365 formas de MEJORAR tu VIDA en el nuevo año

Jonny Auping

Los humanos usualmente marcamos el paso del tiempo por nuestro propio crecimiento. Como niños, es un crecimiento físico, como las marcas grabadas en la pared de tu hogar en la infancia que indican tu altura de un año a otro. Como adultos, nuestro crecimiento está menos garantizado pero es igual de importante. Entramos en cada nuevo año con la esperanza de crecer de una manera que mejore nuestros estados físicos y mentales de ser, nuestras relaciones, nuestras carreras y las vidas de las personas que nos rodean. Solo queremos mejorar.

Lo que sigue es una lista de ideas para ayudarte a mejorar y que te sientas mejor siempre que haya un número de días en un año. Tu futuro, tu salud, tu vida laboral y tus contribuciones a los demás seres humanos están cubiertos. Pero algunas de las más impactantes son las cosas pequeñas y simples que puedes agregar o recortar de tu vida diaria. El crecimiento podría ser sutil de esa manera: puede que no lo notes, pero puedes mejorar cada día.

Vive una vida saludable

Estírate diariamente. Prueba el yoga. O prueba el yoga caliente más intenso. O el yoga de la cabra más peculiar. Compra un rodillo de espuma.

Ve a correr solo para recoger tus pensamientos. O únete a un grupo de ejecución. Tal vez incluso registrarte para una media maratón. Toma una clase de kickboxing o tai chi o escalada en roca bajo techo. Pasea en kayak. Regístrate en una clase de Barre. Comienza a montar tu bicicleta, pero usa un casco.

Bebe dos litros de agua al día. Beber más te ayuda a cortar los refrescos por completo. No consumas alcohol los días de semana. Mantén los pistachos en el cajón de tu escritorio. Come huevos para el desayuno. Come fruta antes del mediodía.

Camina por lugares cuando tengas tiempo. Sé más consciente de tu postura. Recibe un masaje una vez al año. Consigue la acupuntura. Ve a nadar varias veces al año. Abre las persianas y deja que entre la luz natural. Toma suplementos de vitamina D. Establece un horario de sueño. No te vayas a dormir justo después de una experiencia estresante: nuestros cerebros procesan cosas como una súper computadora mientras dormimos. Los psicólogos recomiendan que los soldados que experimentan traumas esperen cinco horas antes de dormir para limitar las posibilidades de un trastorno por estrés postraumático.

Hazte un examen físico anual. Obtén tu vacuna contra la gripe. Acude al dentista dos veces al año. Usa seda dental. Usa las escaleras en lugar del elevador.

Aprende a cocinar más comidas. O a ser un asistente útil cuando alguien cocina para ti. Regístrate para el delantal azul. Cultiva tus propios vegetales. Espolvorea canela en algunos alimentos: se ha demostrado que estimula el metabolismo. Ve a un mercado de agricultores. Cocina con aceite de oliva. Reemplaza los aderezos grasos de ensalada con vinagreta de frambuesa.

No hagas la compra cuando tengas hambre. Trata de permanecer cerca de las paredes de la tienda de comestibles: por lo general, mantienen los alimentos procesados ​​en los pasillos.

Mantén registros médicos completos y vive al tanto del historial médico de tu familia. Empaca un almuerzo para el trabajo. Lleva una comida para los vuelos. Realiza tu plan de comidas para la semana o lleva un diario de alimentos.

Consigue un rastreador de fitness. Sal en una caminata por las montañas. O un paseo por la playa. Pero usa protector solar. Trabaja con un entrenador personal, pero anota tus entrenamientos para que puedas continuar trabajando sin el entrenador. Oculta tu medidor de peso para evitar obsesionarte con los resultados instantáneos. Haz todas las flexiones que puedas todos los días. Toma “siestas de café” de 20 minutos: los científicos dicen que una rápida siesta después de tomar una taza de café es mejor para eliminar el aturdimiento que una siesta o un café solo.

Cuida tu mente

Medita. Escribe un diario matutino. Sube con un mantra personal. Sal de la casa todos los días.

Elimina las redes sociales de tu teléfono. Deja de compararte con otras personas.

