4 consejos para COMENZAR YA aunque no te sientas listo

Cuando se trata de grandes sueños, metas y aspiraciones, muchos planificamos hasta el último detalle para sentirnos preparados para el éxito.

5 de noviembre de 2019
Foto: Envato Elements

Hace dos años, inesperadamente perdí mi trabajo como editora de una revista a tiempo completo en Dallas. Sabía que me mudaría a Chicago en seis meses, así que estaba atrapada en una posición difícil. Era muy poco tiempo para encontrar un nuevo trabajo en Dallas y demasiado temprano para comenzar a buscar trabajo en Chicago.

Tenía 28 años de edad. Siempre imaginé seguir mi sueño de algún día convertirme en escritora independiente a tiempo completo, pero pensé hacerlo a los 35 o incluso 40, una vez que tuviera una base financiera más sólida y una red de contactos más grande.

A pesar del miedo que me revolvía el estómago y el corazón que sentía latir fuertemente al sumergirme en este sueño antes de estar lista, era mi mejor opción y la más práctica en ese momento. Mi esposo y mis amigos me alentaron, y pensé que lo peor que podría pasar sería fallar después de seis meses y luego encontrar un trabajo a tiempo completo en Chicago.  

Casi dos años después, sigo trabajando independientemente a tiempo completo. No solo estoy significativamente más feliz gracias a un horario flexible y la libertad de asumir los proyectos que quiero, sino que estoy haciendo más del doble de lo que hice como editora asalariada.

Cuando se trata de grandes sueños, metas y aspiraciones, muchos de nosotros planificamos hasta el último detalle para que nos sintamos preparados para el éxito. Pero a menudo, esta preparación excesiva es una forma de protegernos del fracaso y, en última instancia, evitar que tomemos medidas. No importa cuánto planifiques, nunca te sentirás 100% listo para dar un salto de fe hacia lo desconocido.

Si mi historia no es suficiente para convencerte de que finalmente persigas tu sueño, tómalo de estos emprendedores experimentados que se sumergieron antes de sentirse listos:


Cuando Jennifer Qiao se casó, luchó por encontrar una versión moderna de un cheongsam, un vestido de novia tradicional chino, y nació una idea. Ni ella ni Vivian Chan, su cofundadora, tenían experiencia en moda o emprendimiento. Ni siquiera sabían si había un mercado para su producto en los Estados Unidos.

Una noche, las dos mujeres crearon una página de aterrizaje gratuita para probar su idea y descubrieron que había algo de interés. El dúo construyó un sitio web de Shopify con un diseño de vestido durante el fin de semana. Después de un mes, obtuvieron su primer cliente. 

“Aunque no estábamos muy seguras de poder hacer esto realidad, decidimos comenzar de a poco y poner a prueba nuestra idea rápidamente. Nunca nos sentimos realmente listas para comenzar un negocio, y mucho menos para hacer vestidos de novia personalizados. Sin embargo, a través de mucho trabajo, ajetreo y prueba y error, hemos podido hacer crecer nuestro equipo y nuestra empresa a un ingreso recurrente anual de seis cifras y ayudar a cientos de novias en todo el mundo a celebrar su boda con estilo”. 

—Vivian Chan, cofundador de East Meets Dress , una compañía de vestidos de novia.


En 2013, Nick Gray tuvo una cita en el Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York. Al instante se enamoró del lugar y comenzó a organizar recorridos dirigidos en el museo con sus amigos.

Gray continuó trabajando su día vendiendo equipos eléctricos para aviones, y organizó visitas a los museos durante los fines de semana. Se corrió la voz sobre sus giras, y un blog local los cubrió. Más de 1,000 personas le enviaron un correo electrónico a Gray queriendo unirse a sus recorridos. Un año después, Gray renunció oficialmente a su trabajo diario y se zambulló a tiempo completo. Museum Hack ahora alberga más de 30 visitas públicas semanales, y Gray recientemente vendió su compañía por siete cifras.

