4 maneras de darle VALOR a tu TIEMPO y alcanzar tus METAS

Hay una razón por la que las personas más exitosas están de acuerdo en que el tiempo es su activo más valioso: una vez que se ha ido, lo ha hecho para siempre. Ya no vuelve. A diferencia del dinero, no puedes ganar más tiempo.

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros subestimamos el tiempo que hemos recibido. Generalmente lo malgastamos poniendo las necesidades de los demás por encima de las nuestras. Pasamos todo un fin de semana haciendo absolutamente nada. Y constantemente nos distraemos con cosas que no son importantes.

El año pasado, una carta escrita por una joven moribunda se volvió viral. En ella, instó a la gente a vivir realmente. Eso me inspiró a comenzar a tomar decisiones influenciadas al valorar mi tiempo.

1. Céntrate en el panorama general

Con tantas distracciones que tenemos a diario, es fácil perder de vista el panorama general. Esto es inevitable a veces, si estás manejando una crisis comercial o una emergencia familiar. Pero si nos distraemos constantemente con cosas como las redes sociales, el correo electrónico y las prioridades de otras personas, nos sentimos frustrados y estresados ​​porque no estamos atendiendo nuestros propios deseos y necesidades.

Para asegurarte de que te mantendrás enfocado en el panorama general, pregúntate: ¿Qué objetivos quiero lograr? ¿De qué me arrepentiría de no lograr? ¿Cuáles son mis prioridades? ¿Qué me hace levantarme de la cama cada mañana?

Responder estas preguntas le da un propósito a tu vida. Y cuando tengas un objetivo definido, estarás motivado para concentrarte y hacer todo lo posible para alcanzar tu máximo potencial.

Publicidad

2. Planifica cómo quieres pasar tus días

Imagínate despertar en un día sin planes. A veces eso es un cambio bienvenido, como cuando estás de vacaciones. Pero ¿y si era un lunes por la mañana? Sin una lista de tareas pendientes, podrías vagar sin rumbo por la oficina hasta que tengas ganas de ir a casa, dejando que las distracciones sin sentido controlen tu horario. Qué desperdicio de un día.

Peor aún, al no planificar nuestros días, no podemos avanzar en los objetivos que ayudarán a materializar el panorama general que tenemos en mente. Si bien no necesitas planificar cada minuto de tu día, sí debes tener cierta estructura en torno a cómo gastas tu tiempo.

Paso las tardes de domingo planeando toda la semana, luego reviso mi horario todas las noches antes de acostarme. Por lo general, esto incluye las tres prioridades que debo cumplir cada día, así como también los bloques para reuniones, correo electrónico y tiempo en familia. Igualmente me refiero a un punto para los momentos específicos para el cuidado personal, que a menudo incluye ejercicio, reflexión, aprendizaje o solo tomar cinco minutos para recuperar el aliento.

3. Pasa tu tiempo sabiamente

Todos hemos sido culpables de perder el tiempo. En lugar de seguir el camino de menor resistencia y observar a Netflix de la manera compulsiva, exprime al máximo tus minutos y prioriza. Doy preferencia a ​​mis tareas a través de Google Calendar. Recuerda que cuando planificas poner un “1” o un “2” antes de una tarea, es para que, naturalmente, antepongas las cosas que tienen doble reserva.

Idealmente, cuando tengas tiempo libre, deberías gastarlo en actividades valiosas, ayudarte a crecer como persona o trabajar para alcanzar tus metas. Por ejemplo: pasar tiempo de calidad con tus seres queridos, leer, aprender nuevas habilidades, hacer ejercicio, ser voluntario, organizar tu oficina, actualizar tus finanzas o alistarte para la semana organizando tu ropa o preparando las comidas.

4. Haz que otros sepan que tu tiempo es valioso

Debido a que el tiempo es tu activo más valioso, no puedes estar dispuesto a dárselo a otros libremente. Te impide priorizar tus propios deseos y necesidades. Es como hacer depósitos en las cuentas bancarias de todos los demás y nunca poner nada en la tuya.

Publicidad

Ya sea que te des cuenta o no, aquí te indicamos algunas señales que te dicen que para ti, tu tiempo no es valioso:

  • Tú dices “sí” a todo. Si aceptas cada solicitud que se te presente, estás colocando las prioridades de otras personas por encima de las tuyas. Comienza a decir “no” más a menudo. Es la forma más sencilla de empezar a conseguir tus objetivos.
  • Te distraes fácilmente. Estás en medio de un trabajo profundo o simplemente preparándote para comenzar a hacer ejercicio cuando recibes una llamada, correo electrónico, mensaje de texto o llaman a la puerta de tu oficina. Inmediatamente detienes lo que estás haciendo. Esas interrupciones se suman. Programa horarios específicos a lo largo del día para bloquear las distracciones apagando tu teléfono y cerrando la puerta.
  • Estás de guardia 24/7. Gracias a los teléfonos inteligentes, se espera que respondamos un correo electrónico o mensaje de texto tan pronto como se reciba. Eso es simplemente inaceptable, todos necesitamos tiempo para desconectarnos. No podemos estar “encendidos” todo el tiempo sin perder nuestra ventaja. Establece límites, como con las horas de oficina. Si alguien te envía un correo electrónico a las 7 de la noche un miércoles, saben que no habrá una respuesta hasta el día siguiente.
  • Te adhieren a los límites de tiempo. Si tienes una reunión programada para 30 minutos, esa es la duración de la conferencia. Si te pasas 15 minutos, eso te demoras después en trabajar en lo que habías planeado. También le dice a otras personas que tu tiempo no es importante.
  • Aceptas la tardanza. Ya sea que te encuentres con un cliente para almorzar o llamas a tu planificador financiero a una hora determinada, deja en claro que llegar tarde es inaceptable. Cuando otros no respetan tu tiempo, tú lo pierdes para trabajar en tus metas.

Una vez que el tiempo se ha ido, ya no vuelve, por eso es tan importante usar bien lo que tienes. El mejor enfoque de la vida es “dejarlo todo en el campo”, y eso significa asegurarte de hacer todo lo posible. Prioriza las cosas que más te importan. De lo contrario, es probable que nunca lo hagas, y así tampoco sabrás tu verdadero potencial.

Vía | Success

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close