Habla sobre tus luchas personales con amigos y familiares o con un terapeuta profesional. Recuerda que no tienes que fingir que todo está bien cuando estás luchando, puedes frustrarte. Haz una “lista de reproducción enojada”, pero hazla corta. Tal vez incluso rompe algo que es seguro y reemplazable. Permítete un buen llanto.

Coloca notas adhesivas con recordatorios de una palabra en el escritorio o en el espejo de tu habitación que digan cosas como “Sonríe”, “Respira” y “Escucha”. Ocasionalmente, tómate el tiempo para reflexionar sobre los momentos difíciles que lograste superar.

Haz crucigramas. Lleva contigo un guijarro suave o una púa de guitarra para voltearla en la mano y así evitar las manías nerviosas más notables, como morderte las uñas. Compra libros de adultos para colorear. Consigue una manta pesada para la ansiedad.

Escucha el ronroneo de un gato: los estudios han sugerido que esto puede disminuir el estrés y la presión arterial de un humano. Puede que tengas que adoptar un gato para eso, no te aproveches del gato de alguien solo para escucharlo ronronear.

Los estudios han sugerido que el ronroneo de un gato puede disminuir el estrés y la presión arterial de un humano.

Continúa tu carrera

Asegúrate de tener una silla de oficina diseñada para la ergonomía y pregunta si tu compañía te proporcionará un escritorio de pie. No te sientes en una computadora por horas consecutivas sin pararte. Reemplaza tus zapatos de trabajo una vez al año para evitar la fascitis plantar.

Busca un mentor profesional. Si nadie es voluntario, recuerda que puedes tener numerosos mentores si tratas tus interacciones con colegas más establecidos como lecciones. Sé un mentor para los demás. Y sigue tu propio consejo para ellos.

Lleva donas o panecillos en tu primer día en un nuevo trabajo y trae donas o panecillos a tu último día laboral. Llega a trabajar 15 minutos temprano en días ocupados.

Responde a los correos electrónicos de inmediato: si esperas, solo estás agregando labores a tu lista de tareas pendientes. Pero pon restricciones sobre cuándo se te permite revisar tus correos electrónicos. Si no tienes tiempo para responder, no pierdas energía revisando tu bandeja de entrada. Resiste en revisar los correos electrónicos en la primera hora que estés despierto. Pero revisa tus correos electrónicos.

Si es posible, ubica tu vivienda cerca a tu lugar de trabajo para evitar desplazamientos prolongados. No seas la persona más tranquila en la oficina o la persona más ruidosa en el lugar. Hombres: compren un blazer azul: es asequible, va bien con muchos atuendos y se puede usar en situaciones formales e informales.

Trata a todos los que conoces como si pudieran ayudarte en tu carrera: tal vez puedan, ¿y el mundo no sería un lugar mejor si todos nos comportáramos de esta manera? Trata a cualquier persona que trabaje bajo tu dirección como gente que tiene su propia vida, problemas y preocupaciones fuera del trabajo, porque todos lo tienen. Evita los celos profesionales. Conoce a tus compañeros de trabajo y continúa preguntándoles sobre sus vidas personales y sus familias.

Trabaja con la ambición de un interno y trata a tus internos como a tus colegas. Participa en reuniones en las que normalmente solo te sentarías. Obtén el título o calificación que tus colegas no tienen.

Cierra las pestañas innecesarias en tu computadora. Aprovecha los lugares de trabajo alternativos además de tu escritorio para que no te sientas tan confinado. Haz algo que disfrutes durante los últimos 10 o 15 minutos de tu hora de almuerzo.

Publicidad

Mantente por delante de los plazos. Nunca dejes de hacer preguntas: las personas que piensan que lo saben todo nunca se convierten en expertos. Conoce los conceptos básicos de las crecientes tendencias tecnológicas que pueden formar parte de tu trabajo en pocos años. Mantén una lista de las formas en que tu empresa puede mejorar y busca oportunidades orgánicas para mejorarlas. Al dar una presentación, proporciona una narrativa en lugar de un volcado de información.