“Cuando comencé a dirigir recorridos por el Met para mis amigos, no sabía que se convertiría en un negocio… Pero tuvimos ímpetu: amigos de amigos seguían de gira, y luego la gente comenzó a encontrar nuestro sitio web y comenzamos a crear un movimiento”.

—Nick Gray, fundador de Museum Hack.


Hace cinco años, Jamie Lackey, que había sido trabajadora social durante casi dos décadas, estaba luchando para decidir si seguir trabajando o quedarse en casa con sus dos hijos. Entonces cayó en la cuenta: las madres con las que laboró en su papel de trabajadora social no tenían esta opción. A menudo se desempeñaban en múltiples actividades, reutilizaban pañales desechables y luchaban por poner comida en la mesa.

Lackey fundó Helping Mamás fuera del garaje y el sótano de su amiga. Lo que comenzó como un pequeño proyecto de recolección de artículos para bebés y niños desde el nacimiento hasta los 12 años se ha convertido en una organización sin fines de lucro que ha atendido a más de 50,000 infantes y ha donado más de 1 millón de artículos a mujeres y niños de bajos ingresos en Georgia.   

“Nunca tomo riesgos. Entré en esto con mucho miedo. Pero escuché a alguien decir en una ocasión, que tal vez solo tengas una buena idea, una idea realmente grande, y tienes que actuar en consecuencia porque puede que nunca vuelva a suceder. Y eso es lo que pasó. Di un salto de fe, enfrenté mis miedos y salté. El tiempo era el correcto. Incluso si no estuviera lista, la situación si lo estaba”. 

—Jamie Lackey, fundadora y directora ejecutiva de Helping Mamás , un banco de suministros para bebés en Metro Atlanta.


¿Todavía no estás preparado para sumergirte? Los siguientes son todos los consejos y trucos para comenzar antes de que estés listo:

1. Haz la prueba de 10 años. Esta es una de las estrategias probadas y verdaderas de la potencia de desarrollo personal de Marie Forleo. Pregúntate: ¿Lamentaré no haber hecho esto en 10 años? Si la respuesta es sí, es hora de comenzar.

2. Debes estar atento a la sobre planificación. Sentía que no estaba lista para comenzar mi propio negocio porque no había planeado todo. ¿Cómo encontraría nuevas tareas? ¿Cómo facturaría a los clientes? ¿Cuándo pagaría mis impuestos? Pensé que tenía que resolver todos los ángulos antes de poder perseguir cualquier cosa.

Comencé con dos clientes y no tenía idea del lado comercial de trabajar por cuenta propia. Ahora, dos años después, a menudo tengo más trabajo del que puedo administrar y un amplio conocimiento sobre el aspecto financiero de la gestión de un negocio. Es importante tener los conceptos básicos de tu plan resueltos, pero trata de notar si la planificación excesiva se está interponiendo para tomar medidas.

3. Ignora la voz en tu cabeza. ¿Dudas de ti mismo? Eso es totalmente normal. La clave es poder ignorar esta voz en lugar de sucumbir a ella.

“Debes desobedecer la voz en tu cabeza que dice: todavía no estoy listo“, escribe Forleo en su libro Todo es figurable. “Esa voz, la que constantemente te dice lo poco preparado que estás, cuánto no tienes ganas de hacer esto o aquello, cuán incapaz e incompetente y no eres lo suficientemente bueno, esa voz no eres tú y no es verdad”.

4. Da un pequeño paso. Debe haber un delicado equilibrio entre comenzar algo que te interesa y ser práctico; probablemente no deberías renunciar a tu trabajo de tiempo completo solo porque tienes una gran idea. En lugar de saltar completamente a algo nuevo, considera dar pequeños pasos. Intenta iniciar este nuevo esfuerzo de manera paralela mientras mantienes tu labor de tiempo completo. Luego, si te haces lo suficientemente grande, puedes dejar tu trabajo diario.

Vía | Success

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close