5 consejos para EVITAR los PRÉSTAMOS

¿Quieres ser parte del 75% de los estadounidenses que lamentan haber hecho sus préstamos universitarios? No lo creía.

Parece un rito de paso de hoy en día. Estoy hablando de la deuda de los préstamos estudiantiles.

Cuando era niño, mi padre pobre me alentó a ir a la universidad. Quería que recibiera una buena educación para poder obtener un trabajo adecuado y disfrutar de un buen sueldo con una pensión. Él y yo teníamos diferentes definiciones de la palabra “buena”.

En aquel entonces, la universidad no era tan cara como ahora, pero la línea de razonamiento era la misma. El costo de una carrera universitaria valdría el rendimiento que obtuviste en un mejor trabajo y un mejor salario.

Es un consejo común, sacado de padres por todo el mundo, pero resulta que incluso ellos realmente no creen en eso.

La mayoría de los estadounidenses lamentan su deuda universitaria

Según una nueva encuesta realizada por Citizens Bank, casi el 75% de los estadounidenses “desearían haber hecho más para minimizar la carga de sus préstamos estudiantiles”.

La encuesta también mostró los mejores consejos que se darían si pudieran retroceder en el tiempo y tener una conversación:

  • Priorizar el pago de préstamos estudiantiles tan pronto como sea posible (43%)
  • Pasar algún tiempo para comprender completamente las opciones de préstamos estudiantiles (41%)
  • Tener más conversaciones sobre financiamiento educativo con expertos (33%).
  • Asistir a una universidad menos costosa (29%)
  • Refinanciar préstamos estudiantiles para obtener una tasa de interés más baja (26%)

La realidad es que la mayoría de los estadounidenses con deudas universitarias se arrepienten de tener esa obligación. Esto es doblemente cierto si usaron ese dinero no solo para un título universitario sino también para otras cosas frívolas. Como escribí hace un tiempo: casi el 50 por ciento de los estudiantes universitarios sacan dinero de préstamos estudiantiles para gastarlo en cosas como:

Publicidad
  • Vacaciones (3%)
  • Restaurantes (13%)
  • Ropa (15%)
  • Gastos del coche (19%)
  • Gastos mensuales como teléfonos móviles (41%).

La combinación de dinero fácil, promesas elevadas y baja inteligencia financiera han impulsado a la industria de préstamos estudiantiles a más de un billón de dólares en participación de mercado. Eso es mucho dinero, y mucha gente con arrepentimientos.

Con tantas personas que se arrepienten de su deuda universitaria, puede que te sea bien aprender de tus errores. Si estás pensando en ir a la universidad (o volver a estudiar para terminar tu carrera u obtener un título más avanzado), considera hacer una o todas estas cinco cosas en su lugar.

1. Trabaja para aprender

Cuando me gradué de la universidad, tuve la oportunidad de trabajar en la industria naviera y ganar buen dinero. Pero sabía que no quería ser un empleado. Yo quería ser empresario.

Así que, en lugar de tomar una cosa segura, hice algo arriesgado: tomé un trabajo como distribuidor en Xerox haciendo casi nada en un campo en el que no tenía experiencia. ¿Por qué? Sabía que necesitaba habilidades de mercadeo para tener éxito en los negocios. En Xerox, podría aprender esas valiosas cualidades mientras me pagaban.

Al principio, era el peor distribuidor de todo el personal, pero como aprendí en el trabajo y me apliqué, me convertí en el mejor comercializador. Esas habilidades de mercadeo han dado sus frutos más que cualquier cosa que haya aprendido en la universidad.

2. Explora la educación no tradicional

Hay habilidades importantes que puedes aprender fuera de la institución universitaria, donde pasas cuatro años que te ayudarán, dependiendo de lo que quieras hacer con tu vida.

Muchos colegios comunitarios ofrecen cursos sobre inversiones organizadas dictadas por profesionales en lugar de profesores. Además, puedes aprender importantes habilidades del nuevo mundo como programación de computadoras, diseño web y más, a una fracción del costo. En lugar de pasar cuatro años pensando qué quieres hacer, acumular deudas y tomar clases que nunca usarás, averigua qué deseas hacer y toma clases específicas que te beneficiarán en el futuro a una fracción del costo.

Además, construye tu educación financiera asistiendo a seminarios, leyendo libros, tomando clases y contratando un entrenador. Todos estos servicios están ampliamente disponibles, incluso a través de Talleres.

Publicidad

3. Comienza a invertir

Si tienes que gastar US$ 45,000 para obtener un título solo para trabajar en Starbucks, también puedes saltear la deuda, conseguir un trabajo en esa empresa, ahorrar algo de dinero, invertir en tu educación financiera y comenzar a invertir. Encuentra una clase de activos que te interesen, aprende todo lo que puedas y usa el dinero que habrías gastado en la universidad para comenzar a construir tu futuro financiero ahora, sin perder más tiempo

4. Inicia un negocio

Para la mayoría de las personas, el objetivo de la universidad es conseguir un buen trabajo. Lo más probable es que si estás leyendo esto, piensas de manera diferente a la mayoría de la gente. Algunos de los empresarios y comerciantes más exitosos que conozco nunca fueron a la universidad o abandonaron sus estudios. Comprendieron que podían gastar todo su tiempo, juventud, energía y talento poniendo dinero en los bolsillos de otras personas y construyendo los sueños de otros, o podían usar esos recursos para sus propios bolsillos y sueños. Si tienes una buena idea de negocio, corre con ella ahora.

5. Sirve a tu comunidad

Finalmente, distribuye un poco de buena voluntad con parte del tiempo libre que tendrás al no escribir trabajos de términos sobre historia antigua a las tres de la mañana.

Mucha gente quiere servir a su comunidad pero parece que nunca tiene tiempo. “Lo haré después de la universidad”, dicen. Luego manifiestan: “Lo haré después de esta pasantía”. Luego, “Lo haré cuando los niños sean mayores”. Sigue y sigue.

Soy un firme creyente de que ayudar a los demás no solo es bueno para tu alma sino también para tu futuro financiero. Como dice el viejo proverbio, si plantas cosas buenas, todas esas cosas buenas serán cosechadas para ti.

Servir a tu comunidad te permite pensar fuera de tu mundo, hacer conexiones con personas que nunca conocerías de otra manera, identificar necesidades y oportunidades, encontrar maneras de satisfacer esas situaciones y abrir muchas puertas que de otra manera estarían cerradas, todo al mismo tiempo, mientras haces algo que vale la pena y que es bueno.

Vía | Rich Dad

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close