Mantén algunos LEGO en tu escritorio: tu mente necesita distracciones. Los LEGO no agotarán tu energía mental como lo hará navegar por Internet. Crea una lista de reproducción siempre cambiante para cuando tengas que realizar tareas monótonas.

Comunícate con las personas cuyo trabajo admiras y diles: puedes pensar en esto como una “red sincera”. No discutas un proyecto por correo electrónico si puedes hablar por teléfono. Tampoco trates una idea por teléfono si puedes reunirte en persona. Obtén tarjetas de presentación, incluso si no trabajas para una empresa que las proporciona. Promociónate a ti y a tu trabajo de manera creativa, como comenzar un boletín o un podcast. No trabajes en la misma habitación en la que duermes. Pregunta a las personas que viven en los campos que te interesan.

Dile a tu jefe cuando te sientes demasiado extendido y estás empezando a interrumpir tu vida personal. Si sientes la necesidad de quejarte de un compañero de trabajo, hazlo con alguien con quien no trabajes y sácalo de tu sistema. No participes en chismes de oficina. Pon tu nombre en el ring para una promoción, incluso si es un tiro largo. Deja de pensar que eres demasiado joven para una posición abierta, y deja ese pensamiento de que eres demasiado viejo para cambiar de carrera o comenzar tu propio negocio. Adapta tus cartas de presentación a cada trabajo.

Trata de desarrollar una relación cómoda con los recursos humanos y asegúrate de que puedan ayudarte a comprender completamente tu 401 (k) o tu seguro de salud o cualquier beneficio u oportunidad que tu compañía te pueda ofrecer y que no estés aprovechando. Guarda los recibos de cualquier gasto comercial y nunca seas demasiado tímido para asegurarte de que te reembolsen.

Mujeres: Díganle a alguien si un hombre en la oficina las está tratando de manera inapropiada o incómoda. Hombres: sean un aliado de las mujeres en la oficina y traten de ver su experiencia laboral a través de sus ojos.

Descarga estas aplicaciones

Nutre tus relaciones

Encuentra, haz y mantén amistades fuera del trabajo.

Organiza una noche de juego mensual con tus amigos.

Llama o envía un mensaje de texto a alguien que se encuentre en un estado diferente al tuyo todos los días de tu vida: es fácil que las expectativas de nosotros mismos se reduzcan. Además es una buena red de seguridad saber que hay personas en todos los lugares a quienes les importas o que quieren saber de ti.

Comunícate con la gente que conoces que están sufriendo la pérdida de alguien. No esperes a que tus amigos te pidan favores; ofrecerles. Saluda a las personas que conoces y amas con un abrazo. Haz contacto visual cuando hables con la gente. Llama o envía un mensaje de texto a las personas en sus cumpleaños en lugar de conformarte con una publicación de Facebook.

Llama a tus abuelos y a tus padres: algunas personas que leen esto no tendrán estas opciones, lo que debería ser una motivación suficiente para quienes prestan atención a estos consejos.

Comunícate con los maestros de tu pasado por quienes estás agradecido y agradéceles. Combina tus círculos de amigos haciendo introducciones.

No insertes una queja sobre alguien, al cambiar de tema será suficiente. Pide disculpas por las cosas que se ciernen sobre tu conciencia, pero no te disculpes en exceso cuando no hayas hecho nada malo. Perdona a la gente, incluso cuando sabes que una disculpa no viene a tu manera. Perdónate a ti mismo.

Recuerda que las buenas conversaciones son gratis. Ve a pescar para ponerte al día con un amigo o sal a pescar solo para despejar tu mente. Piérdete en algún lugar con alguien que amas: el GPS siempre estará allí si lo necesitas. Haz preguntas sin respuestas por el bien de la conversación.

Tómate el tiempo para hacer una lista de la gente que amas. Encierra en un círculo los nombres de cualquier persona en esa lista que no sepa que los amas. Dile a esa gente cuanto los amas.

Pregúntale a ese chico o chica que te gusta si quiere salir en una cita. Sorprende a tu pareja con una cita espontánea y nunca dejes de probar cosas nuevas con él o ella.

Identifica las fallas en tu relación, escríbelas en una tarjeta de índice y sé consciente de ellas cuando te comuniques. No tengas miedo de pedir favores, y no lleves una puntuación de esos favores. No te dejes llevar por personas negativas.

