tus resultados

Al observar más de cerca tu desempeño, puedes determinar dónde necesitas realizar ajustes. La evaluación debe realizarse en dos puntos de referencia críticos: diario y semanal. Si bien todo está aún fresco en tu mente, haz una evaluación rápida al final de cada día. ¿Hay algo que sobresale? Si es así, considera el impacto que estás teniendo en tu tiempo y rendimiento. ¿Es positivo o negativo? Abandona lo que no funciona y continua lo que si te da resultados.

Publicidad

Al final de la semana, haz una evaluación global. Busca patrones y tendencias. ¿Notaste periodos de tiempo en los que era fácil trabajar? ¿Qué hay de distracciones repetidas? Lo que sea que encuentres, ve más allá de las observaciones. Usa lo que descubriste para ayudarte a administrar con éxito tu tiempo y maximizar tus resultados.

Conclusión: No “caigas en actividad”. Prepárate para el éxito. Sé proactivo utilizando estas estrategias para aprovechar el poder de la administración del tiempo.

Vía | Success

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close