4 pasos para cambiar tu MENTALIDAD MONETARIA negativa y hacerte rico, por T. Harv Eker

La forma en que piensas y sientes sobre el dinero juega un papel muy importante en las decisiones que tomas.

10 de septiembre de 2020
Foto: Facebook T. Harv Eker

En casi todas las oportunidades, durante una llamada en vivo con mis estudiantes es el momento en el que les hablo sobre cómo resolver conflictos internos relacionados con las creencias arraigadas respecto al dinero. Si estás listo para ir más allá de tu mentalidad negativa sobre el capital, sigue leyendo este artículo.

Probablemente ya hayas escuchado de las creencias limitantes sobre el dinero en frases como, “el dinero es la raíz de todos los males” o “todos los ricos son codiciosos”.

Diablos, es posible que tú mismo tengas esas creencias negativas. Pero, lo creas o no, la forma en que piensas y sientes sobre el dinero juega un papel muy importante en las decisiones que tomas y en la forma en que ves el capital. 

Si crees que el dinero realmente es malo y que los ricos son codiciosos, ¿cómo podrías volverte rico?

No podrías hacerte rico. 

Pero el dinero no es el problema aquí.

Tampoco es ese “problema” que estás enfrentando.

Cuando todo se reduce a eso, logras deducir que el problema es tu mente. 

Todo es neutral hasta que le das un sentido.

Tu creencia, tu forma de pensar, es lo que realmente da dinero, o cualquier otra cosa en la vida según tu contexto. Los ricos no son malos. Los pobres tampoco son malos. La mentalidad de las personas sobre la riqueza es lo que las hace “malvadas”.

En la mayoría de las veces, estoy hablando con mis estudiantes sobre cómo resolver conflictos internos relacionados con las creencias arraigadas sobre el dinero.

Un estudiante dijo que está en conflicto por “querer ser rico, pero creer que el dinero es malo”. 

Con el tiempo, algunas personas desarrollan un sistema de creencias sobre el dinero que son poco saludables, y esos pensamientos no adecuados, en realidad podrían estar afectando tu capacidad para enriquecerte. 

Comprende de dónde provienen tus creencias sobre el dinero 

Es importante no solo reconocer tus creencias sobre el dinero, sino también poder comprenderlas.

¿De dónde vienen ellas? ¿Quién te dijo que el dinero es malo? ¿Qué experiencias te hicieron sentir y pensar así sobre la riqueza? 

Necesitas reacondicionar tus creencias sobre el dinero para entrenarte a ti mismo y a tu forma de pensar. Si (o cuando) te hicieras rico, ¿serías una mala persona? ¿Darías dinero a los más necesitados? ¿Ayudarías a otros si te hicieras rico? Si es así, entonces ser rico no está mal. Ser rico, como cualquier otra cosa en la vida, es lo que tú quieres que sea. 

Entonces, si estás experimentando un conflicto interno debido a tus creencias sobre el dinero, debes tomar medidas proactivas para cambiar todas esas opiniones. 

Toma conciencia de tus creencias limitantes y no favorables relacionadas con la riqueza y el dinero y conviértelas en otras que las apoyen.

Preparémonos para reescribir tu historia de dinero a partir de ahora.

4 pasos para cambiar tu mentalidad monetaria


1. Olvídate de los errores monetarios del pasado

¡Podría hablar durante días sobre los errores de dinero que cometí cuando era joven! Hay toneladas de decisiones financieras en mi pasado que desearía poder volver, borrar y repetir. Desafortunadamente, no es así como funciona la vida. Lo único que puedo hacer ahora es tomar y usar lo que aprendí de esas experiencias para ayudarme a adoptar nuevas y mejores decisiones a partir de hoy.

Una vez que acepté mis fracasos financieros en mi pasado, pude superarlos, pero también me obligó a cambiar mi forma de pensar. Comenzar con un nuevo punto de vista sobre el dinero, para mí, fue como un soplo de aire fresco.

Ya es hora de que hagas lo mismo. ¡Olvídate de tus fracasos financieros del pasado, y comienza a seguir adelante!

Aceptar los errores de dinero en el pasado te ayudará a seguir avanzando.

2. Elimina la mentalidad de escasez

La mentalidad de escasez es creer que nunca hay mucho. En tu mente, crees que no importa lo que hagas, porque nunca será suficiente.

Pero, en casi todos los casos, eso simplemente no es cierto. Siempre habrá suficiente; aunque puede que no sea exactamente lo que queremos o nos gusta. Pero tus necesidades serán satisfechas.

Lo opuesto a una mentalidad de escasez es una mentalidad de abundancia. Para tener una relación saludable con el dinero y avanzar hacia la libertad financiera, entonces ver tu vida y las cosas que hay en ella a través de una mentalidad de abundancia será un cambio de juego.

Cambia tu mentalidad de la falta a la abundancia.

3. Refleja gratitud

Agradece lo que tienes. Mira a tu alrededor y observa con todo lo que cuentas.

¡Muestra agradecimiento!

Una actitud de gratitud siempre encontrará lo positivo sin importar lo que suceda a tu alrededor.

Lo entiendo. Reflejar la gratitud no siempre es fácil, especialmente en tiempos difíciles. 

Pero puedo garantizar que cuando comiences a concentrarte en lo positivo, las cosas que parecen negativas comenzarán a desvanecerse. 

Estar agradecido por lo que tienes te ayudará a mantenerte positivo.

4. Comprométete con lo que quieres

La razón número uno por la que la mayoría de las personas no obtienen lo que quieren es porque no saben lo que desean.

Los ricos tienen muy claro que quieren tener riqueza. Son inquebrantables en su deseo. Están plenamente comprometidos con la creación de su riqueza. Siempre que sea legal, moral y ético, harán lo que sea necesario para tener éxito. Los ricos no envían mensajes contradictorios al universo. En cambio, la gente pobre si lo hace.

¿Cómo quieres vivir tu vida?

¿Cómo quieres jugar el juego?

¿Quieres jugar en las Grandes Ligas o en las Pequeñas, en las Mayores o en las Menores?

¿Vas a jugar en grande o en pequeño?

¿Vas a vivir una vida de nivel 10? Esa es tu elección. 

Averigua lo que quieres y comprométete a conseguirlo.

Cambia de opinión, cambia tu vida

¿Qué te impide lograr todo lo que deseas en la vida? ¿Tienes creencias sobre el dinero que no te dejan tener éxito? Al final del día, una creencia es solo eso, una creencia: tienes el libre albedrío para cambiar cuando lo desees.

¿Qué te pareció esta publicación? ¿Te identificas? ¡Comparte en la sección de comentarios a continuación!

Por tu libertad.

Vía | Harv Eker

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close