Sonríe a los cajeros y camareros. Agradéceles. Di lo que quieres decir en lugar de ser pasivo o agresivo. Envía notas de agradecimiento.

Invierte en tu futuro

Conviértete en un alfabetizado financiero. Abre una cuenta de ahorros en un banco diferente al de tu cuenta corriente para que se sientan más separadas. Pon 10 o 20 por ciento de cada cheque de pago en tu cuenta de ahorros. Establece un presupuesto semanal o mensual. Paga tus cuentas inmediatamente. Compra mejores ofertas de seguros. Investiga revisiones de productos para artilugios caros. Reúnete con un asesor financiero.

Escribe tus metas, pero también escribe por qué quieres lograr cada una de ellas. Revísalas cada seis meses y quédate dispuesto a reevaluarlas o modificarlas según cómo reflejen tus valores. Conoce tus valores.

Toma clases nocturnas o en línea. Intenta algo que falle solo para ver hasta dóndes puedes llegar. Escribe tus errores. Y no te avergüences de ellos. Toma un curso para hablar en público.

Adopta la “Teoría de la red amplia”: la idea de que si te lanzas a muchos proyectos, todos son igual de valiosos porque aún no puedes saber cuál podría ser el éxito. Recuerda que tener un cerebro despistado te lleva más lejos en la vida que tener la mente cerrada. Expresa tus ideas en la grabadora de tu teléfono.

Comienza un pequeño negocio, pero piensa en algo que no requiera mucho capital y administra tus expectativas, pero no hagas nada hasta que hayas escrito un plan de negocios. No hagas generalizaciones sobre los millennials, los baby boomers, Gen X o Z o cualquier otra generación.

Identifica a las personas de las que te sientes cómodo obteniendo una crítica constructiva y obtén esa crítica.

Corta un mal hábito durante 30 días cada mes. Haz una lista de tareas al principio de cada semana. Compra lo esencial a granel. Deja de comprar marcas caras. Mantén US$ 20 en efectivo en tu automóvil en caso de emergencias. Deja de reemplazar las cosas que se pueden arreglar: No contribuyas a una cultura desechable. Inicia un fondo de vacaciones. Paga tus impuestos antes de abril. Compra un calendario físico. Cambia el aceite de tu automóvil cada 5,000 millas.

Lee tu periódico local. Ve a las reuniones del consejo de la ciudad y vota sobre temas que te afecten. No permitas que la política nacional te desilusione sobre la importancia de la política local.

Publicidad

Estudia el mercado antes de invertir y diversifica tus inversiones. Compra un archivador y organiza los registros del automóvil y de tu hogar en él.

Escribe una carta a tu futuro yo. Enfrenta tus miedos.

Lee estos libros

Sigue adelante y “roba” el consejo de Kleon de mantener un “Archivo de elogios”, un documento de cumplidos y alabanzas que te han dado a lo largo de los años para que los recuerdes cuando tu autoestima es baja.

Vive para más de ti mismo

“Págalo hacia adelante”, compra el café o el helado para la familia que está detrás de ti en la fila.

Sé voluntario al menos una hora cada semana.

Sé un paseador de perros voluntario en la sociedad humana. Dona sangre. Conviértete en un cuidador voluntario de bebés en tu hospital local: Sí, son necesarios, ¡y puedes inscribirte! Cuida un animal. Recicla.

Dona tus libros antiguos a la biblioteca. Organiza una recaudación de fondos para una causa que te apasione. Regístrate para entregar las comidas a domicilio. Toma a un estudiante de intercambio extranjero.

Mantén una caja de agua embotellada en tu automóvil para entregar a las personas que pasan mientras conduces en el calor: ya sean sin hogar o trabajando en la construcción o cargando comestibles, todos necesitan mantenerse hidratados, especialmente en climas cálidos.

Disfruta la vida

Encuentra un podcast que ames y escúchalo cada semana. Únete a una comunidad o club de personas interesadas o apasionadas por las mismas cosas que tú. Escucha álbumes enteros en lugar de solo canciones. Lee y escribe poesía.

Lee más libros. Mantén un “diario de libros”. Presta libros a las personas que sabes que les gustaría leer. Únete a un club de lectura. Ve a la biblioteca. Escucha libros en audible.

Aprende a tocar un instrumento. Canta en la ducha. Cuida una planta. Investiga tu genealogía. Aprende un nuevo lenguaje. Considera la diversidad en las cosas que eliges leer y mirar. Apoya el teatro local. Abraza las religiones de los demás y deja que te enseñen una o dos cosas. Observa presentaciones musicales en vivo, especialmente bandas de covers gratuitas. Visita los museos de arte. Come de un camión de comida rápida. Observa comedia en vivo. Visita Asia o simplemente ve a un restaurante asiático y prueba un plato que nunca hayas imaginado. Asiste a un acuario. Ve a un jardín botánico o reserva natural. Toma una clase de pintura.

Consulta el capítulo de Mañanas Creativas de tu ciudad para obtener información sobre el desayuno gratuito y la serie de conferencias creativas.

Escribe cartas a las personas. Toma un viaje por carretera. Aprovecha el transporte público. Aprovecha las clases y actividades recreativas públicas.

Ve a una película por ti mismo. Ve a cenar solo. Sal de camping. Cena fuera de casa. Pon tu teléfono en “modo avión” durante una hora cada día. Instala una pajarera afuera. Realiza un picnic. Levántate y mira la salida del sol. Observa el atardecer. Aprecia las estrellas. Acuéstate en una hamaca.

Hornea galletas: es relajante, tu hogar olerá muy bien y podrás comerlas.

Juega deportes de la liga local. Entrena en la liga juvenil de deportes. Toma duchas frías por la mañana. Toma baños calientes cuando tu cuerpo los necesite. Toma clases de baile. Juega ajedrez. Viaja para ver jugar a tu equipo deportivo favorito en otra ciudad. Ve a observar ballenas. Ve a las horas felices de los viernes.

Di “sí” a más oportunidades e invitaciones. Di “no”, más a menudo, cuando te sientas abrumado. Deshazte de las cosas que no necesitas. Mantén tu coche ordenado. Realiza una venta de garaje. Programa unos días de limpieza. Mantén una base para teléfono y usa manos libres en tu automóvil. Desempaca tu maleta justo cuando llegues a casa después de un viaje.

Ten proyectos paralelos. Comparte esos planes paralelos con otros. Y apoya los programas de otros. Busca oportunidades para colaborar. Aprovecha las sesiones de habla gratuita en tu ciudad. Escribe ensayos personales y de ficción.

Cuando sientas la necesidad de criticar algo que no te gusta, utiliza esa energía para promover algo que si te guste. Ten momentos para reflexionar y estar agradecido. No mientas. Si te descubres mintiendo, corrígelo en lugar de llevarlo contigo.

Deja una relación destructiva o un mal ambiente de trabajo. Ten el coraje de hacer respetar la tranquilidad de tu mente y la fuerza para exigir un ambiente laboral adecuado para ti. Aprende a reírte de ti mismo. No te enojes con el tráfico: tú eres tan responsable como todos los demás.

Abraza todos los géneros de música y el efecto que pueden tener en tu estado de ánimo. Escucha a Leon Bridges, a Tame Impala, Miles Davis. Escucha música clásica también.

Mira menos de ocho horas de televisión a la semana. Cancela el servicio de transmisión de video que menos utilizas. Recuerda que no tienes que ver todos los shows de los que hablan las personas y no tienes que terminar una serie que no disfrutas. Pero definitivamente deberías ver las Partes desconocidas de Anthony Bourdain.

Imprime tus fotografías favoritas y enmárcalas. No discutas con extraños. Reconoce las transiciones de la vida. Ríete de nada de vez en cuando. Vive el momento y no a través de tu teléfono con cámara. Abraza tus cualidades más extrañas. Pregúntate: “¿esto me hace ver bien?” en todas tus decisiones.

Entiende lo que es más importante para ti

La superación personal es gradual y diferente para todos. Ya eres genial. Recuerda no ser demasiado duro contigo mismo.

Vía | Success

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close